martes, 20 noviembre 2018
07:34
, última actualización

Cs quiere llevar hasta el sábado la incertidumbre

El comité nacional decide este viernes a puerta cerrada la ruptura del pacto con el PSOE-A, pero lo comunicará Rivera al día siguiente

07 sep 2018 / 07:00 h - Actualizado: 07 sep 2018 / 07:00 h.
  • Albert Rivera atiende a la prensa en una imagen de archivo junto a Juan Marín. / Enrique Gómez (E.P.)
    Albert Rivera atiende a la prensa en una imagen de archivo junto a Juan Marín. / Enrique Gómez (E.P.)

Ciudadanos apura sus plazos para decidir si rompe el pacto de investidura con el PSOE después del ultimátum lanzado por el líder de la formación naranja, Albert Rivera, a la presidenta andaluza, Susana Díaz, para que reconsidere su oposición a una serie de medidas «de regeneración democrática» entre las que destaca la supresión de los aforamientos.

La decisión la tendrá el comité ejecutivo nacional de Ciudadanos, que se reúne mañana en Málaga, órgano al que el líder de la formación en Andalucía, Juan Marín, llevará un informe sobre el acuerdo con los socialistas.

Fuentes de Cs han informado a la agencia Efe de que el grupo parlamentario, que se reunió una hora y media, ha «compartido» las propuestas del citado informe sobre el grado de ejecución del acuerdo de investidura en Andalucía, en el que se incluyen los «incumplimientos» del PSOE y que se elevará junto a una propuesta para que se decida sobre el pacto. Uno de los puntos que va a proponer es que se dé traslado de las conclusiones y propuestas al PSOE para que «tenga todavía la oportunidad de rectificar y que esta legislatura acabe con normalidad», dijo Marín en una entrevista en LaSexta.

La reunión en Málaga del comité ejecutivo nacional, que será a puerta cerrada sin convocatoria de prensa, se prevé larga, ya que estaba convocada antes de que tuvieran lugar los últimos acontecimientos e incluye más puntos además del informe del portavoz andaluz.

Rivera tendrá el sábado un acto público en la capital malagueña en el que se espera que traslade la decisión de la dirección de Cs sobre el pacto con los socialistas.

Ciudadanos acusa a los socialistas de negarse a cumplir la parte principal del acuerdo de investidura de 2015, «el corazón» del pacto, asuntos de regeneración democrática como la supresión de los aforamientos, la reforma electoral, poner límite a los altos cargos de libre designación, la oficina antifraude o evitar las puertas giratorias.

La postura de la formación naranja fue «levantarse de la mesa» en la comisión de seguimiento del pacto cuando el PSOE les comunicó que no iban a acceder a esas propuestas, según Marín. El ultimátum lo lanzó después el líder del partido, Rivera, quien pidió a los socialistas que rectificaran.

El PSOE considera que con esta posición Ciudadanos se ha convertido en un «factor de inestabilidad» y que se está abocando a la comunidad a unas elecciones adelantadas, en palabras de la secretaria de Formación y Nuevos Afiliados, Ángeles Férriz. Llamó a Cs y, en particular, a su líder nacional, para que recuperen «el sosiego, la cordura y la sensatez», a la vez que advirtió a la formación naranja y al resto de las fuerzas políticas que «los tacticismos se pagan en esta tierra».

Mientras tanto, el resto de partidos con representación (PP, Podemos e IU) han denunciado el «teatro» de ambas formaciones, ya que entienden que está «decidido y orquestado desde antes del verano» para propiciar un adelanto electoral «porque a ambos les conviene».

La portavoz parlamentaria del PP-A, Carmen Crespo, considera que la posición de Cs les convierte en «coartada de la corrupción en Andalucía» y le reclamó que explique «la letra pequeña de su acuerdo con los socialistas».

También terció el presidente estatal del PP, Pablo Casado, quien calificó de «discusión de pareja» el ultimátum de Ciudadanos al PSOE andaluz y la advertencia de que el pacto entre ambos peligra y defendió que en las próximas elecciones autonómicas «el único partido que representará la alternancia al socialismo» será el suyo.

Los populares no ven a Ciudadanos con legitimidad para hablar de regeneración democrática después de cuatro años de «complicidad» con el PSOE, por lo que han reclamado a Rivera que «rectifique» en su posición.

La coordinadora general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, también se manifestó en esa línea y defendió ayer que el PSOE y Cs no han roto su pacto y que ambos partidos están interpretando «un show de Pimpinela», porque les interesa un adelanto electoral.

Ciudadanos apura sus plazos para decidir si rompe el pacto de investidura con el PSOE después del ultimátum lanzado por el líder de la formación naranja, Albert Rivera, a la presidenta andaluza, Susana Díaz, para que reconsidere su oposición a una serie de medidas «de regeneración democrática» entre las que destaca la supresión de los aforamientos.

La decisión la tendrá el comité ejecutivo nacional de Ciudadanos, que se reúne este sábado en Málaga, órgano al que el líder de la formación en Andalucía, Juan Marín, llevará un informe sobre el acuerdo con los socialistas.

Fuentes de Cs han informado a la agencia Efe de que el grupo parlamentario, que se reunió una hora y media, ha «compartido» las propuestas del citado informe sobre el grado de ejecución del acuerdo de investidura en Andalucía, en el que se incluyen los «incumplimientos» del PSOE y que se elevará junto a una propuesta para que se decida sobre el pacto. Uno de los puntos que va a proponer es que se dé traslado de las conclusiones y propuestas al PSOE para que «tenga todavía la oportunidad de rectificar y que esta legislatura acabe con normalidad», dijo Marín en una entrevista en LaSexta.

La reunión en Málaga del comité ejecutivo nacional, que será a puerta cerrada sin convocatoria de prensa, se prevé larga, ya que estaba convocada antes de que tuvieran lugar los últimos acontecimientos e incluye más puntos además del informe del portavoz andaluz.

Rivera tendrá el sábado un acto público en la capital malagueña en el que se espera que traslade la decisión de la dirección de Cs sobre el pacto con los socialistas.

Ciudadanos acusa a los socialistas de negarse a cumplir la parte principal del acuerdo de investidura de 2015, «el corazón» del pacto, asuntos de regeneración democrática como la supresión de los aforamientos, la reforma electoral, poner límite a los altos cargos de libre designación, la oficina antifraude o evitar las puertas giratorias.

La postura de la formación naranja fue «levantarse de la mesa» en la comisión de seguimiento del pacto cuando el PSOE les comunicó que no iban a acceder a esas propuestas, según Marín. El ultimátum lo lanzó después el líder del partido, Rivera, quien pidió a los socialistas que rectificaran.

El PSOE considera que con esta posición Ciudadanos se ha convertido en un «factor de inestabilidad» y que se está abocando a la comunidad a unas elecciones adelantadas, en palabras de la secretaria de Formación y Nuevos Afiliados, Ángeles Férriz.

Llamó a Cs y, en particular, a su líder nacional, para que recuperen «el sosiego, la cordura y la sensatez», a la vez que advirtió a la formación naranja y al resto de las fuerzas políticas que «los tacticismos se pagan en esta tierra».

Mientras tanto, el resto de partidos con representación (PP, Podemos e IU) han denunciado el «teatro» de ambas formaciones, ya que entienden que está «decidido y orquestado desde antes del verano» para propiciar un adelanto electoral «porque a ambos les conviene».

La portavoz parlamentaria del PP-A, Carmen Crespo, considera que la posición de Cs les convierte en «coartada de la corrupción en Andalucía» y le reclamó que explique «la letra pequeña de su acuerdo con los socialistas».

También terció el presidente estatal del PP, Pablo Casado, quien calificó de «discusión de pareja» el ultimátum de Ciudadanos al PSOE andaluz y la advertencia de que el pacto entre ambos peligra y defendió que en las próximas elecciones autonómicas «el único partido que representará la alternancia al socialismo» será el suyo.

Los populares no ven a Ciudadanos con legitimidad para hablar de regeneración democrática después de cuatro años de «complicidad» con el PSOE, por lo que han reclamado a Rivera que «rectifique» en su posición.

La coordinadora general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, también se manifestó en esa línea y ha defendido ayer que el PSOE y Cs no han roto su pacto y que ambos partidos están interpretando «un show de Pimpinela», porque les interesa un adelanto electoral.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016