lunes, 24 septiembre 2018
07:36
, última actualización

La ROSS abre el curso con el testamento de Bernstein

La Sinfónica de Sevilla interpreta esta semana la ‘Sinfonía nº3 Kaddish’ del compositor norteamericano en un concierto inspirado por la cultura judía

13 sep 2018 / 07:00 h - Actualizado: 13 sep 2018 / 16:18 h.
  • Íñigo Sampil, Kelley Nassief, Samuel Zyman, J. M. Gallardo del Rey, J. Axelrod, Leah y Judith Pisar, José Manuel Cervera y Enrique Caballo, ayer en el Maestranza. / Jesús Barrera
    Íñigo Sampil, Kelley Nassief, Samuel Zyman, J. M. Gallardo del Rey, J. Axelrod, Leah y Judith Pisar, José Manuel Cervera y Enrique Caballo, ayer en el Maestranza. / Jesús Barrera
  • José María Gallardo del Rey y John Axelrod. / J. Barrera
    José María Gallardo del Rey y John Axelrod. / J. Barrera

El director de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla (ROSS), John Axelrod, ha querido revestir el concierto inaugural de la temporada 18/19 que tendrá lugar este jueves y viernes (estrenando nuevo horario, a las 20.00 horas) de una especial solemnidad. Lo presentó ayer en el Teatro de la Maestranza bajo el título Y un solo Dios. Bernstein y el monoteísmo. Con él culmina además toda la dedicación que la orquesta sevillana ha venido otorgando durante más de un año al músico norteamericano Leonard Bernstein (1918-1990), de quien se escuchará en este programa su Sinfonía nº3 Kaddish para narrador, soprano, coro, coro de niños y orquesta; una composición de 1963 –revisada en 1977– que la ROSS interpretará por vez primera. Además también se ha programado el estreno de la pieza Sefarad, del compositor Samuel Zyman.

«Con la Sinfonía Kaddish Bernstein buscó encontrar la unión entre las tres religiones monoteístas», dijo ayer Axelrod, quien también reflexionó sobre la «incomprensión» que suscitó la obra en el momento de su estreno, «interpretándose erróneamente como un diálogo entre el compositor y su padre». La versión que se escuchará en Sevilla es la que cuenta con la narración de los textos del humanista Samuel Pisar (1929-2015). De la lectura de la misma en el concierto se harán cargo Judith Pisar y Leah Pisar, viuda e hija respectivamente; responsable esta última de Aladdin Project (Unesco), institución que patrocina este concierto conjuntamente con la Casa Real y la Fundación Tres Culturas del Mediterráneo.

«Yo trabajaba en una asociación de compositores contemporáneos y le presenté a Bernstein mi marido, que fue uno de los supervivientes más jóvenes del holocausto judío», rememoró ayer Leah Pisar. «En 1989 viajamos a Polonia para un acto de recuerdo del inicio de la II Guerra Mundial. Por aquel entonces Bernstein empezó a pensar en cambiar el texto original de la Sinfonía Kaddish. Él se culpabilizaba mucho a sí mismo por no haber podido luchar con su pueblo judío debido al asma que padecía. Por eso quiso que esta obra fuera su particular homenaje a todas las víctimas. Fue entonces cuando le pidió a mi esposo, Samuel Zyman, que escribiera él el texto», contó después.

En 1990 vería la luz la nueva versión, apoyada por los hijos de Bernstein y dirigida por Christoph Eschenbach. Desde su creación, John Axelrod ha tomado el testigo de defenderla y la misma soprano que la presentó entonces, Kelley Nassief, estará esta semana en Sevilla haciendo lo propio. «Me da miedo y me apena comprobar la validez del texto que escribió mi padre», abrochó su hija en la presentación, Judith Pisar.

Por su parte, el director del Coro del Maestranza, Íñigo Sampil valoró la Sinfonía en términos de «compendio de la música del siglo XX». «Hay en ellas ecos rítmicos propios de Bartok y Stravinski, fragmentos dodecafónicos, música de aire swing típicamente estadounidense e inclusiones de temas populares judíos», resumió. «El Coro ha hecho un trabajo enorme desentrañando todos los detalles de una partitura muy compleja», resumió sobre una obra –que alcanza los 50 minutos– y que Sampil y Axelrod coincidieron en definir como «la más mahleriana» de las Sinfonías de Bernstein. Entradas, de 31 a 45 euros.

AIRES ANDALUCES

La primera parte estará ocupada por el estreno del concierto para guitarra Sefarad, del compositor Samuel Zyman (1956), con el solista José María Gallardo del Rey. «Un elemento fundamental de la música es la melodía», dijo su autor, que aseguró haberse sentido inspirado por Andalucía en su redacción. Axelrod defendió la página contraponiéndola a la «música contemporánea científica. Esta en cambio es musica del alma», añadió.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016