lunes, 15 octubre 2018
14:30
, última actualización
Atelier de músicas

Un ciclo musical rotundamente necesario

Tropa Macaca, Joke Lanz, Ute Wassermann, el Cuarteto Bretón, Wade Matthews y Sigma Project son los músicos que harán resonar el Museo Vostell durante este mes. 20 años de historia, un evento fundamental que debería continuar creciendo

20 sep 2018 / 07:00 h - Actualizado: 20 sep 2018 / 07:00 h.
  • Vista aérea del Museo Vostell, en Malpartida de Cáceres.
    Vista aérea del Museo Vostell, en Malpartida de Cáceres.
  • Joke Lanz y Ute Wassermann, durante su concierto en el Museo Vostell. / El Correo
    Joke Lanz y Ute Wassermann, durante su concierto en el Museo Vostell. / El Correo
  • Joana da Conceiçao (Tropa Macaca). / E. C.
    Joana da Conceiçao (Tropa Macaca). / E. C.

Al Ciclo de Música Contemporánea del Museo Vostell Malpartida le avalan dos argumentos fundamentales; de un lado su persistencia en el tiempo (cumple este mes 20 años), de otro, la (impresionante) nómina de invitados con los que ha contado; una lista que incluye a personalidades como Ben Patterson, Tom Johnson, Fátima Miranda, Jaap Blonk, Carlos Cruz de Castro, Andres Bosshard, David Maranha, entre muchos otras. Un encuentro realizado casi siempre con escaso pecunio e inmensa voluntariedad de todos los implicados; empezando por la viuda del artista Wolf Vostell, Mercedes Guardado, continuando por el director del Museo, Antonio Agúndez, y siguiendo con quienes han sido los responsables del mismo, José Iges y, ahora, Alberto Flores. Todos entendieron una vez que la gramática del arte sonoro y la música de vanguardia debía formar parte natural, había de dialogar, con la obra de uno de los artistas más importantes del siglo XX.

La idoneidad de una propuesta así en un espacio como este se defiende, más aun, por la singularidad de un lugar como no hay otro. Uno de los centros de arte contemporáneo más valiosos del país enclavado en el corazón del monumento natural de Los Barruecos, en Malpartida de Cáceres (Extremadura). Acudir al Ciclo anualmente tiene algo de peregrinación. Porque, y ahí radica su sello, en él se programa música que no tiene cabida en ningún otro sitio.

Que en 2017 entrara a formar parte del mismo el Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) constituyó una excelente noticia. El entonces director, Antonio Moral, entendió que, en la oferta de la institución, no había música como la que aquí se ofrecía. Y ahora es tarea de su sucesor, Francisco Lorenzo, continuar respaldando la iniciativa. Sin embargo, no debería ser el Museo Vostell escenario natural de música contemporánea al uso (esta ya se difunde, y muy bien, sin salir de la comunidad, en el Ciclo de Música Actual de Badajoz). Son el arte sonoro, las propuestas multimedias, la música electroacústica, la improvisación, el noise, la poesía sonora y todas las derivadas de la música de vanguardia las que deberían ocupar –predominantemente– este espacio. Sabido es que hasta la mesa del CNDM han llegado en más de una ocasión proyectos de lanzamiento de ciclos y festivales temáticos con aspiraciones de abordar la contemporaneidad con todas sus consecuencias y más allá de la academia. En Malpartida, sin embargo, no hay que dar ningún salto al vacío, el terreno está allanado, y la historia de este Ciclo con 20 años solo tiene que seguir abonándose. Debe crecer. Ojalá lo entiendan así quienes tienen a la mano la gestión.

El pasado 15 de septiembre inauguró esta edición el dúo portugués Tropa Macaca, que presentaron el estreno de Simpatia da Maçã, una inmersión sonora cercana a los 60 minutos de loops distorsionados, ambientes cambiantes y una electrónica low fi que, en sus momentos más rítmicos, evocaba a las bandas teutonas Cluster y Can y que, cuando se desenvolvía más titubeante, más especulativa, parecía situarnos ante los artefactos naïfs y abstractos de un Gen Ken Montgomery. Sus integrantes André Abel y Joana da Conceição parecieron, en escena, unos tímidos émulos del dúo de artistas sonoros Aeron Bergman & Alejandra Salinas. La obra presentada merece ser reescuchada y fijada en disco, pero antes habrán de pulirla. Como también deben revisar su puesta en escena ante el público, excesivamente despreocupada. En la misma sesión el artista sonoro y performer suizo Joke Lanz y la compositora y vocalista alemana Ute Wassermann se encontraron en una improvisación que funcionó desde el primer segundo como un mecanismo abrumadoramente bien engrasado. Un tour de force a los platos por parte de él que movía a su compañera a un tortuoso recital de escorzos guturales, imitaciones de aves y recitados imposibles, tan pronto spoken word, como inmediatamente después poesía fonética, experimentación vocal y hasta sprechgesang. El Cuarteto Bretón, Wade Matthews, Abdul Moimêm y Cecilia Gala y el conjunto Sigma Project extenderán la programación del Ciclo hasta el próximo 29 de septiembre.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016