sábado, 15 diciembre 2018
14:42
, última actualización

Lo jondo entre las palabras

El Espacio Santa Clara ha acogido la puesta de largo de varias publicaciones temáticas

19 sep 2018 / 20:42 h - Actualizado: 19 sep 2018 / 20:42 h.
  • ‘Tout ce que je veux c’est danser’ es una de las nuevas publicaciones presentadas en la Bienal. / El Correo
    ‘Tout ce que je veux c’est danser’ es una de las nuevas publicaciones presentadas en la Bienal. / El Correo

La Sala de las Pinturas del Espacio Santa Clara acogió ayer hasta cuatro presentaciones de proyectos que investigan las sinergias entre el flamenco y la literatura, un campo de trabajo tan interesante como necesario para el desarrollo del arte jondo. La primera de las citas en el Espacio Santa Clara con la literatura sobre el flamenco fue con Sergio Rojas-Marcos, editor de Athenaica. En su presentación habló del autor granadino José Javier León quien, a través de dos obras publicadas por la editorial, analiza el duende lorquiano. Este investigador, también profesor del CLM de la Universidad de Granada, firma la primera edición crítica anotada de Teoría y juego del duende, la célebre conferencia de Federico García Lorca pronunciada en 1933, y El duende, hallazgo y cliché, un lúcido ensayo que analiza la creación lorquiana, sus amarres en el flamenco, el toreo y otras artes, y el ‘duendismo’ que sobrevino a su éxito de recepción y difusión.

A continuación llegó la presentación de TeVeo, un fanzine «ferozmente satírico» que, emulando a aquellas revistas como Hermano Lobo, La Codorniz o El Papus, empezó su periplo allá por septiembre de 2013 gracias a la determinación del «disperso y múltiple creactivista gráfico» Rafa Iglesias, coordinando la colaboración de primeras figuras culturales como Máximo Moreno, Gonzalo Llanes, Nazario, Azagra, Miguel Calatayud, Manuel Pedraz, José María Conget o Manuel Barrero, entre otros. El fanzine TeVeo, además, es independiente, autofinanciado de forma sostenible por lectores y anunciantes. El 16, «un número muy flamenco», es el segundo que participa monográficamente en la Bienal, con colaboradores como Aitor Lara, Juan Silva, Máximo Moreno, Agustín Hurtado, Antonio Iglesias y Luis Castilla (fotografía), Eddie Pons, Gonzalo Llanes y Javier de la Rosa (ilustración), o Manuel Pedraz, Amador P. Algaba, Daniel Lebrato, Paco Aragón, Jaime El gamba y Francisco Correal (textos), además de incluir también un sentido homenaje a Ramón Plantón y Benito Moreno, exponentes del arte y de la vida, sin fronteras.

Isabel Raabe y Franziska Sauerbrey, directoras del proyecto, Gonzalo Montaño, comisario de la sección de flamenco, y Miguel Vargas, co-curador de la sección de teatro, presentaron la colección comisariada RomArchive, que recoge la contribución del pueblo gitano en Europa en diferentes ámbitos, como el cine, la danza, la música, las artes visuales, el teatro o la historia del movimiento asociativo. En la sección especializada en flamenco, además, han colaborado grandes artistas como Manuel Morao, Matilde Coral, Manuela Carrasco, Belén Maya, Diego Carrasco, Dorantes o Pedro Peña, entre otros. El proyecto, financiado por la Fundación de Cultura Alemana y el Instituto Goethe, ha alcanzado su fase final y ya tiene todas las secciones recopiladas, estando previsto que vea la luz en enero de 2019.

La periodista Christine Diger, autora de documentales y Artes Sonoros en France Culture, y María de los Reyes Robledo, licenciada en Filología hispánicas, presentaron a continuación el libro Tout ce que je veux c’est danser, editado el pasado año por Atlantica Éditions. Se trata de la primera biografía del artista sevillano Manolo Marín, maestro del baile presente también en este acto, un trabajo que por el momento sólo publicado en francés pero que, tal y como afirmó su autora, «pronto estará también en España». La obra se estructura en torno a cinco capítulos en los que se ahonda en la trayectoria y vida profesional del artista, desde su niñez a sus primeros pasos en los concursos de Sevilla, de su marcha a Barcelona, donde comienza su carrera profesional, hasta su paso por París y su regreso a Sevilla, para establecer en Triana su academia. Diger explicó cómo llevó a cabo este intensivo trabajo, que le ha hecho moverse entre París, Sevilla y Jerez, ciudades donde ha obtenido información sobre el trianero. Asimismo, el libro contiene también todas sus coreografías, un trabajo calificado como «muy laborioso» por su autora. ~


Todos los vídeos de Semana Santa 2016