lunes, 22 julio 2019
21:43
, última actualización
Danza

La danza deseante y vertiginosa de Mario Bermúdez

La obra parte de un viaje emocional interior que pretende suscitar en el espectador su propia experiencia emocional.

11 jul 2019 / 08:47 h - Actualizado: 11 jul 2019 / 08:55 h.
  • La danza deseante y vertiginosa de Mario Bermúdez

TAGS:

El diccionario de la lengua española define anhelo como un “deseo vehemente”. Esta última propuesta de Marcat Dance, la compañía liderada por el coreógrafo jienense Mario Gil Bermúdez y la estadounidense Catherine Coury, gira en torno a ese concepto.

Desde que nacemos, el impulso del deseo funciona como un auténtico motor en el proceso de la percepción, de ahí que resulte fundamental para que el ser humano pueda llegar a desplegar y transitar por toda la gama de emociones. Podemos comprobarlo con esta propuesta de danza de Marío Bermúdez, cuya coreografía resulta tan introspectiva como expansiva. No en vano la obra parte de un viaje emocional interior que pretende suscitar en el espectador su propia experiencia emocional.

Para ello, el brillante coreógrafo y bailarín jienense ha elaborado una atrevida coreografía que combina los números corales con los tríos y los pases a dos, que se van sucediendo de forma vertiginosa, conformando una danza desbordante de energía que despliega toda una gama de imágenes sinuosas y piruetas imposibles que retan los límites del equilibrio. Un trabajo corporal cargado de fisicidad y carnalidad que todos y cada uno de los intérpretes (tres bailarines y tres bailarinas entre los que se integran Mario y Catherine) abordan con un dominio técnico y expresivo que roza la excelencia. Al igual que la atmósfera envolvente y secuencial, casi ritual, de la banda sonora creada para la ocasión por José Pablo Polo, y el diseño de iluminación de Olga García, que consigue enfatizar el contraste entre la abstracción de la danza contemporánea y la imagen evocadora de las piedras milenarias que rodean al escenario de nuestro Teatro Romano.

De esa manera, aunque el ritmo del espectáculo, tal vez por su carácter secuencial, resulta un tanto irregular y se eche en falta una mayor concreción en la dramaturgia, a tenor por los aplausos y vítores del saludo final la obra deleitó con creces al respetable.

Obra: Anhelo

Lugar: Teatro Romano, 10 de julio

Compañía: Marcat Dance

Dirección general y coreografía: Mario Bermúdez Gil

Composición musical: José Pablo Polo

Interpretación: Catherine Coury, Julia Rieder, Marilisa Gallicchio, Mario Bermúdez Gil, Mathew Prichard, Oliver Chapman

Calificación: Cuatro estrellas


Todos los vídeos de Semana Santa 2016