viernes, 23 agosto 2019
16:03
, última actualización

La Guardia Civil ya investiga en el camping tras el vídeo de su incendio

Revisaron la recepción del alojamiento Doñana, que pudo originar otro fuego

26 jul 2017 / 17:46 h - Actualizado: 27 jul 2017 / 08:26 h.
  • La Guardia Civil ya investiga en el camping tras el vídeo de su incendio
  • Imagen facilitada por el experto Alejandro García del incendio de Doñana: las pavesas prenden a kilómetros del frente en la misma dirección del viento.
    Imagen facilitada por el experto Alejandro García del incendio de Doñana: las pavesas prenden a kilómetros del frente en la misma dirección del viento.

La Guardia Civil investiga al menos desde ayer el camping Doñana, incendiado durante el gran fuego que arrasó parte del parque natural hace un mes.

Así, agentes de la Guardia Civil estuvieron ayer inspeccionando diversas instalaciones del camping, entre ellas las ruinas de la recepción, donde hay quien sitúa el origen de un incendio paralelo o simultáneo al de Doñana. Un segundo fuego que habría arrasado, según esta teoría, un camping que había sido evacuado a primeras horas del 25 de junio, pero que no comenzó a arder hasta las seis de la tarde.

La investigación llega justo después de que un grupo de campistas afectados pusiera en conocimiento del juez y de la Guardia Civil indicios obtenidos del trabajo de un perito de que el camping podría no haber ardido engullido por el incendio de gran tamaño que se aproximaba aparentemente de forma inexorable, sino por otro incendio que tuvo su origen en el interior, en la caseta de la recepción.

Su abogado, Nicomedes Rodríguez, expuso el sábado en una rueda de prensa a las puertas de las instalaciones calcinadas que poseía, además de estos indicios, un vídeo en el que se veía humo desde el interior de la recepción y cómo esta ardía sin que ningún árbol de los alrededores estuviera en llamas, y reclamó que se investigara si hubo un segundo fuego –que el de mayor envergadura habría escondido– o si las circunstancias del fuego de Doñana fueron tales que el camping fue engullido de tan rocambolesca manera.

La Guardia Civil remitió ayer al Infoca al ser preguntada por esta investigación en el camping. Este organismo desmintió que estuviera investigando nada allí, puesto que se ocupa «de los incendios forestales» y su informe sobre el fuego en el parque natural de Doñana, con la conclusión de que se inició en una carbonera de Moguer y que luego se extendió «de forma errática y variable» ayudado por las latas temperaturas y por el fuerte viento ya está terminado y se ha hecho público al levantarse el secreto del sumario.

Si hubo o no otro fuego, explica un portavoz autorizado del Infoca, no es asunto del servicio de extinción de incendios forestales de la Junta, sino en todo caso de la Guardia Civil.

En todo caso, para el Infoca, y siempre teniendo en cuenta que una investigación sobre el terreno, en el camping, pudiera determinar otra cosa en relación con alguna maquinaria que pudiera haber entrado en cortocircuito a la vez que se acercaba el gran incendio; el viento varió de dirección el domingo 25 y las llamas, que iban hacia Matalascañas –donde las autoridades retuvieron a las 50.000 personas que pasaban ese tórrido fin de semana en las playas–, en un momento dado se giraron hacia Mazagón. «Ahí es cuando ardieron la Cuesta Manelli y el camping», indica el portavoz del Infoca, con la salvedad de que no es posible tener «una constancia temporal de qué ardió en cada minuto».

Otro especialista en incendios forestales, Alejandro García –que trabaja en los servicios de extinción de la Junta de Extremadura, pero que ha visitado el entorno quemado en Doñana hace cuatro días–, explica que lo más probable es que el camping hubiera ardido «debido a las pavesas que arrastraba el fortísimo viento. Tengo fotos con pavesas ardiendo a cuatro kilómetros del frente principal, arrastradas por el aire huracanado».

Eso sí, su explicación, añade, es la «más lógica o probable», pero no la única posibilidad. Un hecho fortuito a la vez que se acercaban las llamas o una mano negra son posibles, aunque también teorías con un pie en lo enrevesado.

García explica que el que arrasó el parque natural de Doñana a partir del 24 de junio fue un fuego excepcional: bajo pinares con las copas arrasadas hay pasto seco intacto, cuando arde con infinita más facilidad que las punzantes hojas verdes del pino.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016