sábado, 16 febrero 2019
21:22
, última actualización

El PP-A utiliza a Díaz de ‘aliada’ para que el PSOE facilite gobierno a Rajoy

El presidente popular atribuye su victoria al voto recuperado de C’s y el voto moderado del PSOE

28 jun 2016 / 18:03 h - Actualizado: 29 jun 2016 / 11:27 h.
  • El presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, ayer junto a Teófila Martínez, Carolina España, Dolores López y Carlos Rojas. / Efe
    El presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, ayer junto a Teófila Martínez, Carolina España, Dolores López y Carlos Rojas. / Efe

El enemigo de tu enemigo es tu amigo. Con esta máxima en la cabeza, el PP andaluz inició este martes una estrategia de presión sobre la presidenta de la Junta, Susana Díaz, para que maniobre ante la cúpula del PSOE a favor de un gobierno de Mariano Rajoy lo antes posible.

Los populares andaluces, aupados en una victoria de casi 100.000 votos y tres diputados más sobre el robusto PSOE de Díaz, salieron del comité ejecutivo del PP del lunes con el extraño mandato de aliarse con la líder del socialismo andaluz y su indisimulada pretensión por sustituir a Pedro Sánchez al frente del PSOE para virar el rumbo del partido, tras el fracaso del 26J. Apenas 24 horas después de las elecciones, Díaz exigió a la dirección federal del PSOE que se quedara en la oposición para «reconstruir» el proyecto político. Rajoy, reunido en ese momento con la cúpula de su partido, tomó nota, percatándose de que le será más fácil llegar a la Moncloa si se agarra a los planteamientos de Susana Díaz, y no a los de Sánchez. El líder del PP y presidente en funciones ha redoblado ahora su confianza en el dirigente andaluz de su partido, Juan Manuel Moreno, que contra todo pronóstico ha aportado 1,5 millones de votos a la victoria de Rajoy. Andalucía es la región que más sufragios y escaños suma al proyecto nacional, el 18 por ciento de los votos al PP proceden de Andalucía, que está medio punto por encima de la media nacional.

De un plumazo, Moreno se ha sacudido las cuatro derrotas cosechadas en los dos años que lleva al frente del PP-A –europeas, andaluzas, municipales y generales del 20D–, todas con Díaz en frente. La victoria, muy aplaudida este martes en su primera junta directiva regional tras los comicios, apuntala su tan discutido liderazgo, y le da oxígeno por primera vez para hacer una directiva más a su medida.

Por ahora, el encargo que le ha hecho Rajoy es abanderar el discurso crítico de Díaz contra Sánchez, seguro de que esa pugna interna en el PSOE acelerará su llegada a la Moncloa. Así, Moreno pidió este martes a la líder del socialismo andaluz que «asuma» la derrota en las elecciones del 26J, tanto a nivel nacional como andaluza, y que defienda ante el comité federal del PSOE, convocado el próximo 9 de julio, que se deje gobernar a quien ha ganado estas elecciones «y que se llama Mariano Rajoy».

Moreno, eufórico tras su victoria, reclamó «coherencia y sentido de Estado» a la dirigente socialista, que no tenga «un discurso aquí y otro en Madrid». «No puedo entender que al PSOE andaluz le cueste tanto trabajo aceptar la victoria del PP en esta comunidad y que, a nivel nacional, el PSOE y Sánchez no acepten que los preferidos de los ciudadanos españoles, de una manera clara, notoria y nítida, son el PP y Rajoy», dijo.

El líder popular recordó que hace seis meses Díaz vendió como una gran victoria en Andalucía el haber superado al PP por 100.000 votos y un diputado, y le reprochó que ahora que los populares le han sacado esa misma distancia (con más escaños) ya no lo entienda como una gran victoria. «Hay que tener más humildad», recalcó. Díaz ha querido dejar claro que ella no ha perdido las elecciones porque no se ha presentado, pero Moreno le recordó que se ha volcado en estos comicios, y que sí es corresponsable de la derrota socialista. Moreno agradeció la fidelidad del voto popular, mencionó a aquellos que se pasaron a Ciudadanos y han vuelto, pero también a los indecisos y a los desencantados con el PSOE.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016