lunes, 18 diciembre 2017

Otro desafío espera al Villamarín

El Betis busca la cuarta victoria seguida en casa, racha que sólo ha alcanzado dos veces en este siglo. Ser fuerte como local casi equivale a Europa para el equipo verdiblanco: le ocurrió en la 81-82, la 83-84, la 01-02, la 04-05...

13 oct 2017 / 07:00 h - Actualizado: 13 oct 2017 / 14:13 h.
  • Panorámica del Villamarín la noche del Betis-Levante / Real Betis
    Panorámica del Villamarín la noche del Betis-Levante / Real Betis

El Betis regresa pasado mañana al estadio Benito Villamarín para recibir al Valencia y protagonizar un duelo directo por las plazas de Liga de Campeones, según dicta ahora mismo la clasificación. El equipo verdiblanco acumula tres victorias consecutivas en su campo (y cuatro jornadas en total sin perder), así que su afición está más ilusionada que nunca en la historia reciente del club y sueña con disfrutar de un nuevo éxito en La Palmera. Sería el cuarto seguido y supone todo un desafío para Quique Setién porque no es pecata minuta. En lo que va de siglo, por ejemplo, sólo constan dos precedentes de una racha tan buena en Heliópolis en la máxima categoría.

El primero en lograrlo de 2000 en adelante fue el Betis de Juande Ramos al principio de esa magnífica temporada 2001-02. Recién ascendido como estaba, el conjunto del técnico manchego llegó a coronar la tabla de Primera gracias, entre otros motivos, a su fortaleza en el Villamarín, donde empalmó cuatro victorias ininterrumpidas en sus cuatro primeras comparecencias allí: 2-0 al Espanyol en la 2ª jornada, 3-1 al Real Madrid en la 3ª, 1-0 a Las Palmas en la 5ª y 1-0 al Alavés en la 7ª. Aquella racha se terminó con la visita del Villarreal en la 9ª (1-1). Más tarde, ese mismo Betis estuvo a punto de repetir la serie, pero después de ganar al Rayo (2-0), el Tenerife (1-0) y el Mallorca (1-0) en las jornadas 13ª, 15ª y 17ª, llegó precisamente el Valencia y puso fin a la felicidad (1-3).

El último antecedente data de otra campaña memorable, la 2004-05. Aquel Betis de Lorenzo Serra Ferrer que acabó cuarto en la Liga y campeón de la Copa del Rey también puso las bases del éxito en su propio estadio con un extraordinario registro de ocho victorias seguidas entre las jornadas 11ª y 24ª. Sus víctimas fueron el Barcelona (2-1), el Villarreal (2-1), el Racing (2-1), el Atlético de Madrid (1-0), el Mallorca (2-0), el Numancia (4-0), Osasuna (3-1) y el Deportivo (2-0). Y antes venía de haber ganado sólo una de sus cinco primeras citas como local y de tres empates consecutivos, pero una vez que arrancó no paró hasta que por allí se presentó el Getafe en la jornada 27ª (2-2). En todo caso, el Betis siguió ganando y ganando y su balance definitivo al final del curso fue de doce triunfos, cinco empates y sólo dos derrotas en el Villamarín.

Está claro que ser un conjunto potente en el campo propio es un punto de partida casi infalible para cuajar un curso con notas óptimas o sobresalientes. Y, a la inversa, ser débil y dadivoso con los rivales es más de media sentencia de descenso, como se comprobó en la 2013-14 (cinco victorias caseras en todo el campeonato).

Hay más ejemplos de ese vínculo entre el nivel como local y el éxito. En la 83-84, el Betis acabó quinto y clasificado para la Copa de la UEFA y su balance liguero en casa fue de 15 victorias, dos empates y cero derrotas. Su mejor racha fue de doce victorias seguidas, doce, entre las jornadas 11ª y 33ª: 1-0 al Sevilla, 2-0 al Mallorca, 1-0 al Murcia, 3-1 al Valladolid, 4-1 al Real Madrid, 3-2 al Valencia, 2-1 al Cádiz, 1-0 al Salamanca, 1-0 al Atlético, 1-0 a Osasuna, 2-0 al Athletic y 3-0 al Sporting.

En la 81-82 ocurrió algo similar. El Betis terminó sexto y con una plaza en la UEFA tras un ejercicio en el que llegó a enlazar ocho triunfos seguidos en su feudo, entre las jornadas 4ª y 17ª: 2-0 al Sevilla, 2-0 al Zaragoza, 2-0 al Español, 2-1 al Athletic, 4-0 al Valladolid, 2-0 al Cádiz, 2-0 al Sporting y 2-0 al Barça.

Y en la 79-80, más de lo mismo, aunque su quinto puesto final no le valió para ir a Europa. El conjunto dirigido al principio por León Lasa sufrió dos derrotas en casa para empezar, pero tras el relevo en el banquillo y la llegada de Luis Cid Carriega no volvió a perder y encadenó nueve victorias seguidas entre las jornadas 19ª y 34ª: 2-1 al Barcelona, 1-0 al Zaragoza, 2-0 al Español, 2-0 al Salamanca, 2-0 al Hércules, 3-1 al Burgos, 4-0 al Sevilla, 3-0 a Las Palmas y 3-0 al Valencia.

El Betis, a todo esto, es uno de los mejores locales del campeonato, al contrario de lo que ha estado ocurriendo en sus últimas temporadas en Primera. Y ha hecho el pleno de puntos, un logro que sólo igualan el líder, con un partido más (12 puntos en cuatro encuentros en el Camp Nou); y el Atlético, con uno menos (6 puntos en dos citas en el recién estrenado Wanda Metropolitano). Ahora bien, el Valencia lleva dos empates (2-2 en el Bernabéu y 1-1 en el derbi con el Levante) y una victoria (2-3 en Anoeta) en los tres desplazamientos que ha realizado. En el global permanece invicto tras siete jornadas, así que todavía no ha perdido fuera de Mestalla, lógicamente.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016