sábado, 22 septiembre 2018
19:48
, última actualización

Secretos públicos, verdades privadas

El carácter alegre y jaranero de la escapada se torna drama y acritud cuando un imprevisto zarandea a chicos y chicas en la película ‘Todos lo saben’

15 sep 2018 / 19:47 h - Actualizado: 15 sep 2018 / 19:57 h.
  • Imagen del tráiler de la película ‘Todos lo saben’. / El Correo
    Imagen del tráiler de la película ‘Todos lo saben’. / El Correo

En A propósito de Ely (1999), la excursión de tres días al mar Caspio de un grupo de jóvenes estudiantes iraníes y la desaparición de una chica a la que habían invitado, le sirvió como punto de partida al director iraní Asghar Faradi para hacer un estimulante retrato de la sociedad iraní del momento. El carácter alegre y jaranero de la escapada se torna drama y acritud cuando un imprevisto zarandea a chicos y chicas. La paz se quiebra y el conflicto hace que emerjan los arcaicos códigos establecidos, en este caso, el castrador y humillante sistema patriarcal que una vez más limita y asigna un único papel a la mujer. Pero lo realmente embriagador y estimulante de esta película es su planteamiento y desarrollo narrativo que se sustentan en una intriga tensa y enigmática, en una especie de espiral reflexiva, absorbente y cautivadora.

En Todos lo saben también se empieza de forma festiva. Se va a celebrar una boda familiar y Laura, su hija adolescente y su hijo pequeño vuelven desde Argentina al pueblo de la meseta castellana donde ella nació. Todo es fiesta, luz y jolgorio gracias al reencuentro que se produce con parientes, amistades y lugareños y finalmente con la celebración de la boda. Pero llega la noche y como en A propósito de Ely ocurre un imprevisto. A partir de ese momento la niebla inunda la trama con ecos del pasado y va bañando a cada uno de los personajes, oscureciendo a unos e iluminando a otros. Poco a poco vamos a ir descubriendo sus secretos y mentiras. Así desde esa noche se quiebra la estructura y de la comedia luminosa se pasa al thriller más inquietante.

Y sí, acierta Faradi como observador comprometido, al dejar patente que las relaciones familiares son una fuente para conocer y profundizar sobre los entresijos de la condición humana, al mostrar que en la España interior aún sigue habiendo clases, al exponer que el terrateniente venido a menos se niega a aceptar su nueva condición, o cuando insinúa que a las buenas personas les resulta prácticamente imposible cambiar sus principios éticos, o cuando evidencia que los lazos familiares son capaces de perdonar las conductas más abyectas, logros sí, pero hay que reprocharle que emborrona el discurso al acudir a parentescos ilegítimos, timadores frusleros o deshilachando hasta arrinconar la primera premisa de una investigación policial. Compleja a la vez que clara, y estimulante en la mayor parte de su metraje, su director también nos invita a disfrutar de las excelentes interpretaciones de un elenco de actores y actrices de primera categoría encabezado por Javier Bardem y Penélope Cruz, magníficos ambos, y a las que se suman las de Ricardo Darín, Eduard Fernández, Bárbara Lennie o la de una imponente Elvira Mínguez.

Todos lo saben ***

Producción: España, Francia, Italia 2018

Duración: 132 min.

Dirección: Asghar Farhadi

Intérpretes: Penélope Cruz, Javier Bardem, Ricardo Darín, Eduard Fernández, Bárbara Lennie, Inma Cuesta, Elvira Mínguez y Ramón Barea.

Categoría: Thriller.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016