lunes, 18 septiembre 2017
Primera División

Un punto a modo de disculpa (1-1)

LA CRÓNICA. El Betis mejoró su nivel, que no era nada complicado, y fue mejor que el Atlético, pero no aprovechó el gol de Dani Ceballos porque Álvarez Izquierdo, para variar, dio por bueno un tanto ilegal de Savic.

14 may 2017 / 22:03 h - Actualizado: 15 may 2017 / 00:42 h.
  • Dani Ceballos festeja su golazo al Atlético de Madrid. / Manuel Gómez
    Dani Ceballos festeja su golazo al Atlético de Madrid. / Manuel Gómez

El Betis despidió la temporada en el Villamarín con un punto ante el Atlético de Madrid. El equipo de Alexis Trujillo fue mejor que el tercer clasificado de la Liga, más que nada porque se empleó con bastante más intensidad, pero no pudo pedir perdón a su afición con una victoria. El resultado, de todas formas, no habría disminuido la protesta de la grada, que animó a los suyos durante los 90 minutos pero lo saludó y lo despidió con una pitada a la altura de la mala campaña del equipo. Dani Ceballos marcó de gran volea ya en la segunda parte y poco después empató Savic. Ese gol, el 1-1, no debió valer. Antes hubo fuera de juego del central y mano de Saúl. Álvarez Izquierdo, para variar, no se enteró o no quiso enterarse.

El primer Betis de Alexis fue un Betis digno, que es bastante después de los muchos bochornos que sus seguidores han tenido que soportar durante todo el curso. El canario renunció a la defensa de cinco y optó por un 4-2-3-1 con Bruno junto a Pezzella, Petros junto a Brasanac, Joaquín y Jonas Martin en las bandas y Dani Ceballos en el centro pero con libertad absoluta. El Atlético, casi de vacaciones con la tercera plaza garantizada por lo que ocurría en el Bernabéu, respondió con su once habitual y una actitud inhabitual, sobre todo por la ausencia de ese ardor competitivo que ha hecho ser al equipo de Simeone todo lo que es.

El caso es que el Betis, en medio de un ambiente muy hostil hasta que Álvarez Izquierdo pitó el principio de la contienda, estuvo mucho más implicado que su rival y muy pronto empezó a amenazar a Oblak. En el minuto 10, Joaquín combinó con Rubén Castro y se quedó en una posición envidiable, pero chutó al lateral de la red. La movilidad del portuense, el canario y Jonas Martin (el galo en menor medida) hizo mucho bien a Dani Ceballos y al Betis en general, que trianguló en la parcela enemiga como pocas veces ha hecho a lo largo de esta triste campaña. Joaquín fue el faro en ese primer tramo de dominio de su equipo, culminado con un remate demasiado cruzado de Brasanac tras una hábil asistencia del extremo.

La mejor oportunidad del Betis representó el principio del recital de Dani Ceballos. El utrerano se alió con Rubén Castro y largó un derechazo que superó a Oblak pero no al poste izquierdo; el balón, para más inri, se paseó delante de la línea de gol y no se atrevió a entrar. Al calor de su líder natural, el Betis protagonizó un carrusel de aproximaciones que se completó con un par de remates de Rubén, el primero fuera tras un pase de Durmisi y el segundo, una inocente falta directa desde el semicírculo del área. El Atlético, que se desperezó un poco en los diez últimos minutos del parcial, no inquietó a Adán en todo el primer tiempo.

La segunda parte no modificó el panorama del encuentro. El Betis siguió dominando y el Atlético, en chanclas o en zapatillas de andar por casa, no se alteró lo más mínimo, como si los puntos no fuesen con él, cosa que en realidad era así por la victoria de su vecino de Chamartín. En el 54', Dani Ceballos lanzó un centro envenenado que Koke despejó in extremis ante Rubén Castro. El canterano era ya la estrella del choque. Tres minutos después, túnel a Savic y segundo regate para forzar un saque de esquina. Y en el rechace de ese lanzamiento, volea desde la frontal que Oblak, tapado y despistado por Savic, no atinó a despejar. Un gran gol para un gran jugador que vale bastante más que los 15 millones de su cláusula de rescisión.

El 1-0 resucitó al Atlético. Tampoco es que arrinconase al Betis, pero rondó a Adán a pesar de la pésima e intrascendente actuación de sus jugadores más desequilibrantes, como Griezmann o Gameiro. La recompensa le llegó pronto. El empate fue ilegal, por cierto. Savic, que además partía en un claro fuera de juego, remachó con la rodilla el 1-1 después de que Saúl peinase el balón... con la mano.

No hubo más cambios en el marcador. El Atlético no quiso saber nada de un posible triunfo y el Betis sí, pero entonces surgió Oblak para desesperación de Cejudo, que disfrutó de la mejor ocasión a un cuarto de hora del final tras una internada de Durmisi. En la siguiente jugada no anduvo fino Rubén Castro, algo gris en el segundo tiempo. Y ya no ocurrió nada más. La recta final fue de conformismo mutuo y lo único que evitó la siesta fue el lote de aplausos para Durmisi y Joaquín. Los béticos quieren a ambos la próxima temporada. Y por encima de todas las cosas desean a Dani Ceballos, claro.

FICHA TÉCNICA

REAL BETIS: Adán; Rafa Navarro, Pezzella, Bruno, Durmisi (Álex Martínez, m. 86); Petros, Brasanac; Joaquín (Nahuel, m. 91), Dani Ceballos, Jonas Martin (Cejudo, m. 68); y Rubén Castro.

ATLÉTICO DE MADRID: Oblak; Giménez, Savic, Lucas, Filipe Luis (Fernando Torres, m. 64); Carrasco, Koke, Gabi, Saúl; Griezmann (Thomas, m. 75) y Gameiro (Gaitán, m. 64).

Goles: 1-0, m. 57: Dani Ceballos. 1-1, m. 66: Savic.

Árbitro: Álvarez Izquierdo (Comité Catalán). Amonestó a Brasanac (28’), Filipe Luis (36’), Giménez (42’), Koke (55’), Savic (59’), Petros (65’), Adán (67’) y Álex Martínez (91’).

Incidencias: partido correspondiente a la 37ª jornada, disputado en el estadio Benito Villamarín ante 27.159 espectadores.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016