jueves, 19 octubre 2017
09:11
, última actualización
Música

En la cuerda grave

Crítica del concierto de Les Cordes Basses en las Noches en los Jardines del Alcázar (***)

27 jul 2017 / 12:54 h - Actualizado: 27 jul 2017 / 12:58 h.
  • Les Cordes Basses. / El Correo
    Les Cordes Basses. / El Correo

Otra demostración clara del buen nivel alcanzado por nuestros músicos es el conjunto Les Cordes Basses, una original formación de cuerda grave que da salida de forma profesional y aseada a los trabajos, aún escasos, compuestos a lo largo de la historia para tal combinación de instrumentos. Esta vez se presentaron con un programa titulado Bellezas ocultas, como aquella infame película protagonizada por Will Smith cuyo original era Collateral Beauty; algo curioso porque los autores convocados se caracterizan por ser colaterales a otros contemporáneos mucho más reconocidos. Caso evidente el de Michael Haydn, hermano más joven de Franz Josef, o Romberg, virtuoso del violonchelo que llegó a despreciar a su amigo Beethoven en varias ocasiones en que éste quiso dedicarle composiciones suyas.

Interpretados en orden cronológico, los tres músicos andaluces comenzaron el recorrido con el muy desconocido Michael Kirsten, de quien eligieron una Suite barroca al más puro estilo galante francés. Zurita es gran conocedor del barroco, clásico y romántico y supo adaptarse con facilidad a cada uno, atacando esta primera pieza con un espíritu austero, desplegando con agilidad y facilidad, como sus compañeros, los acordes más agitados, mientras acusó cierta inseguridad y endeblez en los lentos y sostenidos, como la introducción y una chacona que sonó destemplada en todos sus resortes y niveles. Más velado que los dos instrumentos más graves, Luis Miguel Díaz extrajo de su viola sonidos aterciopelados en un tono siempre amable y homogéneo. El Divertimento en forma de trío de Haydn (también los compuso en cuarteto), casi una broma musical, permitió al trío desplegar agilidades y brillar en los acordes breves y muy medidos de su particular gramática, evidenciando su generoso sentido del humor y combinando colores con un elegante toque de originalidad.

Romberg fue más influyente en su época como violonchelista que como compositor, a pesar de que su música rebosa encanto y elegancia. Su estética eminentemente romántica se hizo patente con el sonido expansivo y moderadamente apasionado de Zurita, justa muestra de respeto y admiración por un autor que promovió grandes progresos en el instrumento. La condición jazzística de Francisco Lobo, que nos brindó interesantes locuciones, se tradujo en sus propios arreglos del Tema de amor de Cinema Paradiso, atribuido a Andrea Morricone, si bien lleva el sello del autor del resto de la banda sonora, su padre Ennio. Una pieza de arrebatado lirismo que puso fin como propina a un concierto en el que quedó clara la pasión de los intérpretes por aquello que mejor saben hacer y han convertido en motor de su vida.


LA FICHA
LES CORDES BASSES ***

18ª edición Noches en los Jardines del Alcázar. Les Cordes Basses: Luis Miguel Díaz, viola. Trino Zurita, violonchelo. Francisco Lobo, contrabajo. Programa: Partie a tre, de Michael Kirsten; Divertimento en Mi bemol mayor, de Michael Haydn; Trío Op. 38 No. 1, de Bernhard Romberg. Miércoles 26 julio 2017


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016