miércoles, 22 noviembre 2017

El Betis llega al parón al nivel de Juande Ramos

El equipo verdiblanco mantiene la octava plaza a pesar de ganar sólo uno de sus cinco últimos partidos de Liga. Está calcando la temporada 2001-02: los mismos puntos y el mismo ‘average’

06 nov 2017 / 07:00 h - Actualizado: 06 nov 2017 / 16:52 h.
  • Guardado, Barragán, Mandi y Camarasa, después del primer gol del Getafe, el pasado viernes / Manuel Gómez
    Guardado, Barragán, Mandi y Camarasa, después del primer gol del Getafe, el pasado viernes / Manuel Gómez

El Betis ya está en pleno parón liguero, que en su caso se va a alargar la friolera de diecisiete días, más que ningún otro equipo de Primera División. La razón es de sobra conocida por todos y de sobra criticada por Quique Setién: jugó su partido de la 11ª jornada un viernes y jugará su partido de la 12ª jornada un lunes. Decisiones sin sentido al margen, el conjunto verdiblanco llega a esta tercera interrupción de la Liga en el momento más incierto del curso. No es una coyuntura crítica ni nada que se le parezca, porque sería absurdo emplear adjetivos así con el Betis en la octava plaza, a dos puntos de la quinta, pero también resulta patente que su velocidad futbolística ha bajado alguna que otra marcha, aunque el entrenador no esté de acuerdo, y si ese argumento no es suficiente, siempre quedan los resultados, que por ahora son paralelos al juego que se ve en el césped.

El parón pilla al Betis en su particular parón, valga la redundancia. Están los de Setién en una racha de una sola victoria (el 2-0 frente al Alavés) en las cinco últimas jornadas. En este lapso figuran dos derrotas (el 3-6 contra el Valencia en el Villamarín y el 1-0 en el campo del Espanyol) y dos empates (el 4-4 frente a la Real Sociedad en Anoeta y el último 2-2 con el Getafe en casa). En total, cinco puntos de quince.

Esta mala serie es la continuación de otra muy buena, la que empujó al Betis a la zona noble de la clasificación: cuatro triunfos en las seis primeras jornadas. Tres de ellos fueron consecutivos: 2-1 al Deportivo, 0-1 al Real Madrid en el Bernabéu y 4-0 al Levante. Los otros dos resultados fueron negativos (2-0 en el Camp Nou y 3-1 en el feudo del Villarreal), pero pesaron más las victorias que las derrotas y los heliopolitanos salieron de ese tramo ganador con el quinto puesto en su poder.

En realidad, aunque el último mes no le haya resultado propicio, este Betis de Setién sigue siendo uno de los más ganadores del siglo XXI. En puntos sólo lo supera el de la 2012-13, que se clasificó para la Liga Europa con la dirección de Pepe Mel. A estas alturas llevaba 19 puntos, con un balance de seis victorias, un empate y cuatro derrotas. Es decir, que había perdido los mismos partidos que el Betis actual.

El registro de 17 puntos es la segunda mejor marca de la centuria para el conjunto de La Palmera, por encima incluso de la 2004-05, en la que el futuro Betis campeón de Copa sumaba 15. Ahora bien, la comparte con dos precedentes. El más reciente, por llamarlo de algún modo, fue en la 2002-03, con Víctor Fernández: ese Betis era menos ganador, pero también menos perdedor (cuatro triunfos, cinco empates y dos derrotas). La otra referencia fue justo antes, en la 2001-02, con Juande Ramos. En este caso, la comparación da dos marcas idénticas en el reparto de resultados y el balance goleador. Con el técnico manchego al frente, el equipo verdiblanco llevaba cinco victorias, dos empates y cuatro derrotas. Es decir, como ahora. Y su average era de +1, aunque con menos desenfreno en las áreas que Setién y los suyos: 13 a favor y 12 en contra, frente a los 21 y 20 de este curso.

LA CLASIFICACIÓN Y MANDI

En todo caso, este retroceso en el juego y los resultados que ha experimentado el Betis no se ha traducido en una repercusión clasificatoria especialmente gravosa. El Betis era quinto después del 4-0 que endosó al Levante y sólo tenía dos de desventaja respecto al segundo clasificado, entonces el Atlético de Madrid, y ahora va octavo con dos puntos de desventaja sobre la zona europea.

En esta coyuntura apareció ayer Mandi y publicó este mensaje en su cuenta de Twitter: «Fallamos, nos equivocamos, pero siempre nos levantamos de nuevo para luchar: esto es el camino a seguir».


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016