sábado, 16 junio 2018
23:37
, última actualización

Cartuja Center, un sueño casi imposible

El nuevo espacio teatral se inaugura con un espectáculo exclusivamente femenino un día después de la celebración de un ‘Día de las mujeres’ que pasará a la historia como legendario.

10 mar 2018 / 20:11 h - Actualizado: 10 mar 2018 / 20:21 h.
  • Inauguración del Cartuja Center. / Manuel Gómez
    Inauguración del Cartuja Center. / Manuel Gómez
  • Inauguración del Cartuja Center. / Manuel Gómez
    Inauguración del Cartuja Center. / Manuel Gómez

Así lo reconoció Martirio expresamente al principio de su actuación. De ahí que antes de deleitarnos, acompañada al piano por Lourdes Ponce, con su versión jazzística de ‘La bien pagá’, nos cantara a capela una copla de Concha Piquer cuya protagonista reivindica su libertad para amar y tomar las riendas de su vida. No es de extrañar, tal y como nos dijo la cantante onubense, que dicha copla dejara de cantarse en 1935. Así, con solo dos canciones la popular artista onubense cumplió plenamente con el espíritu del espectáculo. No en vano se titula ‘Mujer por Mujer’ y se compone de un elenco exclusivamente femenino, con la excepción del cuadro del Ballet Flamenco de Andalucía, que colaboró con una pieza de su espectáculo, ‘Flamenco, tradición, vanguardia”, que como su nombre indica ahonda en la condición tradicional del flamenco con una puesta en escena plenamente actual. Pero eso fue hacia la mitad del espectáculo que comenzó rememorando a las poetisas de la Generación del 27, la llamadas ‘Sinsombreros’, que incomprensiblemente no ha pasado a la historia junto con sus colegas masculino.

Acto seguido comenzó el espectáculo propiamente dicho con una pieza de Albéniz que nos brindó la guitarrista clásica María Esther Guzmán. Le tomó el relevo La Tremendita, que guitarra en mano inundó de sones flamencos el escenario con sus fandangos de Málaga, aunque en la segunda ronda nos sorprendió a todos con un tema a compás de batería y del bajo, que ella misma tocaba. En la misma línea, María Toledo nos brindó dos temas al piano con aires flamencos, un arte del que pudimos disfrutar con Esperanza Fernández, todo un lujo de cantaora que se atrevió a cantar por soleá de pie, y a palo seco. Ella protagonizó también uno de los platos fuertes de la noche, cuando cantó por bulerías, junto a La Tremendita, a Pastora Galván, quien antes había volcado toda su pasión bailando la Habanera de la Carmen de Bicet, cantada con toda la sensualidad que el tema se merece por Beatriz Lanza. Entre los temas musicales Pepa Gamboa, directora artística de la obra, tuvo a bien intercalar dos poemas de Paca Aguirre, dramatizados por Lucía Espín y María Alfonsa Roso, y algunos temas clásicos defendidos por el piano de Lourdes Ponce y el violín de Cristina Lorenzo. Y para terminar, el folclore andaluz en estado puro, representado en las figuras de las Corraleras de Lebrija, que pusieron al público en pie de baile por sevillanas.

Un espectáculo, en definitiva a la altura del nuevo espacio, cuya presentación oficial estuvo a cargo de José Miguel Fernández Satrón, Presidente de la SGAE, Emilio García Perulles, Director General del Grupo Eulen, y Enrique Salaberria Folgado, Presidente del Grupo Smedia, quienes reconocieron que su puesta en marcha parecía un sueño difícil de cumplir.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016