martes, 20 noviembre 2018
12:30
, última actualización

Granada se moviliza para exigir el fin del aislamiento ferroviario

El Ayuntamiento de la capital y la Diputación piden una reunión «urgente» con ADIF. PSOE y Podemos llevan la paralización de las obras del AVE al Congreso

31 ago 2016 / 20:06 h - Actualizado: 31 ago 2016 / 20:11 h.
  • Trabajos de una tuneladora en las obras de la línea de Alta Velocidad a Granada. /Efe
    Trabajos de una tuneladora en las obras de la línea de Alta Velocidad a Granada. /Efe

La estación de trenes de Granada puede ser la única del mundo en la que su megafonía anuncie la salida de autobuses. Los únicos ferrocarriles que entran y salen son los que unen la línea con Almería (cuatro de ida y cuatro de vuelta diarios). Los usuarios que viajan a Sevilla, Madrid o Barcelona deben hacer un primer trayecto por carretera hasta Antequera. 21 autobuses salen a diario de la estación granadina con dirección al nudo ferroviario. Así sucede desde el 7 de abril de 2015 cuando el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) cortó la circulación de trenes entre Antequera y Granada para llevar a cabo las obras de la Línea de Alta Velocidad. Se calculó que cuatro meses serían suficientes para acondicionar 27 kilómetros de vía convencional a ancho internacional a su paso por Loja y otros 2,7 kilómetros en la entrada a la capital.

La Unión Temporal de Empresas formada por Dragados y Tecsa, ambas pertenecientes a ACS, consiguió el contrato después de comprometerse a finalizarla por 23,8 millones de euros. Sin embargo, poco después reclamó más dinero, más del 10 por ciento que permite la ley, y ante la negativa del Ministerio de Fomento a los nueve meses de iniciado el proyecto y con el 20 por ciento en ejecución, se paralizaron las obras. 513 días ya desde que partió de Granada el último tren con destino a Sevilla, Madrid o Barcelona. La semana pasada, la UTE solicitó a ADIF la rescisión de contrato.

Toda esta situación ha provocado la movilización de la sociedad civil y la clase política granadina para exigir al Gobierno que se reanuden los trabajos o que se planteen alternativas para que Granada tenga de nuevo conexión ferroviaria.

El presidente de la Diputación de Granada y el alcalde de la ciudad, los socialistas José Entrena y Francisco Cuenca, volvieron ayer a remitir una carta a ADIF para abordar la «gravísima situación ferroviaria» de esta provincia. Ayuntamiento y Diputación forman parte de la Mesa del Ferrocarril, que también integran empresarios, sindicatos y asociaciones de ciudadanos. Desde el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias han admitido que «no hay plan B» para retomar los trabajos: ni pagará más de lo que recoge la ley, ni tiene alternativas para reanudar el servicio. Hoy mantendrá una reunión con la UTE que podría dar luz a un túnel que, de momento, no tiene salida.

El aislamiento ferroviario también ha llegado al Congreso. Los grupos parlamentarios de Podemos y PSOE han presentado iniciativas para que representantes de ADIF y de la empresa concesionaria de los trabajos.

La línea de Moreda

Desde los distintos colectivos e instituciones políticas de la provincia se ha planteado una alternativa para recuperar de manera inmediata la conexión ferroviaria. Se trata de usar la línea de Moreda para conectar con Madrid y Barcelona. Se trataría de utilizar la línea férrea Moreda/Linares-Baeza, cuyo trazado no se ha visto afectado por las obras del AVE. De este modo se podría reestablecer la conexión con Madrid en unas seis horas. A través de la ruta por Jódar, Linares-Baeza (ambos en Jaén), Valdepeñas, Manzanares y Alcázar de San Juan (todas ellas en Ciudad Real) el tren desembocaría en la capital de España. El inconveniente sería las numerosas limitaciones de velocidad que presenta esta línea


Todos los vídeos de Semana Santa 2016