sábado, 19 enero 2019
16:09
, última actualización

Amor imposible, vida imposible

Las historias de amor que nos han contado desde siempre tendieron a la perfección, a tener un final tan feliz como improbable. Y el amor es de todo menor perfecto. Jim y Lounis Chabane firman este cómic en el que se aborda el amor como posibilidad de fracaso y motivo de amargura

01 ene 2019 / 17:28 h - Actualizado: 01 ene 2019 / 17:40 h.
  • Detalle de la portada del cómic ‘Héléna’. / El Correo
    Detalle de la portada del cómic ‘Héléna’. / El Correo

Héléna es un cómic que habla de la imposibilidad de amar sin que te amen, de cómo los seres humanos buscamos refugios de todo tipo para escondernos de una realidad tan antigua como las personas: nadie es querido con la intensidad deseada, en el momento oportuno, ni por la persona que más feliz nos haría. Nadie reconoce que el amor es motivo de enormes y repetidos fracasos. Nadie reconoce que sentimos vértigo, mucho miedo, ante la falta de amor o frente a un amor no correspondido.

Jim, guionista del cómic, nos lleva por sendas que nos interesan mucho a todos por ser universales y válidas en cualquier momento. También hace alguna trampa narrativa para enganchar a lector, pero se le perdona puesto que el conjunto es bueno. Llena de giros la trama, trata de sorprender y tira de la cuerda al máximo provocando que la acción se coloque en el límite de la credibilidad. En algún momento, es mejor fingir que no tenemos en cuenta algunas de las cosas que suceden; en algún momento es mejor no preguntarse por algún aspecto de la historia. Porque, en realidad, está muy bien. A pesar de esa tendencia a la exageración con las cosas del azar, el resultado está muy bien.

Amor imposible, vida imposible
El trazo de Chabane es precioso y elegante. / El Correo

El dibujo de Lounis Chabane es precioso. Detallista, de trazo fino y más que agradable para el lector, lleno de expresividad (los personajes parecen poder decir cosas con el gesto, con la mirada). Es un dibujo realista que matiza mínimamente las cosas. La pena es que el formato del cómic es mucho más pequeño de lo deseable. Con ese tamaño de caja no se puede disfrutar de la cantidad de detalles que nos ofrecen.

Héléna es un tebeo que puede gustar a muchos porque lo que cuenta, en esencia, nos pasa alguna vez a todos. Es muy agradable de leer y nos recuerda que, casi siempre, es más difícil dejarse querer que amar sin condiciones. Somos así.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016