jueves, 22 noviembre 2018
09:59
, última actualización

Un ‘tipo’ genial

Crítica de teatro. Para sumergirse en la tragedia El Brujo recurre al mito de Edipo, que nos cuenta como un auténtico rapsoda con ese impagable dominio de la voz y de los cambios de registros.

17 ago 2018 / 09:38 h - Actualizado: 17 ago 2018 / 09:47 h.
  • Un ‘tipo’ genial

TAGS:

A lo largo de su trayectoria Rafael Álvaro El Brujo ha definido un personaje, un “tipo”, a caballo entre el cómico y el juglar. Desde hace décadas sus obras se definen como monólogos que intercalan textos y autores clásicos con fragmentos cómicos que conectan con nuestra realidad actual, a la manera de una sátira. En ese sentido no es fácil dar a cada nueva obra un carácter singular. Tal vez por ello con esta nueva propuesta ha optado por dar un paso más, esto es, remover nuestras consciencias desde el conocimiento y la reflexión, aunque sin renunciar al humor.

Para sumergirse en la tragedia El Brujo recurre al mito de Edipo, que nos cuenta como un auténtico rapsoda con ese impagable dominio de la voz y de los cambios de registros. Nadie como él para criticar al poder instalando la carcajada constante en el respetable, con el que conecta nada más aparecer en el escenario. Nadie como él para combinar, con apabullante naturalidad, el personaje del juglar y el del bufón. Aunque en esta obra la dramaturgia se encarga de separar ambos personajes con una estructura dividida en dos partes diferenciadas.

La primera gira en torno a lo que el Brujo define como un “preámbulo” (bastante generoso por cierto) y un “descanso” repleto de ingenio y maestría. En la segunda la comicidad cede, aunque nunca del todo, ante el poder del mito. El texto acaba derivando en una suerte de reflexión existencialista que denuncia la carencia de un arte trascendental en una sociedad que, como la nuestra, prescinde de lo divino. Un discurso un tanto apocalíptico que El Brujo, en su rol de director, no duda en enfatizar con todo tipo de recursos, tanto lumínicos como sonoros. En ese sentido cabe destacar la riqueza de matices de la iluminación de Miguel Ángel Camacho, así como la composición musical de Javier Alejano, que él mismo interpreta en directo con absoluto dominio, versatilidad y complicidad con el actor. Lástima que, con tanta reflexión, la emoción no acabe de aflorar.

Obra: Esquilo, del nacimiento a la muerte de la tragedia griega

Lugar: Teatro Romano, 15 de agosto/ Festival Teatros Romanos de Andalucía

Producción: Tosal Producciones

Versión y dirección e interpretación: Rafael Álvarez El Brujo

Música en directo y dirección musical: Javier Alejano

Calificación: Cuatro estrellas


Todos los vídeos de Semana Santa 2016