sábado, 15 diciembre 2018

Bartkus diagnostica al Sevilla (1-0)

Excelente actuación del portero del Zalgiris, que dejó en pírrica la victoria del conjunto de Machín

09 ago 2018 / 23:50 h - Actualizado: 11 ago 2018 / 23:13 h.
  • Nolito se lamenta tras una ocasión errada. / M. Gómez
    Nolito se lamenta tras una ocasión errada. / M. Gómez

El Sevilla se la jugará en Lituania ante un débil Zalgiris que se bastó de la gran actuación de su portero Bartkus para salir derrotado por la mínima de un partido que, con sólo una pequeña dosis de acierto de cara al gol por parte de los de Pablo Machín, habría sentenciado la eliminatoria. Pero no, el Sevilla sigue con su gran defecto muy latente: necesita mil ocasiones para marcar. Y hasta pudo dar gracias a Vaclick, su portero, que salvó el empate con dos paradas decisivas. El partido empezó con una salida en tromba del Sevilla que casi noqueó al Zalgiris. A los lituanos les llegaban por todos lados: Pejiño por la derecha, el ambicioso Nolito por la izquierda (ambos desdoblados por Arana y el debutante Aleix Vidal), Ben Yedder moviéndose entre el laberinto verde y Banega y Amadou casi en la frontal cómodamente. Hasta el 10’ no pasó del centro del campo el conjunto lituano, sobrepasado y mantenido por Bartkus. Se pudieron adelantar los de Machín con dos tiros potentísimos de Banega, uno por sorpresa de Nolito desde la media luna del área y una chilena muy cercana pero centrada de Ben Yedder. Todo eso detuvo Bartkus. También le echó una mano Mbodj, nunca mejor dicho, pues el central interpuso su brazo en un tiro de Amadou que el árbitro no convirtió en penalti.

El desacierto en el área fue escandaloso en la primera mitad, recordando el lamentable ejercicio pasado en ese aspecto y la imperiosa necesidad de encontrar un delantero centro de envergadura que se ajuste a este sistema y ayude a Ben Yedder cuando el rival se amuralla con tanto descaro. Igualmente destacó el penoso acierto en los pases desde las bandas, salvo los rasos que Nolito y Pejiño acertaban a dar ya en el borde del área. Muy talentoso el de Barbate y muy voluntarioso y huérfano de acierto de cara al gol el de Sanlúcar de Barrameda, que sigue gafado aunque se le vea mejor de forma (protagonizó otras dos ocasiones, rozando el palo y encontrando a Bartkus a bocajarro). Antes del descanso hubo tiempo hasta para dos sustos de consideración. Primero, un mal repliegue defensivo y una basculación horrorosa permitieron a tres jugadores estar solos para recibir el balón, el cual fue mandado muy desviado por Antal. Segundo, un pase entre líneas que no pudo cortar Berrocal y que Vaclick detuvo en el mano a mano ante Ogana.

La segunda parte fue de menos intensidad. Tanto, que hubo fases en las que los lituanos gozaron de posesiones más o menos largas. Las ocasiones llegaban con menos cadencia, pero las hubo. Bartkus hizo otro paradón a tiro de Aleix Vidal, que ya cantaba gol, y repitió después con un derechazo a la escuadra de Arana. Era el hombre del partido, sin duda. Muriel, que sustituyó a Pejiño, tuvo varias. En todas ejecutó casi a la perfección sus movimientos pero en todas tiró fuera. No era un 1-0 el objetivo buscado por el Sevilla, que vio cómo Berrocal salía tarde al tirar el fuera de juego, era regateado (caño incluido) por Antal y cómo Vaclick salvaba de nuevo el 1-1 con una excelente parada.

Machín lo intentó con Sarabia y Ganso. También tuvo su cuota de fallos Ben Yedder, el único hombre-gol del Sevilla, quien falló solo y de cabeza un buen pase de Arana. Al Sevilla le faltaron fuerzas al final y acierto en todo momento en el área rival, un defecto mortal de necesidad cuando los rivales sean mejores que el Zalgiris de Vilnius. Y el siguiente es nada menos que el Barcelona, con un título en juego.

FICHA TÉCNICA

Sevilla: Vaclik; Aleix Vidal, Berrocal, Gnagnon, Carriço, Arana; Nolito (Sarabia, m.74), Éver Banega (Ganso, m.74), Amadou, Pejiño (Muriel, m.59); y Ben Yedder.

Zalgiris: Bartkus; Baravykas, Mbodj, Tomic, Slijngard; Mikoliunas (Nyuiadzi, m.74), Manzorro (Simkus, m.77), Blagojevic, Simkovic; Antal (Filipov, m.89); y Ogana.

Gol: 1-0, M.34: Éver Banega.

Árbitro: Bojan Pandzic (Suecia). Amonestó a los visitantes Mbodj (m.59) y Simkovic (m.63).

Incidencias: Partido de ida de la tercera eliminatoria previa a la fase de grupos de la Liga Europa, disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante algo más de 26.000 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones. Antes del encuentro se guardó un minuto de silencio por Monolito Pérez, quien fuera masajista y utillero del Sevilla durante cuatro décadas y que falleció este jueves a los 94 años. EFE


Todos los vídeos de Semana Santa 2016