jueves, 15 noviembre 2018
10:02
, última actualización
Música

Memoria histórica y musical

El grupo Tiento Nuovo y el actor Pedro Casablanc escenifican e ilustran las miserias de España en tiempos de Murillo

08 nov 2018 / 09:32 h - Actualizado: 08 nov 2018 / 09:45 h.
  • Pedro Casablanc. / El Correo
    Pedro Casablanc. / El Correo

Nacido en Casablanca y criado en Andalucía, el actor Pedro Casablanc subió definitivamente a la gloria cuando en 2015, después de una dilatada carrera en cine y teatro, dio vida a Bárcenas en el celebrado film B. Ahora, en la ciudad en la que estudió, vuelve a restregarnos las miserias de este país en un espectáculo centrado en las vivencias y reflexiones de Quevedo en tiempos de la Conjuración de Venecia, un complot organizado por los enemigos del rey Felipe III para descreditarlo junto a sus valedores, entre los que se encontraba el Duque de Osuna y su secretario, Francisco de Quevedo. Casablanc tendrá además un protagonismo acentuado en el Festival de Cine que comienza mañana, donde presentará su película Alegría, tristeza y participará en un coloquio en la Escuela de Arte Dramático. Una agenda abultada que empezó con buen pie gracias a este singular trabajo en el que prestó su voz y entrega frente al conjunto que formó Ignacio Prego hace apenas un par de años.

El clavecinista madrileño nos dejó un inmejorable sabor de boca tras su participación en la trigésimo tercera edición del Femás. Curtido en Estados Unidos, su trabajo al frente de Tiento Nuovo se puede calificar de notable, logrando la conjunción de un nutrido grupo de competentes músicos que pusieron sobre los atriles unas valiosas composiciones de autores españoles e italianos de la época, mientras Casablanc iba desgranando con proverbial autoridad y una muy cuidada dramaturgia los textos del autor del Buscón, extraídos de su poesía, su generoso epistolario y su obra filosófica, a través de la cual pudimos comprobar cómo tantas cosas siguen siendo iguales en este país de miseria y pillaje. Reveladoras fueron sus palabras sobre la corrupción, la justicia, la mentira y tantas otras cuestiones tan de penosa actualidad que parece mentira que mantengamos nuestra capacidad de sorpresa frente a tanto atropello del que somos víctimas en este país de pasadas glorias, que inició su decadencia en aquel siglo XVII y aún no ha levantado cabeza.

Con voz de hermoso timbre y holgados agudos, la joven y entusiasta Lucía Martín-Cartón se encargó de los textos cantados, evidenciando dificultad en los graves, donde la voz se perdía, pero compensando con su jovial temperamento, especialmente en piezas como Aria Quinta sopra la Bergamasca, la obra más difundida de Marco Uccellini, o Esperar, sentir, morir, del considerado padre de la lírica española Juan Hidalgo. También acertó en el tono elegíaco empleado en ¡Ay de mi dolor! ¡Ay de mi tormento! también de Hidalgo, aunque necesita mejorar su capacidad para conmover. El conjunto ofreció un espectáculo musical competente, alternando compositores españoles que trabajaron para la Capilla Real de Felipe IV, como José Marín, de quien Martín-Cartón interpretó un precioso tono humano, No piense Menguilla, e italianos de la Escuela Veneciana, como Giovanni Battista Buonamente, cuyo Ballo del Gran Ducca sirvió de majestuosa obertura, o el prolífico Taquino Merula, de quien se interpretaron piezas tan reveladoras como Folle è ben che si crede, o el festivo final con Ballo dello Pollicio. Sin embargo apreciamos ciertas deficiencias técnicas y faltas puntuales de compenetración, lo que hace pensar que se impone más trabajo para lograr un mayor equilibrio entre fuerza expresiva y depuración técnica. Prego desde en el continuo, como organista y clavecinista, defendió la excelente propuesta con ahínco y profesionalidad; un esfuerzo que debería haber sido recompensado con un mayor aforo.

La ficha

TIENTO NUOVO ***

Ciclo La Europa de Murillo. Tiento Nuovo. Pedro Casablanc, actor; Lucía Martín-Cartón, soprano; Emmanuel Resche-Caserta y Daniel Pinteño, violines; Manuel Pascual, corneta; María Martínez, violonchelo; Pablo Martín Caminero, violone; Pablo Zapico, tiorba y guitarra barroca; Daniel Garay, percusión; Ignacio Prego, clave, órgano y dirección. Programa: La conjuración de Venecia: Un retrato de Quevedo (Obras de Buonamente, Hidalgo, Uccellini, Merula, Monteverdi, Selma y Salaverde, Marín, Marini, Falconieri). Espacio Turina, miércoles 7 de noviembre de 2018


Todos los vídeos de Semana Santa 2016