martes, 11 diciembre 2018

Arana: «Ahora estoy feliz y dispuesto a disfrutar de esta camiseta»

Guilherme Arana empieza de cero en el Sevilla. Tras unos primeros meses de difícil aclimatación en los que le costó coger la forma, el brasileño ha arrancado el verano convenciendo a Machín y aceptando el reto que le lanzó Joaquín Caparrós

20 jul 2018 / 08:00 h - Actualizado: 20 jul 2018 / 00:09 h.
  • Arana, en el complejo de Benidorm donde el Sevilla ha realizado su stage de pretemporada. / El Correo
    Arana, en el complejo de Benidorm donde el Sevilla ha realizado su stage de pretemporada. / El Correo

La nueva forma de jugar que tendrá el Sevilla le va a venir bien a dos jugadores en concreto, los carrileros zurdos Sergio Escudero y Guilherme Arana. Para el brasileño se abre una puerta por la que pasar para triunfar en el Sevilla, tras unos primeros meses difíciles en los que apenas jugó y en los que apenas encontraba motivación, añorando su Brasil natal y aún con resaca tras el título alcanzado con el Corinthians. «Las sensaciones con las que he empezado esta pretemporada son muy buenas, estamos trabajando mucho con la sensación de que esta temporada va a ser muy buena para el Sevilla», explica dentro de su timidez a El Correo de Andalucía. Arana reconoce que es una nueva persona dispuesta a triunfar: «Cuando llegué fue complicado para mí, era la mitad de la temporada, venía de vacaciones, de otro campeonato y a un equipo que estaba en forma; pero ahora estoy muy bien, ahora estoy feliz, disfrutando de mi trabajo, más motivado al empezar una pretemporada con todo el equipo y espero poder disfrutar con esta camiseta».

En este cambio, físicamente palpable con sólo velo en persona, han tenido que ver varias personas. Para empezar, el presidente José Castro y el director deportivo Joaquín Caparrós, quienes tuvieron una larga charla con Arana antes de las vacaciones para motivarlo lo suficiente como para que no siguiera por el mismo camino de tristeza. «Hablaron conmigo para decirme que querían verme bien a la vuelta de las vacaciones, más en forma porque ellos tenían mucha confianza en mí y querían verme bien. No fue una conversación para reñirme ni nada parecido, sino para motivarme y hacer crecer mi confianza», reconoce el jugador, quien satisfizo a Caparrós cuando éste se lo encontró en la ciudad deportiva a principios de julio: «Cuando llegué me vio Caparrós y me dijo que me veía fino, que se notaba que había trabajado en vacaciones». Pero además, dos míticos laterales brasileños sentaron las bases para que Arana insista en triunfar en Europa y en un club del nivel del Sevilla. «Hablé con Daniel Alves antes de venir y me dijo que el Sevilla era un gran club y que podía disfrutar como él hizo cuando comenzó en Europa. Yo siempre me he fijado en laterales como él o como Roberto Carlos, que también me ayudó bastante con mensajes que nos intercambiamos. Sé que el Sevilla es un gran club de una gran ciudad y con una gente alrededor espectacular», advierte el brasileño.

Arana dice conocer la historia de sus compatriotas que triunfaron en Nervión no hace mucho: el propio Alves, Baptista, Adriano, Luis Fabiano o Renato. Sin embargo, ahora comparte vestuario con uno, Ganso, que no ha triunfado y que está pasado por una situación difícil en el Sevilla, que lo quiere vender. «Ganso es muy buena persona y muy buen jugador, pero está pasando por un momento complicado. Nos ayuda mucho en los entrenamientos y lo apoyo mucho, aunque tampoco quiero meterme mucho en su situación», se limita a decir un Arana que sí se abre más a la hora de reconocer que con Machín todo le puede ir bien: «La verdad es que la forma de jugar que quiere el entrenador me viene bien, quiere carrileros y se le ve muy buena persona, trabajando mucho, con muchísimas ganas, le gusta lo que hace y tiene todo para triunfar. A los brasileños nos gusta atacar, así que me gusta Machín, aunque en mi posición tenemos que defender mucho también. Tengo la certeza de que nos va a ayudar mucho a lo largo de la temporada».


Todos los vídeos de Semana Santa 2016