domingo, 24 septiembre 2017
13:11
, última actualización

En el corazón de Híspalis

Fiel a su estilo, Roca reviste la puesta en escena de imágenes sugerentes, gracias al uso de las luces, la música y a unos recursos audiovisuales que aportan un cierto aire de ensoñación

19 may 2017 / 20:02 h - Actualizado: 19 may 2017 / 20:03 h.

Enfermo y abatido, Trajano repasa su esplendor junto a Pompeya Plotina, su fiel esposa. Es el punto de partida de esta obra, una suerte de melodrama biográfico que reivindica la figura del primer emperador nacido en la Bética, justo cuando se cumplen 1900 años de su muerte.

A pesar de haber nacido fuera de Roma, Trajano fue reconocido como el mejor de los gobernantes posibles, de ahí el subtítulo de la obra, Optimus Princeps. Y de ahí también que la obra se centre en el problema de la sucesión. Pero antes de adentrarse de lleno en esta cuestión, la dramaturgia nos presenta al gobernante como a un excepcional guerrero mediante un primer acto en el que, en forma de ensueño, dialoga con uno de sus generales más apreciados. El segundo acto, en cambio, nos muestra su lado más humano mientras evoca junto a su esposa las bondades de la tierra que los vio nacer.

Estos dos primeros actos presentan una fuerte impronta narrativa que ralentizan el ritmo, aunque se revisten de teatralidad gracias a la música incidental, compuesta para la ocasión por David Ruíz y José María Roca, una espléndida banda sonora que subraya la condición épica de los sucesos narrados y el tormento interior del personaje. A partir del tercer acto la dramaturgia cambia el discurso narrativo por el dramático para elevar a primer plano el verdadero conflicto, que gira en torno a la resistencia de Trajano a nombrar como sucesor al Adriano, a quien acusa de ser el amante de Plotina.

Fiel a su estilo, Roca reviste la puesta en escena de imágenes sugerentes, gracias al uso de las luces, la música y a unos recursos audiovisuales que aportan un cierto aire de ensoñación. Claro que para ello cuenta con un escenario único, ya que toda la acción transcurre en las ruinas del Antiqvarium, dentro de lo que fue una casa romana de Híspalis. Un singular espacio que gracias a esta obra tenemos el privilegio de rememorar. Lástima que tanto el texto como su interpretación, a cargo de Belén Larios y Moncho Sánchez Diezma, contengan en exceso el potencial emotivo de la historia.

Obra: Trajano Optimus princeps

Lugar: Antiqvarium Sevilla, 18 de mayo

Compañía: Producciones Imperdibles

Texto y dirección: José María Roca

Música: David Ruíz, José María Roca

Percusión: David Ruíz

Voces: Clara Ramos

Interpretación: Belén Larios de Blas, Moncho Sánchez Diezma

Calificación: ***


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016