miércoles, 12 diciembre 2018

El Teatro de los Sueños se rinde al Sevilla (1-2)

Dos goles de Ben Yedder en cuatro minutos, instantes después de saltar al césped, llevan al equipo de Montella a los cuartos de final de la Champions en una noche que pasará a la historia del club

13 mar 2018 / 19:14 h - Actualizado: 14 mar 2018 / 00:26 h.
  • Ben Yedder celebra uno de sus goles en Old Trafford. / Efe
    Ben Yedder celebra uno de sus goles en Old Trafford. / Efe

El Sevilla protagonizó este 13 de marzo de 2018 una noche para el recuerdo en Old Trafford con más de dos mil almas animando desde las gradas y acallando a la afición local de principio a fin gracias a su victoria sobre el Manchester United de José Mourinho. Una victoria que le permite clasificarse para los cuartos de final de la Liga de Campeones y hacer historia sesenta años después de su primera y última presencia en dicha ronda de la máxima competición continental a nivel de clubes.

Lo hizo, además, con total merecimiento, siendo mejor tanto en el partido de ida donde sólo la falta de acierto arriba le impidió cobrar ventaja como en la vuelta, que tuvo a un futbolista por bigoleador inesperado: Ben Yedder. El delantero francés, relegado por Vincenzo Montella en detrimento de Luis Muriel, entró al campo en el minuto 72 sustituyendo precisamente al colombiano –inocuo– y firmó los dos goles de su equipo en un suspiro (74’ y 78’). Dos zarpazos que premiaron el partidazo de este Sevilla tan irregular como capaz de tirar de seriedad, calidad jugando a la pelota y orgullo en el mismísimo Teatro de los Sueños, un templo del fútbol mundial que se rindió a sus pies sin remisión.

Montella apostó por dar entrada a Kjaer –no era titular desde hace dos meses, jugando sólo tres minutos desde entonces– y desplazar a Mercado al lateral derecho. No le fallaron sino todo lo contrario. La ausencia de Jesús Navas, en estado de gracia antes de lesionarse, unida a las de Corchia y Layún obligaron al técnico a retocar su alineación. Lo hizo quizá de la forma más lógica dentro de lo que cabe, descartando opciones como cambiar de banda a Escudero y situar a Arana en la izquierda o retrasar a Sarabia, otro futbolista éste último que brilló con luz propia creando juego y luchando como el que más.

Montella quiso con ello modificar lo menos posible su once tipo ante un Manchester United con Fellaini, Lingard y Rashford –por Mata, McTominay, Lindeloff y el lesionado Herrera– como novedades respecto al partido de ida. Menos talento sobre el césped frente a un Sevilla que salió muy mentalizado, concentrado y con las pilas puestas. Tal es así que pudo marcharse al descanso con algún gol a favor de haber aprovechado al menos una de sus numerosas llegadas.

Mientras Lukaku intentaba sacar a Lenglet enorme su encuentro, de auténtica estrella y Kjaer de su zona para habititar a sus compañeros de banda y lo intentaba con un disparo desviado desde buena posisión, Fellaini, poco antes del paso por vestuarios, firmaba la segunda y única ocasión clara del United en el primer acto. Sergio Rico espectacular también repelió el disparo. El nivel defensivo de los nervionenses fue, sencillamente, brillante. No era fácil.

A base de tocar y tocar la pelota, de utilizar a todos sus efectivos y con el tridente formado por Nzonzi, Banega y Franco Vázquez a pleno rendimiento de principio a fin, el Sevilla rozó el gol en varias ocasiones, como, por ejemplo, con un cabezazo de Correa tras un saque de esquina (9’); o en un disparo de Muriel tras un contragolpe de Sarabia (27’).

El United, puro músculo, edificó una muralla delante de De Gea difícil de superar. Pese a ello, los nervionenses buscaron el gol una y otra vez, y cuando sufrieron, Sergio Rico apareció de nuevo. Como en su espectacular parada a Lingard a ras de suelo tras un disparo de éste poco después de que Correa dejara escapar una buena ocasión por culpa de un mal control (48’).

Fue frenético el inicio de la segunda parte. Un toma y daca al que se sumó Pogba, que entró por Fellaini. Más pesos pesados a un combate al que se unió también Ben Yedder. El francés ocupó el puesto de Muriel y tardó un suspiro en reivindicarse. Primero, con un disparo ajustado al poste tras una jugada de Sarabia (74’) y luego con un remate de cabeza que De Gea no logró sacar (78’). Puro éxtasis para un Sevilla que, con el partido roto, encajó el 1-2, obra de Lukaku al rematar un córner (84’) pero al que no se le escapó una noche histórica a ojos de todo el planeta fútbol. El Sevilla reinó en el Teatro de los Sueños. Una página que nadie olvidará.

FICHA TÉCNICA.

1 - Manchester United: De Gea; Valencia (Mata, m.76), Bailly, Smalling, Young; Matic, Fellaini (Pogba, m.59); Lingard (Martial, m.76), Alexis, Rashford; y Lukaku.

2 - Sevilla FC: Sergio Rico, Mercado, Kjaer, Lenglet, Escudero; Nzonzi, Banega; Sarabia, Franco Vázquez (Pizarro, m.87), Correa (Geis, m.89); y Muriel (Ben Yedder, m.71).

Goles: 0-1, m.74: Ben Yedder. 0-2, m.78: Ben Yedder. 1-2, m.84: Lukaku.

Árbitro: Danny Makkelie (HOL). Amonestó a Rashford (m.93), por parte del Manchester United; y a Banega (m.5), Ben Yedder (m.78), Correa (m.88) y Sarabia (m.90), por el Sevilla.

Incidencias: Partido de vuelta de octavos de final de la Liga de Campeones disputado en Old Trafford ante 74.000 espectadores, aproximadamente. Unos 2.200 seguidores sevillistas arroparon a su equipo desde las gradas.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016