viernes, 21 septiembre 2018
01:15
, última actualización
Televisión

Camarón, listo para conquistar el mundo a través de Netflix

El genio de La Isla protagoniza la primera serie documental española en la plataforma digital, bajo la dirección del gaditano José Manuel Escudier

12 jul 2018 / 08:35 h - Actualizado: 12 jul 2018 / 08:37 h.
  • Fotograma de ‘Camarón, de La Isla al mito’, la serie documental de Netflix que ha dirigido José Escudier. / El Correo
    Fotograma de ‘Camarón, de La Isla al mito’, la serie documental de Netflix que ha dirigido José Escudier. / El Correo
  • El director José Escudier, junto a Víctor Ontanilla.
    El director José Escudier, junto a Víctor Ontanilla.

Camarón, esa leyenda que sigue ganando batallas 26 años después de su fallecimiento, acaba de anotarse una nueva gesta: será el protagonista de la primera serie documental española que emitirá la plataforma Netflix. El preestreno de Camarón, de La Isla al mito, dirigida por José Escudier, tendrá lugar en La Factoría Cultural del Polígono Sur los días 16, 17 y 18 de julio.

El productor es José Carlos Conde, de Mediaevents, quien también estuvo tras el documental de Alexis Morante Camarón. Flamenco Revolución. «En marzo de 2017 se me encargó la serie Camarón Revolution en tres capítulos para Canal Sur», recuerda Escudier. «La venta a Netflix de los dos productos, la película de Alexis y mi serie documental, se hizo en noviembre del año pasado y la producción termina en junio. El miércoles 18 de julio es el estreno mundial en Netflix».

«Tanto Alexis como yo tiramos de material de archivo, pero mientras él encuentra la protección de la locución de Juan Diego, y yo me protejo en la voz de aquellos que vivieron de cerca a Camarón, familiares, amigos y los artistas que disfrutaron muy de cerca, se emocionaron y abrazaron la voz y la garganta de Camarón», prosigue Escudier, quien ha contado con alrededor de 60 entrevistados, además de entrevistas de archivo. «Eso me ha permitido llevar la serie como una especie de novela río, de un personaje a otro», dice.

Según el director, más allá del retrato del genio del cante, la serie intenta «una cierta antropología del cante flamenco, la lucha de cabales de aquel flamenco que se escondió en las Ventas (como la Venta de Vargas) después de que se destruyeran los cafés cantantes. Una lucha entre la ortodoxia y las nuevas formas de interpretar el cante con el que desembarcaron muchos artistas andaluces en el Madrid de los tablaos en los años 60. Y la revolución de Nuevo Día de Lole y Manuel, o Despegando de Morente o La leyenda del tiempo que de la mano de Ricardo Pachón vino a crear un arte y un después al fusionar el flamenco con otros instrumentos, con otras músicas».

«Para mí, como gaditano, ha sido una enorme responsabilidad mostrar al artista en mi ópera prima, muy probablemente el trabajo más personal y más pasional que haré en mi vida, porque nunca volveré a hacer una serie en cinco horas sobre Camarón. Ya dije que la serie no acababa hasta que San Fernando no nos diera el aplauso, cosa que sucedió en el estreno de la semana pasada en La Isla. Ha sido muy hermoso pero también muy duro, estar a la altura de la mejor voz que ha dado el flamenco».

Respecto al guion, «he intentado buscar el cante, el párrafo, el verso, la frase perfecta. Al haber buceado tanto en la vida de José, en el capítulo 6 sentí que estaba perdiendo a alguien de mi familia. Y como dice Diego Carrasco en un momento de la serie, yo también le pido que me espere para subir donde esté y darle un abrazo», agrega.

También cita Escudier a Lolita, cuando afirma que «alguien que tenía la voz y la garganta de Camarón tiene inevitablemente que tener cosas muy limpias y muy bonitas en el alma, y me gusta decir que el equipo que ha hecho la serie tiene mucho corazón y cosas bonitas en el alma».

En cuanto a sortear tópicos, el director afirma que «en la serie vemos a la persona como es al desnudo, su timidez, su grandeza como artista, una persona familiar y, como nos dice Josemi Carmona, alguien a quien le pudo el personaje: que lo divinizaran, que lo nombraran rey, patriarca del pueblo gitano, era algo que le pesaba muchísimo a Camarón. Él nunca quiso ser Dios de nada ni nadie, en archivo lo cuenta, cuando las gitanas le acercaban a los niños para que les tocase la cabeza y quedar bendecidos, se ponía a llorar y replicaba que el único que curaba era Dios».

Otro de los respaldos con los que ha contado el equipo ha sido el de Ricardo Pachón, que les ha confiado: «Lo que habéis conseguido con Netflix es por fin lo que intentó Quincey Jones, llevar por fin al mundo entero, la voz de Camarón», dicen que dijo.

Pero la estrella de Camarón no se acaba ni mucho menos aquí. Con el propio Pachón se reunieron ayer mismo Escudier y José Carlos Conde, productor ejecutivo, para seguir mirando hacia delante, «para plantear otros dos o tres productos sobre Camarón de la Isla. Aunque esta quede como su biografía audiovisual definitiva, queda todavía por contar, a su garganta le queda mucho por cantar, al duendecillo que tantas veces navegó por su garganta como barquito de vapor todavía le queda carbón. Y es probablemente la voz de Camarón de los mejores patrimonios que tiene el pueblo gitano y andaluz, de eso me he dado cuenta en este año y medio sin dejar de escuchar un sólo día a Camarón de la Isla», concluye.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016