martes, 11 diciembre 2018

0-1: Contra viento y marea

Partido discreto de un Sevilla que ajustició al Málaga con un gran gol de Correa a pase de Nolito

28 feb 2018 / 21:43 h - Actualizado: 01 mar 2018 / 11:12 h.
  • Momento en el que Correa bate a Roberto en la jugada clave del partido. / Efe
    Momento en el que Correa bate a Roberto en la jugada clave del partido. / Efe

El Sevilla hizo su trabajo en La Rosaleda y venció al colista de la Primera División gracias a un gol de Correa al cuarto de hora. Los de Montella certificaron su discreta superioridad frente al Málaga a pesar de verse perjudicados por varios errores arbitrales y su propia imprecisión, una vez más, en ataque. Hubo hasta seis cambios en la alineación, aunque esta vez no hubo derrota. Es más, el empate del Valencia en San Mamés (1-1) mantiene abierta la puerta de la esperanza de cara a alcanzar la cuarta plaza, ahora a ocho puntos y con un inminente Sevilla-Valencia en poco más de una semana. Por lo pronto, vuelve a ser quinto tras la derrota del Villarreal en casa del Eibar (1-0).

Pronto se vio que el partido se parecía al jugado por el Sevilla en Las Palmas hace diez días. Un rival acongojado, sin confianza en sí mismo, presionado y con enorme respeto al equipo de Vincenzo Montella, que se marchó al descanso por delante sin mostrar brillo. Tan sólo lo hizo en una jugada, la del gol de Correa. Nolito, una de las novedades iniciales, hizo buena la apuesta del técnico de colocarlo por el centro y picó un balón hacia el área que sorteó a dos defensores malaguistas y lo recogió Correa. El argentino, sin pensar y algo escorado, remató de primeras con la izquierda y se la cruzó a Roberto. Golazo que seguramente tenga su explicación en que el sevillista no tuvo tiempo de pensar y probablemente optar por una variante errónea. Cuando eso sucede, Correa incrementa su caché. Cuando piensa demasiado, se pierde.

El 0-1 llegó al cuarto de hora. Antes no había pasado nada, salvo una absurda amarilla que vio Layún por una entrada a Castro desproporcionada y que le condicionó en la segunda parte. La sanción arrojaba más dudas a una defensa de circunstancias en la que el mexicano actuaba por la derecha y Arana debutaba por la izquierda, mientras que Kjaer se vio forzado a reaparecer tras lesionarse Mercado pocos minutos antes del inicio del encuentro. El lateral brasileño se mostró cauto, tanto en sus subidas por la banda como en no arriesgar con el balón. El Málaga se quedaba a medias. Ni defendía de forma sólida ni aprovechaba la falta de coordinación de la última línea nervionense. Sólo las imprecisiones del Sevilla en ataque y un error del linier privaron a los de Montella de marcharse 0-2 al descanso. Había marcado Ben Yedder en posición correcta tras cabezazo de Correa, pero creyó el asistente de Del Cerro Grande que el franco-tunecino estaba adelantado.

Tan mal lo veía José González que pasada la media hora mandó al vestuario a Isaac Success e introdujo al indultado En-Nesyri. Las sensaciones eran idénticas a las de hace diez días: el Sevilla tenía que marcar al menos un gol más si no quería arriesgar a que el partido se le complicase con cualquier detalle en contra. Casi lo hizo Correa, que cargó a Ideye en el área, aunque pareció insuficiente (así lo creyó también el colegiado). Tras la pausa llegó un arreón inicial del Málaga, que vio en la banda de Layún, que no quería meter la pierna, un hueco por el que intentar algo. Lo encontró Rolán previo caño al mexicano, aunque su pase lo cortó Kjaer. No tapaba bien los centros aéreos desde los laterales el Sevilla y tuvieron que ser los dos centrales los que se ganaran el sueldo.

A falta de media hora, Montella vio claro que el Sevilla necesitaba más el balón e introdujo a Franco Vázquez por Correa. Muy buenos minutos del argentino, empañados por una ejecución lamentable de un mano a mano contra Roberto a falta de un par de minutos. Un fiel reflejo de que el Sevilla tiene armas de fogueo intentando competir contra equipos muy poderosos en sus objetivos. Pero el conjunto de Nervión se sobrepuso esta vez a todo. Incluso a otro error clamoroso del colegiado, que no debió ver la clara mano de Rosales dentro del área (además ya tenía una amarilla el capitán malaguista). Es más, dejó sin sancionar varias patadas duras y sin opción de balón de Iturra y el Chory Castro. Tampoco puso el 0-2 Sarabia en un genial pase del Mudo. El madrileño no conectó con el balón con todo a favor para batir a Roberto desde muy cerca.

José González, desesperado, se la jugó con Alberto Bueno y Samu García, pero el Sevilla dio un paso atrás para juntar líneas y la falta de recursos de los blanquiazules provocaba que casi siempre colgaran balones por arriba sin peligro. Para completar el plan, Montella buscó velocidad con Sandro, pero el canario estuvo demasiado acelerado y se dejó el balón atrás cuando sólo luchaba con Hernández en una contra. El partido se moría pese a ese gran pase de Sarabia desperdiciado por Franco Vázquez. El Málaga certificaba medio descenso y el Sevilla, sin brillantez, ofrece esperanzas de meter en la dinámica a varios jugadores.

FICHA TÉCNICA

Málaga CF: Roberto; Rosales, Luis Hernández, Ignasi Miquel, Diego González (Samu, m. 82); Success (En-Nesyri, m. 33), Iturra, Lacen, ‘Chory’ Castro; Rolan e Ideye (Bueno, m. 75).

Sevilla FC: Sergio Rico; Layún, Kjaer, Lenglet, Arana; Sarabia, Banega, Pizarro, Nolito (Geis, m. 87); Correa (Vázquez, m. 62) y Ben Yedder (Sandro, m. 76).

Gol: 0-1, M.15: Correa.

Árbitro: Del Cerro Grande (Colegio Madrileño). Mostró tarjeta amarilla a los malaguistas Ideye (m. 43) y Rosales (m. 64), y a los futbolistas del Sevilla Layún (m. 11), y Sarabia (m. 66).

Incidencias: partido correspondiente a la vigésima sexta jornada disputado en el estadio de La Rosaleda ante 16.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento del que fuera jugador del Sporting y del Barcelona Enrique Castro ‘Quini’.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016