domingo, 15 julio 2018

El Sevilla clama y Rubiales deja mal a Castro

Tras un duro comunicado de la entidad contra la Federación tras la decisión de plegarse a los deseos del Barcelona, el presidente de la RFEF dice que el dirigente sevillista «me dijo que fabuloso en Tánger pero que dijeramos nosotros que era obligado para no tener problemas con la afición».

09 jul 2018 / 18:36 h - Actualizado: 10 jul 2018 / 00:39 h.
  • Aficionados sevillistas en la final de la Copa del Rey 2018. / Efe
    Aficionados sevillistas en la final de la Copa del Rey 2018. / Efe

La Supercopa de España 2018 se jugará finalmente a un solo partido y casi con total seguridad en Tánger (Marruecos) el 12 de agosto. Así lo decidió la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) este lunes, tras escuchar la petición del Barcelona, que ha repetido hasta la saciedad que no estaba dispuesto a renunciar a un jugoso amistoso en EEUU que le impedía disputar la ida del torneo el 5 de agosto, y las razones del Sevilla, que sí renunció a su participación en la International Champions Cup (ICC) en favor del calendario oficial, el que le obliga a jugar la fase previa de la Europa League y la Supercopa, prevista y fijada a doble encuentro los días 5 y 12 de agosto. Pese a la negativa de la pasada semana, la RFEF ha hecho caso omiso al deseo del club de Nervión, plegándose a las peticiones de un Barcelona que además estaría apoyado en Tánger por los cientos de aficionados que tiene en Marruecos. El Sevilla ha aceptado a cambio de un millón de euros, 6.000 entradas para sus aficionados y no tener que costearse ni el desplazamiento ni el alojamiento en Tánger.

El club de Nervión ha explicado en un comunicado su versión y justificó su decisión:

El Sevilla FC ha tenido conocimiento, mediante un correo electrónico remitido por el secretario general de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Andreu Camps, a las 18.32 de esta tarde, de que la Junta directiva de la RFEF, ha decidido por unanimidad que la Supercopa de España 2018 se dispute esta temporada a partido único y en un terreno de juego neutral, que podría ser el del estadio de Tánger, Marruecos, algo aún por confirmar.

El Sevilla FC quiere hacer constar públicamente su absoluta disconformidad con la decisión adoptada, la cual no ha tenido en cuenta el normal formato de la competición hasta la fecha, esto es, a doble partido. Además, se trata de una decisión puntual para esta temporada porque la RFEF piensa seguir organizando la competición a doble partido en las próximas campañas.

La RFEF ha tomado para la presente edición una decisión específica con la intención exclusiva de solucionar los problemas al FC Barcelona, desoyendo las peticiones del Sevilla FC, que desde que la actual junta directiva de la RFEF tomó posesión del cargo, ha insistido en hacer valer las fechas de 5 y 12 de agosto, establecidas en el calendario aprobado por La Liga de Fútbol Profesional, como las idóneas para la disputa de la final. En la última reunión en la que participó esta entidad, para la elección de fechas, el pasado jueves, el Sevilla FC volvió a insistir en su deseo de que se respetara el formato habitual de la competición y el calendario prefijado.

La RFEF ha tomado una decisión perjudicial para los intereses de nuestro club y arbitraria, incluso sin tener aún una sede definitiva, lo que este club considera una falta de respeto hacia nuestra institución y nuestros aficionados.

El Sevilla FC decidió incluir en el abono de la presente temporada el partido de ida de la Supercopa de España, como hizo en las dos anteriores ediciones que la disputó, teniendo en cuenta que la misma se celebra siempre en formato de doble partido y el hecho de que había ya un calendario aprobado y ve ahora cómo desde la RFEF se le priva a a los abonados sevillistas de ver una final en su propio estadio. El club, que estudiará la fórmula para compensar a sus abonados, no piensa renunciar a jugar una final, pues se ha ganado el derecho a disputarla obteniendo su plaza en los terrenos de juego.

Luis Rubiales, presidente de la RFEF, respondió en la Cope: «Me causa sorpresa, José Castro me dijo lo contrario, que fabuloso en Tánger y a partido único. No se puede decir una cosa y aparentar otra. Nos pidió que dijéramos que era obligado para que no tuvieran problemas con la afición, que nos comiéramos el marrón. También el Sevilla jugará un amistoso el día 4, lo veréis. Y el que tenía el Barça lo hubieran dejado si decidimos a doble partido. Respeto mucho a la afición del Sevilla, que debe saber la verdad. Lo hemos hecho por el bien del Sevilla, que quede claro. Esto le beneficia al Sevilla y al Barcelona, a los dos. No nos parece serio el comunicado del Sevilla, estoy muy enfadado».

Pero Rubiales ya había hablado por la mañana: «La decisión por unanimidad de la junta, aprobada por la AFE y por LaLiga, ha sido la de constatar que la final de la Supercopa será a partido único y el día 12. Muy probablemente será en Tánger, pero tenemos que pedir permiso a la FIFA y hacer las gestiones oportunas». Las razones de Rubiales han sido las siguientes: «Hay un convenio colectivo firmado entre AFE y LaLiga que habla de una jornada de descanso y haría inviable la celebración del compromiso a doble partido el 5 y el 12. El 5 los jugadores (del Barcelona) o no llegarían o llegarían con el mínimo rodaje y no podrían participar. El 12 y el 19 hay un problema con LaLiga, ya que entienden que se ataca a la primera jornada, que es una jornada fundamental, pues que la competición no empiece con todos sus participantes les generaría un problema de consecuencias económicas graves. Eso generaría un conflicto entre LaLiga y la Federación que queremos evitar». Las razones del Sevilla para negarse en un principio ya quedaron expuestas por su presidente, José Castro, el pasado jueves: «Tenemos un compromiso con nuestra afición y abonados. Queremos ayudar en todo momento con la causa, pero nuestros aficionados están por encima».

En cuanto a la elección de Tánger, Rubiales señaló que se debe a cuestiones de salud y económicas: «La AFE nos plantea que debemos buscar un sitio donde, celebrándolo a una hora, no sea una olla de calor. Todos conocéis las condiciones climatológicas de Tánger y si viene una ola de calor lo sentimos y será algo que no podremos explicar. Sabemos que a partir de las siete o las ocho bajan las temperaturas, siempre por debajo de los 30 grados. Hay, además, unas cuestiones económicas. En conversación con Javier Tebas se me trasladó que uno de los clubes pedía una compensación económica en torno a los 950.000 euros. Jugando en Tánger va a ser superior. No sólo en cuanto a esta cantidad sino que además cada equipo contará 6.000 entradas. Y también se le va a dotar a cada club del pago completo del viaje y la estancia en Tánger».

El resto de las entradas, al margen de esas 12.000 destinadas a cada club, podrán adquirirse online a través de la página web de la Federación, que descartó otras sedes como Madrid y Valencia «porque no era posible disponer de esa capacidad de compensación económica a los clubes y podría no haber un buen ambiente y un lleno», según Rubiales.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016