sábado, 15 diciembre 2018
16:43
, última actualización

La alegría de escuchar buen jazz

En un festival tan extenso y tan intenso como es JAZZMADRID 2018 pueden ocurrir muchas cosas. Regulares, buenas, muy buenas o lo que sucedió en el escenario de Conde Duque cuando John Surman, Nelson Ayres y Rob Waring comenzaron a hacer sonar sus instrumentos. Felicidad total es lo que trae la música

22 nov 2018 / 10:50 h - Actualizado: 22 nov 2018 / 11:00 h.
  • La alegría de escuchar buen jazz

El Festival Internacional de Jazz de Madrid se dirige a su final. Casi todo lo que ha pasado ha sido bueno o muy bueno. Y el día que llegaba el Trío liderado por John Surman estaba señalado en el calendario con una cruz importante, con una de esas que indican las cosas excelentes. Lo bueno es que si se trata de Surman ya nada es especulativo puesto que su música no falla nunca.

Lo mejor es que las cosas queden dichas lo antes posible para evitar pérdidas de tiempo innecesarias. John Surman, Nelson Ayres y Rob Waring han ofrecido un concierto espectacular, maravilloso. Los tres músicos, ya veteranos, se empeñan en vaciar las partituras a base de usar sus instrumentos con delicadeza, con experiencia, con gracia. Este trio reconcilia con el buen jazz. El saxo soprano y el clarinete bajo de Surman suelen marcar el camino a seguir en cada tema aunque el diálogo entre instrumentos es fluido y da un empaque sobresaliente al conjunto. Ayres es un pianista fantástico y un compositor a tener en cuenta. Por ejemplo, uno de los temas que sonaban en el escenario de Conde Duque, On still waters, es cosa suya; un dibujo estupendo y simple en su estructura que se explica a sí mismo acorde tras acorde. Y Rob Waring, con el vibráfono y la marimba, deja muestras de una sensibilidad musical muy robusta. Además, logra que el sonido de sus instrumentos no sea cargante (algunas veces ocurre con el vibráfono integrado en la música jazz si el instrumento tiene un protagonismo excesivo).

Bandas como esta son las que sirven de puente para que los nuevos aficionados lleguen a la música jazz. Es imposible que alguien con un mínimo de sensibilidad y gusto musical diga no a esta música.

Los temas que sonaron pertenecían al álbum Invisible Threads: At first sight, Autumn nocturne, Within the clouds, Byndweed, On still waters, Another reflection, The Admiral, Pitanga Pitomba, Summer song, Concentric circles, Stoke Damerel e Invisible threads. Todos buenos. Sin excepción. Me gustó, especialmente, Within the clouds.

Al salir del estupendo auditorio de Conde Duque, coqueto y acogedor a partes iguales, he querido caminar algunas calles de Madrid. Y me ha sucedido lo mismo de siempre tras un excelente concierto de jazz: la ciudad me parece más bonita que antes, cada paso lo doy casi al son del recuerdo que me ha quedado de los sones. Eso es la música. Una forma de mirar las cosas, una forma de aprender a disfrutar de la realidad. Bendito Jazz.

John Surman, Nelson Ayres y Rob Waring. / © Anne Valeur


Todos los vídeos de Semana Santa 2016