viernes, 28 abril 2017

El Betis de Torrecilla contra gran parte del Celta de Torrecilla

El equipo verdiblanco visita Balaídos un año después del fichaje del director deportivo. En sus siete años allí, el equipo celeste siempre dio pasos hacia delante, desde Segunda División a Europa

21 abr 2017 / 09:00 h - Actualizado: 20 abr 2017 / 21:26 h.
  • El Betis de Torrecilla contra gran parte del Celta de Torrecilla
    Miguel Torrecilla se despide del presidente del Celta, Carlos Mouriño, el 2 de mayo del año pasado / Salvador Sas (Efe)

El Betis prepara ya la visita al Celta, el equipo que precisamente ocupa el puesto al que en teoría deberían estar opositando los verdiblancos: el décimo. Los vigueses también han disfrutado de un muy buen ejercicio en Europa y por eso mismo valen como modelo para el Betis del futuro. Del futuro inmediato, se entiende, como ha reivindicado su propia afición desde que comprobó que el experimento no iba a ninguna parte, todavía con Gustavo Poyet en el banquillo. Viaja el Betis a jugar contra un equipo que conserva mucho de lo que allí dejó Miguel Torrecilla, otrora director deportivo celeste y ahora con mando en plaza en Heliópolis, donde ha cambiado el éxito y las loas por la decepción y las críticas. Su Betis, por tanto, se examina ante parte de su Celta.

El calendario ha querido que este Betis que tantas dudas genera se presente en Balaídos casi un año después de que Torrecilla formalizase su adiós para inmediatamente ser anunciado como nuevo director deportivo verdiblanco. Eso ocurrió el 2 de mayo, aunque el runrún era imparable desde una semana antes. Ahora, el Betis marcha decimocuarto y el Celta disputó este jueves los cuartos de final de la Liga Europa. Significa que las bases que en su día puso Torrecilla fueron sólidas, aunque allí tampoco triunfó a la primera, todo hay que decirlo.

Torrecilla llegó al Celta en 2009, cuando el club no sólo militaba en Segunda División, sino que acababa de entrar en concurso de acreedores. Es más, su objetivo había sido no descender a Segunda B. Su primera campaña, la 2009-10, no fue ni de lejos la mejor posible para un estreno de esa envergadura. El Celta concluyó duodécimo y por tanto no sufrió, pero el rendimiento de sus fichajes resultó decepcionante, más o menos como le ha ocurrido en su debut en La Palmera. En la segunda temporada (2010-11) tampoco le fue mucho mejor: casi no hizo fichajes (tres), pero aun así el equipo alcanzó el play off de ascenso a Primera. El Granada lo eliminó.

El ascenso de Torrecilla coincide con el ascenso del Celta, en la 2011-12. La base del equipo estaba compuesta por los canteranos que ya habían debutado antes de su llegada, complementados con refuerzos como el chileno Orellana, sin duda su mayor acierto aquel año junto a Mario Bermejo. A partir de ahí, el Celta fue subiendo escalones de forma imparable. En la 2012-13 se salvó al final, pero ese era su objetivo y lo cumplió. En la 2013-14 dio un grandísimo salto de calidad y terminó noveno. En la 2014-15 mejoró un puesto y concluyó octavo. Y en la 2015-16, por fin, acabó sexto y se clasificó para Europa.

En ese tramo tan exitoso, Torrecilla también coleccionó fiascos pero en la balanza salió ganador con contrataciones como la del argentino Augusto Fernández (traspasado al Atlético de Madrid por unos 4 millones de euros), Nolito, Krohn-Dehli, Wass, Fontás, Rafinha, Charles, la repesca de Aspas... Y el actual entrenador, Eduardo Berizzo.

En el Betis, Torrecilla ha empezado como en el Celta, con la diferencia de que allí casi no tuvo dinero en esos primeros años y aquí dispuso de un amplio margen. Está por ver si en Heliópolis gozará de la misma paciencia que le dieron en Vigo.


  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016