martes, 13 noviembre 2018
18:35
, última actualización

‘Los últimos Jedi’ desenvainan sus espadas láser

Millones de fans ansían el estreno hoy del último filme de la saga ‘Star Wars’

14 dic 2017 / 18:39 h - Actualizado: 15 dic 2017 / 19:48 h.
  • ‘Los últimos Jedi’ desenvainan sus espadas láser
  • ‘Los últimos Jedi’ desenvainan sus espadas láser
  • ‘Los últimos Jedi’ desenvainan sus espadas láser
  • ‘Los últimos Jedi’ desenvainan sus espadas láser
  • ‘Los últimos Jedi’ desenvainan sus espadas láser
  • ‘Los últimos Jedi’ desenvainan sus espadas láser
  • ‘Los últimos Jedi’ desenvainan sus espadas láser

El pulso se acelera. La música de John Williams resuena con eco en lo más profundo, estremeciendo los adentros. Ya solo quedan horas, minutos, segundos... Es tiempo de lucir capas negras y máscaras, espadas láser y recuerdos... infinitos recuerdos. La infancia y adolescencia de toda una generación late con la fuerza jedi, y sus hijos y nietos han crecido con las sabias palabras de Yoda y enumerando los pequeños detalles de las numerosas criaturas que pueblan el universo galáctico. George Lucas tiene la culpa. Toda la culpa.

Star Wars: Los últimos Jedi, la octava entrega de la saga galáctica, que supone además la despedida de Carrie Fisher, estará desde hoy en cartelera tras dos años de espera. La saga que inició George Lucas en 1977 vuelve esta vez dirigida por Rian Johnson. Millones de personas en todo el mundo, fans incondicionales del fenómeno cinematográfico más importante de todos los tiempos, esperan en colas interminables el último capítulo de Star Wars, que arranca inmediatamente después de los hechos ocurridos al final El despertar de la fuerza (2015). Una nueva aventura en la que antiguos y nuevos personajes coexisten en el tiempo dando continuidad a una serie con cuarenta años de historia cinematográfica. Los secretos de los Jedi lanzan al aire incógnitas por resolver y perturbantes revelaciones con las que disfrutarán los amantes de la saga.

En este nuevo filme, los seguidores del hijo de Dark Vader, interpretado por Mark Hamill, podrán satisfacer su curiosidad sobre lo que ocurrió con este personaje tan querido y añorado en El despertar de la fuerza, donde Han Solo (Harrison Ford) y la princesa Leila (Carrie Fisher) –que marcaron la trilogía original de Star Wars luchando contra el Imperio Galáctico– fueron el guiño al pasado, que para los amantes de la saga resultó descafeinada sin Luke Skywalker como tercera pieza de este triángulo interestelar. Pudimos saber de su existencia justo en la emotiva escena final del Episodio VII, cuando se reencuentra, tras una larga búsqueda, con la nueva protagonista Rey (Daisy Ridley).

¿Por qué Luke dio la espalda a toda la galaxia y se recluyó en la solitaria isla de Ahch-To? Esa es solo alguna de las preguntas que los fans resolverán desde hoy en los cines. Treinta y cuatro años después de empuñar una espada láser por última vez, Mark Hamill vuelve a hacerlo como el icónico Luke Skywalker gracias al empuje de Fisher y Ford, ya que «ni en un millón de años» hubiera pensado que iba a vestirse de nuevo de Skywalker: «¿Quién iba a pensar que había un plan de pensiones para los Jedi?», bromeó el intérprete, de 66 años para la agencia Efe.

«Tuve un inicio, un desarrollo y un final en Star Wars, y nuestra historia había terminado. A mí eso me parecía bien. De hecho, pensé que si se hacían más películas sería con nuevos personajes. Por eso me sorprendió tanto cuando me pidieron que regresara», manifestó Hamill, quien cuenta que cuando lo llamó Fisher esta no dudó en decirle que ella ya estaba dentro del proyecto: «Mark, ¿qué papeles hay ahora en Hollywood para mujeres mayores de 50 años?», le dijo la desaparecida princesa Leila, su hermana en la ficción. El actor reconoció que tenía «miedo de decepcionar», aunque admite que volver a encarnar a Luke era «algo irresistible».

En esta nueva cinta queda lejos la meditación de los Jedi para pasar a la acción. Lo mejor, según los expertos, la química entre Ridley y Driver, el sentido del humor y las espectaculares batallas con sabor a antaño. Lo peor. el largo metraje, la falta de intensidad y unos malos desdibujados. El filme, que apunta muchas cosas, deja entrever muchas más y, sobre todo, prepara el terreno para dejar al espectador con ganas de saberlo todo.

En Los últimos Jedi Rian Johnson toma el testigo de J.J. Abrams, director de la última entrega y quien será el encargado de llevar al cine en dos años el esperadísimo episodio IX, que echará el cierre a la saga intergaláctica en la línea temporal y familiar concebida por Lucas.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016