viernes, 24 mayo 2019

El próximo reto del Betis: de la zona de confort a tierra hostil

El equipo verdiblanco ha convertido la crispación y desconfianza del Villamarín en aplausos y apoyo, pero ahora debe ratificar su mejoría lejos de casa, otra de sus asignaturas pendientes: sólo lleva 6 puntos de 21

14 dic 2016 / 09:00 h - Actualizado: 13 dic 2016 / 17:13 h.
  • El Villamarín ha sido un gran apoyo para el Betis de Víctor, que ahora necesita hacerse fuerte como visitante / Manuel Gómez
    El Villamarín ha sido un gran apoyo para el Betis de Víctor, que ahora necesita hacerse fuerte como visitante / Manuel Gómez

La metamorfosis, además de ser el famoso libro de Franz Kafka, también es un concepto que se puede aplicar con justicia al proceso que ha experimentado el Betis desde que Víctor Sánchez del Amo sucedió a Gustavo Poyet. La transformación ha sido futbolística, por supuesto, pero ha derivado en otros cambios igualmente fundamentales. El más importante de todos, en especial si se tiene en cuenta lo que había ocurrido con el técnico uruguayo, es el que ha protagonizado la afición. Y, por ende, la relación entre ella y el equipo. El Betis, ahora sí, se siente cómodo en el Villamarín, que no ha necesitado más que un par de buenos resultados y el compromiso de los suyos para ser lo que tradicionalmente ha sido: un arma más a favor de su equipo.

El cambio de escenario es total respecto a la era Poyet, en la que la tensión fue palpable desde el minuto uno. Tras el 0-0 de la segunda jornada ante el Deportivo se escucharon los primeros silbidos y el entrenador, para colmo de males, se salió del tópico y no los asumió, como habría sido recomendable. Como su discurso no varió ni el juego mejoró, la situación fue a peor. Los pitos se reprodujeron en el 2-2 contra el Granada, se hicieron mucho más sonoros en el 1-6 frente al Real Madrid y batieron el récord de decibelios en el 0-1 con el Espanyol. Y entonces Poyet dijo lo que dijo: «Se está poniendo complicado jugar de local». Se puso tan complicado que el uruguayo no volvió a hacerlo, ya que fue destituido a las dos semanas.

El aire es más fresco y sano desde el traspaso de poderes. Víctor ha afrontado cuatro de sus cinco partidos en el Betis en el Villamarín, donde en teoría era «complicado» jugar, según Poyet, y en un mes ha tornado toda la crispación y la hostilidad de la grada en apoyo y aplausos. Al míster madrileño le ayudó, obviamente, su inmejorable estreno frente a Las Palmas (2-0), luego confirmado ante el Deportivo en la ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey (1-0). A continuación llegó el primer y único desplazamiento hasta ahora, a Eibar, con el consiguiente traspié (3-1), pero la confianza que ya se había ganado no se resintió. Y esa confianza no sólo fue para él, sino también para sus futbolistas, otrora señalados. Ante el Celta ya hubo un buen ambiente en La Palmera y la noche del Athletic deparó el mejor clima de la campaña, lógicamente alimentado por el tempranero gol de Rubén Castro (18’), pero también por el despliegue y la implicación que ofrecieron todos los futbolistas.

En resumen, el Betis de Víctor ha hecho siete puntos de nueve en Heliópolis en la Liga y en total ha ganado tres de sus cinco compromisos oficiales. En todos los triunfos hubo dos denominadores comunes: el Betis los jugó en casa y dejó su portería a cero. No es casualidad, claro. El equipo verdiblanco ya no es uno de los peores conjuntos del campeonato como local (12 puntos de 24) y ha estabilizado su balance de goles: 10 a favor y 12 en contra. La mitad de los tantos adversos fueron de un solo autor: el Real Madrid (1-6).

A este nuevo Betis le toca ahora refrendar su evolución en un ambiente hostil, fuera de casa. Como visitante sólo ha ganado 6 puntos de 21, ya que aparte de sus victorias ante el Valencia (2-3) y Osasuna (1-2), ambas en el último minuto, todo lo demás son derrotas: cinco. Y como entre ellas figura la goleada inaugural contra el Barça (6-2), aquí sí hay un ‘average’ inquietante: 8 a favor y 16 en contra. El viernes será Mendizorroza el que examine todas las virtudes recién adquiridas por el Betis.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016