sábado, 24 agosto 2019
17:09
, última actualización

«Diez mil heridas»

HarperCollins ya atinó al publicar ‘Los dueños del viento’ de Patxi Irurzun. Ahora, repite acierto con ‘Diez mil heridas’ del mismo autor. Una novela tan intensa como divertida, tan bien estructurada como asequible para cualquier lector. Recomendable por completo

06 may 2019 / 19:27 h - Actualizado: 07 may 2019 / 15:50 h.
  • Portada de ‘Diez mil heridas’. / El Correo
    Portada de ‘Diez mil heridas’. / El Correo

Diez mil heridas es una novela histórica aunque su esencia se encuentra en que es una novela de aventuras. Divertida, dinámica, sólida y bien estructurada.

Patxi Irurzun, autor de este relato, disfruta escribiendo. Al menos eso es lo que destila cada párrafo del texto. Dibuja los personajes con trazo muy fino, sin tener que dedicar más tiempo del necesario al escribir y, por tanto, sin condenar al lector a experimentar la falta de economía en la literatura. Dibuja los escenarios con gracia y coloca todo en un tiempo muy reconocible, muy acertado desde el punto de vista de rentabilidad narrativa.

El lenguaje que utiliza Irurzun es accesible y facilita a todo tipo de lectores el poder acercarse a la novela. Los alientos son medios y los tonos también. Es decir, las frases no son eternas y rebuscadas en su estructura y el vocabulario utilizado en bastante asequible.

En Diez mil heridas se desarrolla una trama en la que los que se conocían como mostrencos (hombres negros y libres que llegaron a ser cerca del 10 por ciento de la población de Sevilla entre los siglos XVI y XVII) son protagonistas. El nieto cuenta la historia de su abuelo y, en menor medida, la de su padre; y toda la realidad se mezcla con una especie de realismo mágico que nos hace pensar en el pasado como ese tiempo en que sucedieron todas esas cosas que ya nunca podrán volver a pasar, esas cosas sobre las que se construyó un universo maravilloso. Es justo en esos territorios narrativos en los que el autor esgrime una lírica especialmente agradable y en los que la calidad literaria se eleva con fuerza.

«Diez mil heridas»
Patxi Irurzun. / Fotografía cortesía del autor

El relato comienza en la corte del Príncipe de Viana y nos lleva por diferentes lugares para mostrarnos hombres pez, bandidos magníficos en el más amplio sentido de la palabra, mujeres maravillosas que dibujan hombrecillos verdes o fingen estar como una cabra o a Zaide que fue el padrastro negro del Lazarillo de Tormes.

La novela de Patxi Irurzun es especialmente agradable aunque no es por ello una novela menor o vacía. Esa idea que se impuso hace algún tiempo sobre la literatura y que indicaba que la calidad del relato era directamente proporcional a la dificultad para ser entendida, ya no está de moda. Afortunadamente. Y si un autor disfruta y conecta el modo gamberro al escribir, mejor. No hace falta bucear en los océanos más desconocidos e inhóspitos de la literatura para hacer cosas importantes.

En la Nota del autor que se incluye al final del libro, se señalan algunas frases de la novela y algún personaje que proceden de otras obras literarias o de letras de canciones. Se agradece ese tipo de aclaraciones porque la sensación del lector es mucho más placentera entendiendo hasta los detalles más insignificantes.

Calificación: Buena.

Tipo de lectura: Fácil, entretenida, divertida.

Tipo de lector: Desde luego, el amante de la novela histórica. Pero no hay razón alguna para que no le guste a cualquiera.

Personajes: Muy bien perfilados. Los principales son entrañables.

Argumento: El mundo es pura magia y en él pasa lo que pasa aunque podría pasar cualquier cosa. Solo depende de cómo se mira la realidad.

¿Dónde puede leerse?: Si estás o vas a Navarra no pierdas la oportunidad. Pero Sevilla es otra opción. Y Salamanca...


Todos los vídeos de Semana Santa 2016