domingo, 24 septiembre 2017
21:56
, última actualización
Andalucía eterna

El mapa político de 1979

Entre diciembre de 1976 y abril de 1979 fueron convocados dos referéndums y tres consultas electorales y todas estas citas con las urnas fueron fundamentales para la Transición

08 sep 2017 / 09:25 h - Actualizado: 08 sep 2017 / 09:25 h.
  • Manuel Clavero Arévalo, Jaime García Añoveros y Soledad Becerril. / El Correo
    Manuel Clavero Arévalo, Jaime García Añoveros y Soledad Becerril. / El Correo

Entre 1976 y 1979, los años más comprometidos de la transición política, la vida administrativa nacional y municipal sufrió las consecuencias de la interinidad provocada por los cambios tan rápidos y profundos que supuso el tránsito de la dictadura a la democracia. Entre diciembre de 1976 y abril de 1979, fueron convocados dos referéndums y tres consultas electorales y todas estas citas con las urnas fueron fundamentales para el desarrollo de la Transición.

En la Administración central hubo tres Gobiernos entre julio de 1977 y junio de 1979. Pero en los municipios, las Corporaciones elegidas en noviembre de 1973 serían las mismas que, con algunas modificaciones, llegaron hasta las primeras elecciones democráticas de abril de 1979. La única modificación importante fue la elección de los alcaldes por los concejales, en enero de 1976.

Desde el primer Gobierno democrático de Adolfo Suárez [1977], hasta el último [1980], cinco en total, siempre hubo sevillanos en el Consejo de Ministros. E igual sucedió en los cinco Gobiernos presididos por Leopoldo Calvo Sotelo, en el breve plazo de dos años [1981 y 1982]. Luego, desde diciembre de 1982 hasta mayo de 1996, todos los Gobiernos del Partido Socialista Obrero Español fueron presididos por el sevillano Felipe González Márquez.

El profesor Manuel Clavero Arévalo, fundador del Partido Social Liberal Andaluz [1976], fue ministro adjunto para las Regiones en los Gobiernos de 5 de julio de 1977 y 25 de febrero de 1978, y ministro de Cultura en el formado el 6 de abril de 1979. Dimitió de todos sus cargos y se desvinculó de la Unión de Centro Democrático en enero de 1980, para defender el voto afirmativo en el referéndum autonómico del 28-F contra la insólita propuesta de abstención del Gobierno de UCD.

Otro profesor de la Universidad de Sevilla, Jaime García Añoveros, cofundador del PSLA de Manuel Clavero Arévalo, fue ministro de Hacienda en los Gobiernos formados con fechas 6 de abril de 1979, 2 de mayo y 8 de noviembre de 1980, presididos por Adolfo Suárez. Y se mantuvo en la misma cartera en los cinco gabinetes de Leopoldo Calvo Sotelo, con fechas 26 de febrero, 31 de agosto y 1 de diciembre de 1981, y 28 de julio y 12 de noviembre de 1982.

Por último, Soledad Becerril Bustamante, vinculada a la UCD desde su fundación, fue ministra de Cultura en los Gobiernos de Leopoldo Calvo Sotelo formados con fechas 1 de diciembre de 1981 y 28 de julio y 12 de noviembre de 1982.

Los resultados de las elecciones generales de 1979 en Sevilla capital, confirmaron el predominio de los partidos de izquierdas y su mayor implantación en los distritos con superioridad de las clases obrera y media. Al mismo tiempo, la hegemonía de las izquierdas en los pueblos de la provincia fue abrumadora, manteniéndose las mismas constantes ideológicas de las últimas elecciones generales celebradas en los años treinta.

Las elecciones generales de 1979 tienen el valor histórico de haber sido las primeras posteriores a la aprobación de la Constitución, en diciembre de 1978, y de haber configurado el primer mapa político sevillano después de menos de dos años de período transitorio. No obstante, hay que subrayar que, tanto en los comicios generales como en los municipales, ambos celebrados en 1979, la participación popular fue menor que en las consultas anteriores. De una abstención del 22,10 por ciento en 1976 [Referéndum] y del 16,93 en 1977 [Generales], aumentó hasta el 36,41 en 1978 [Referéndum]; y el 31,26 y 43,02 en 1979 [Generales y Municipales, respectivamente].

Entre otras razones nacionales para tan espectacular rechazo del electorado a UCD, la principal fue la dimisión del ministro Manuel Clavero Arévalo en defensa de la autonomía andaluza por la vía del artículo 151. UCD, que tuvo en Andalucía un gran soporte electoral que le permitió contrarrestar su menor implantación en Cataluña y el País Vasco, lo perdió todo por su torpe comportamiento autonómico en diciembre de 1979, mantenido en enero y febrero de 1980, cuando se votó el referéndum sobre la vía del artículo 151. UCD no sólo apoyó la abstención, sino que demostró una increíble falta de conocimientos sobre las realidades andaluzas y la sensibilidad de su pueblo.

Por el contrario, el Partido Socialista Obrero Español pasó de 71.817 votos (el 24,81 por ciento) en las elecciones generales de 1979, a 210.112 (el 59,68 por ciento) en las de 1982. De manera que el hundimiento de UCD benefició principalmente al PSOE y Alianza Popular, partido que de 22.005 votos en 1979, llegó a sumar 93.871 (el 26,66 por ciento) en 1982.

Una vez contabilizados los votos de la provincia, los representantes sevillanos en el Congreso de los Diputados, fueron los siguientes: Por UCD: Manuel Clavero Arévalo, Jaime García Añoveros, Soledad Becerril y Guillermo Medina. Por el PSOE: Alfonso Guerra, Luis Yáñez, Rafael Escudero y Alfonso Lazo. Por el PSA: Luis Uruñuela y Emilio Pérez-Ruiz. Por el PCE: Fernando Soto y Eduardo Saborido. Senadores: Plácido Fernández Viaga, José Rodríguez de la Borbolla y Manuel del Valle Arévalo, por el PSOE, y Manuel Fombuena, por la UCD.

El mapa político de 1979, iniciado en las segundas elecciones generales del 1 de marzo y confirmado en las primeras municipales del 3 de abril, quedaría para la historia como un ensayo de lo que pudo haber sido la hegemonía del centrismo en Sevilla, manteniendo un equilibrio entre las opciones de derecha e izquierda, y quedó frustrado por los torpes comportamientos de Unión de Centro Democrático.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016