martes, 23 abril 2019
14:19
, última actualización

Música para viajar, música para llorar

Un viaje en tren para dejar las navidades atrás. El regreso a la rutina requiere su propio leitmotiv y, con el frío entrado en ciernes, todo apunta a que éste va a ser triste. Prepárate para viajar hasta conectar con tus emociones.

19 ene 2016 / 06:59 h - Actualizado: 11 ene 2016 / 10:58 h.
  • De regreso. / El Correo
    De regreso. / El Correo
  • PJ Harvey. / El Correo
    PJ Harvey. / El Correo
  • Antony Hegarty. / El Correo
    Antony Hegarty. / El Correo
  • James Vincent McMorrow. / El Correo
    James Vincent McMorrow. / El Correo
  • James Blake. / El Correo
    James Blake. / El Correo
  • Damien Rice. / El Correo
    Damien Rice. / El Correo
  • Gary Jules. / El Correo
    Gary Jules. / El Correo
  • Cat Power / El Correo
    Cat Power / El Correo
  • Coldplay. / El Correo
    Coldplay. / El Correo
  • McEnroe. / El Correo
    McEnroe. / El Correo
  • Portishead. / El Correo
    Portishead. / El Correo

La Navidad llega a su fin, como llega a su fin las celebraciones familiares y las excusas para hacer entre seis y siete comidas al día. También acaba el tiempo ocioso y las que hace escasas semanas eran denominadas «esperadas vacaciones». Se acaban, sí. Pero toca volver a la rutina y, cuando vives lejos de tus seres queridos, también toca volver a la ciudad y retomar los quehaceres diarios. Por eso, cada año, estrenes o no reproductor mp3 como consecuencia de un más que merecido (y generoso) regalo de Reyes, te dispones a volver al hogar con un hilo musical que satisfaga tus gustos y te haga compañía durante las largas horas de viaje. Así pues, comenzamos el ritual:

Encendemos el reproductor y aparece la voz taciturna de PJ Harvey y lo hace con ‘The River’, incluido en ‘Is This Desire’ (1998). Lejos queda el ‘Rid of me’ que en 1993 la catapultó a la fama a base de rugidos de guitarra. En ese momento, algo te toca por dentro, y te das cuenta de que cada segundo de canción que oyes, te aleja más y más de tu lugar de origen. Así que ya está todo decidido: si voy a sufrir que sea porque así lo he querido. Y alineas tu lista de reproducción en el modo más duro posible, el que coincide con tu estado de ánimo. Ese en el que decides que solo vas a oír canciones tristes hasta llegar a tu destino. Así que manos a la obra.

Empiezas por el rey del pop barroco, Antony and the Johnsons. Apenas empieza la primera frase de su conocidísimo ‘Hope There’s Someone’, te abrazas a la melancolía sabiendo de antemano que vas a llorar. Muchísimo. No te lo explicas. ¿Será por su voz rota? ¿Será por sus notas a piano de derrota? ¿Será por los arreglos de cuerda? Si hay una voz capaz de rompernos por dentro es la de Antony Hegarty. Pero cuidado, porque el joven James Vincent McMorrow viene dispuesto a destronarle. Si no te lo crees oye su tema ‘Glacier’. ¿Qué? Te resulta familiar, ¿verdad? Esta canción fue el marco sonoro de la emotiva historia contada en el anuncio de la Lotería de Navidad 2014. Música e imágenes raras veces se compenetran a estos niveles.

Por cierto, otro que apunta alto en eso de hacernos llorar es James Blake, ese joven compositor que en el año 2013 se alzó con el Mercury Prize por su álbum ‘Overgrown’. Escucha el tema titulado igual que el disco y pon a prueba tus emociones. ¿Más? ¿Quién puede olvidar la aportación del siempre majestuoso Damien Rice a nuestro listado personal de canciones tristes? Con ‘My Favourite Faded Fantasy’ el irlandés sumaba a su evocadora trayectoria musical ocho extensos temas. Atento a ‘It Takes A Lot To Know A Man’.

Un momento. Nos estamos quedando sin batería. Es tiempo de localizar el enchufe más cercano, sacar nuestra recién adquirida powerbank o cambiar de dispositivo... ¿Ya? ¿Listos? Seguimos con clásicos del cine. ¿Qué os parece hundirnos en el recuerdo de la mítica ‘Mad World’ interpretada por Gary Jules, tema principal de la película ‘Donnie Darko’? También tenemos temas tristes para románticos empedernidos con corazones destrozados. Apunta: ‘The Greatest’, la canción de Cat Power para ‘My Blueberry Nights’. Aunque si hablamos de ‘Roads’, de la banda Portishead ya son palabras mayores. El tema, utilizado infinidad de veces en proyectos de ficción, inicia un viaje a base de trip hop hasta nuestros oídos en cada escucha.

Pero tampoco podían faltar los chicos de Coldplay, capaces de hacernos saltar de alegría con su discografía para acto seguido hundirnos en la más profunda de las tristezas con temas como ‘The Scientist’. Una última sugerencia en forma de apuesta nacional: McEnroe y su tema ‘La Palma’. Prepárate para llorar.

Y así, mientras tratamos de recomponernos tras hacernos pedazos, la megafonía anuncia la llegada a nuestro destino. Una vez superada la catarsis emocional y dispuestos a aprender del pasado y fortalecernos de cara al presente, ponemos el pie en la nueva vida que nos brinda 2016, aún intacto, sin fisuras. Sin olvidarnos de la música, sea ésta triste o no, nuestro más íntimo equipaje.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016