viernes, 24 noviembre 2017
17:47
, última actualización
Música

Oír para creer

Crítica del recital lírico ofrecido por Javier Camarena con Ángel Rodríguez, al piano, ofrecido en el Teatro de la Maestranza el lunes 13 de noviembre

14 nov 2017 / 10:24 h - Actualizado: 14 nov 2017 / 10:28 h.

TAGS:

Javier Camarena es uno de los tenores que más admiración causa en el actual panorama operístico mundial, a veces incluso por encima de Florez o Kaufmann. Su actuación en el Maestranza vino a corroborarlo; dará mucho que hablar y será uno de los grandes hitos de toda la historia del coliseo sevillano. El suyo no fue un recital con el que simplemente pudiéramos disfrutar de una voz espléndida, incluso milagrosa; fue más allá, algo que ya sospechábamos tratándose de alguien venido de tierras tan generosas en simpatía y amabilidad como México. La falta total y absoluta de complejos y esa proverbial facilidad que tienen los artistas llegados del continente americano para meterse al público en el bolsillo, llegaron a tal grado que el concierto se convirtió en un acontecimiento, y su artífice en un showman de enorme categoría.

El último bis, una canción de Agustín Lara dedicada a Sevilla en el mismo tono y estilo que su archifamosa Granada, dio la clave de cómo su intención era seducir y cautivar al público convocado. Ya antes hizo emotivas referencias al Teatro, su irrepetible gala lírica inaugural, y al tenor y compositor sevillano Manuel García, a quien dedicó toda la primera parte del evento. Pero nada de eso era realmente necesario para ganarse las entusiasmadas ovaciones del público, que incluso entre escenas y arias fueron inusitadamente largas y generosas. Bastó con desplegar todo su arte, su poderoso torrente de voz, capacidad para modular, frasear con gusto y exquisitez, y exhibir dotes cómicas y románticas sin apenas esfuerzo. Lo suyo es un don, un privilegio que ha tenido la fortuna de cultivar y perfeccionar para regalar así al mundo una voz y unas capacidades canoras sin parangón.

La casualidad permitió que apenas un par de semanas antes de levantarse el telón con La hija del regimiento, el rol de Toni, que tantas satisfacciones ha dado a Camarena, asomara también en este recital, superando con matrícula de honor los nueve do de pecho seguidos de Ah! mes amis, un aria con el que además recordó al gran Alfredo Kraus. Antes, en el homenaje a García, entonó en perfecto estilo Caballo de El poeta calculista, y recorrió con holgura todos los registros y texturas de la muy compleja Gran Aria, donde asomó también su vis cómica. La emisión natural de la voz y su aparente facilidad para las ornamentaciones brillaron en Ah! Lo veggio, el aria excluida de Cosí fan tutte, y Cessa di più resistere, de El barbero de Sevilla. Cantó Tombe degli avi miei de Lucia di Lammermoor, y Ella mi fu rapita! de Rigoletto, con mucha emoción y expresividad, hasta que un calambre frío y desgarrador se adueñó de nosotros con su interpretación de De miei bollenti spiriti de La Traviata. Entre escena y aria fue desnudando discretamente su alma y personalidad, desembocando en dos sentidos boleros, Júrame de la mexicana María Grever, y Cómo fue del cubano Ernesto Duarte, un cariñoso guiño al pianista Ángel Rodríguez, que acompañó con mucho respeto y profesionalidad, además de evidenciar un amplio sentido lírico y emotivo en los dos boleros referidos.

JAVIER CAMARENA ****

Recitales líricos. Javier Camarena, tenor. Ángel Rodríguez, piano. Programa: Obras de García, Mozart, Rossini, Donizetti y Verdi. Teatro de la Maestranza, lunes 13 de noviembre de 2017


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016