jueves, 15 noviembre 2018
21:08
, última actualización

El cómico que hay en él

A pesar de su juventud Manu Sánchez lleva ya más de una década cosechando éxitos como humorista. Pero todo creador que se precie necesita asumir nuevos retos

30 jun 2018 / 17:50 h - Actualizado: 30 jun 2018 / 18:05 h.
  • Manu Sánchez, durante ‘El buen dictador’.
    Manu Sánchez, durante ‘El buen dictador’.

TAGS:

A pesar de su juventud Manu Sánchez lleva ya más de una década cosechando éxitos como humorista. Pero todo creador que se precie necesita asumir nuevos retos. Es justo lo que hace con esta obra con la que rebasa los límites del monólogo televisivo para situarse de lleno en el terreno de la comedia teatral y dar tienda suelta al cómico que hay en él.

Fiel al espíritu crítico de la comedia, el texto construye una dramaturgia bien estructurada, lo que no es fácil, teniendo en cuenta que Manu aprovecha su personaje para criticar un sinfín de cuestiones -tal vez demasiadas- de plena actualidad, como el independentismo catalán, la corrupción, la discriminación y los prejuicios que todavía hoy en día debemos sufrir los andaluces, la xenofobia o el abuso de poder. Y no contento con eso, aprovecha también para introducir en el discurso algunos de sus monólogos más conocidos -como el de “la calor”- que está un poco metido con calzador y alarga la obra sin necesidad, aunque hay que reconocer que hacen las delicias del público.

Cabe destacar el dominio de los silencios y el ritmo que el cómico consigue mantener arriba, aunque se le escapa un poco al final cuando el texto se torna un tanto reiterativo y consignatario. Claro que para entonces se ha tirado ya dos horas enlazando chistes y monólogos sin más hilo conductor que su personaje, cuya expresión corporal se sitúa de lleno en el lenguaje teatral. No en vano la obra cuenta con la dirección de Fernando Fabiani (director de Síndrome Clown). Su puesta en escena describe un espacio escénico tan funcional como simbólico que potencia la magnificencia del personaje a la par que le presta elementos de apoyo, como los teléfonos, que por una parte remiten a los sujetos que ostentan el poder (políticos, banqueros, ejecutivos...) y por otra rememora la figura de otro excepcional humorista. Lástima que el sonido estuviera tan alto que imposibilitaba oír bien las letras de las canciones, esas divertidas e irreverentes versiones del ‘Cara al sol’, ‘A quién le importa’, o ‘Supercalifragilisticoespialidoso’, con las que Manu logra sorprender al público aun más si cabe.

Ficha de la obra:

Obra: El buen dictador

Lugar: Cartuja Center, 30 de junio

Texto e interpretación: Manu Sánchez

Dirección: Fernando Fabiani

Calificación: Cuatro estrellas


Todos los vídeos de Semana Santa 2016