miércoles, 23 agosto 2017

En busca del área perdida

El Sevilla acaba su pretemporada dando la sensación de crecer en potencial ofensivo aunque sin un nueve de área

11 ago 2017 / 23:41 h - Actualizado: 13 ago 2017 / 21:16 h.
  • Nolito celebra con Luis Muriel el gol que consiguió el pasado jueves ante la Roma. Los dos atacantes están llamados a liderar junto a Ben Yedder la faceta goleadora en el Sevilla. / Manuel Gómez
    Nolito celebra con Luis Muriel el gol que consiguió el pasado jueves ante la Roma. Los dos atacantes están llamados a liderar junto a Ben Yedder la faceta goleadora en el Sevilla. / Manuel Gómez

El Sevilla dejó el pasado jueves las armas de fogueo y se dispone a coger las de verdad esta próxima semana con un viaje trascendental a Estambul, donde le espera el Basaksehir como primer reto de una temporada cargada de nuevo de ilusiones. Terminada la pretemporada, la principal conclusión es que el Sevilla de Eduardo Berizzo es bastante parecido al de Jorge Sampaoli, con casi sus mismas virtudes y con casi sus mismos defectos. El actual sí que parece más cargado de talento de medio campo hacia arriba que el del curso pasado, con refuerzos como Nolito, Navas o Muriel en ataque y Pizarro –más la reactivación de Krohn-Dehli– en la medular.

Sin embargo, las miradas siguen con gesto de sospecha el rendimiento en las zonas donde de verdad se cuecen las habas en el fútbol: las áreas. En la propia, y a la espera de un lateral zurdo, existe la misma incertidumbre que antaño. En el otro extremo, pese a ese gran arsenal de recursos ofensivos acumulado, el Sevilla sigue sin apostar por una gran 9 rematador y de prestigio. De ambos aspectos ya se hablaba en la campaña 2016-17.

La portería

Eduardo Berizzo ha rotado durante lo que va de verano a los dos porteros prácticamente con un reparto justo de minutos en los partidos amistosos. En el último, con un rival de importancia que servía como ensayo general antes del play off de la Champions, Sergio Rico fue titular y David Soria salió tras el descanso. Aceptando ese orden como significativo, parece que el entrenador no moverá a Rico de la titularidad de la que disfrutó con Sampaoli el curso pasado.

La defensa

Es la línea, aparentemente, más débil del sistema elegido por el Sevilla. Ya lo fue el curso pasado –el más goleado, con diferencia, de los cinco primeros clasificados en la Liga, con un promedio de 1,28 goles por encuentro–. Las bajas de Rami y Mariano han sido suplidas por jugadores más caros y de menos edad, como son Corchia y Kjaer. El lateral ha ofrecido buenas sensaciones y el central apenas ha tenido tiempo para jugar. Escudero sigue sin recambio tras abortar el club el fichaje de Amavi, mientras que Mercado parece destinado, pese a sus limitaciones como lateral, a suplir a Corchia. Lenglet, Pareja y Mercado se encargarán, junto a Kjaer, de un eje central lento pero con oficio. Las continuas lesiones del argentino y del portugués, junto a la huida de Diego González, invitan a cierto nerviosismo...

El centro del campo

La pretemporada ha demostrado que es la línea básica del Sevilla y que ha sido reforzada de forma notable. A Pizarro le han bastado un par de ratos para ganarse el respeto como jugador de nivel para el Sevilla. A expensas de qué va a pasar con N’Zonzi, la recuperación de un Krohn-Dehli que apunta a titular en Estambul es otra de las gratas noticias, así como ver a Ganso con aparentes ganas renovadas. Pero si hay un punto sobre el que gira todo ese es Banega. El regreso del argentino puede ser un salto de calidad notorio, sobre todo si se queda en Nervión N’Zonzi. El juego de toque y posesión básico en el Sevilla ha ganado en poderío con Ever, quien salvo sorpresa se verá rodeado el miércoles por el propio N’Zonzi y el citado Krohn-Dehli. Tanto en un 4-2-3-1 como en un 4-3-3 Berizzo tiene un amplio armario del que tirar en esta zona del campo con Ganso y Franco Vázquez unos metros más adelantados. Recursos talentosos por doquier. Incluso un jugador, al fin, que tira a portería desde media distancia: Montoya. Aleluya. Aunque el argentino esté siendo mirado con lupa por la grada, tanto Berizzo como la dirección deportiva insisten en que es un futbolista al que hay que esperar.

La delantera

Igual que en la medular, Berizzo tendrá dolores de cabeza a la hora de descartar del once a varios jugadores de entre ramillete de atacantes versátiles: Correa, Navas, Nolito, Sarabia, Muriel y Ben Yedder –con el canterano Carlos Fernández en la recámara–. La sensación de la pretemporada es, sin duda, el Tucu, en un estado de forma fascinante y con la sensación palpable de que si mejora en la toma de decisiones en los últimos 30 metros estamos ante un jugador que dejará grandes alegrías y millones en Nervión. El único pero general es el ya comentado, la falta de un jugador con instinto asesino en el área. Muriel, que necesita espacios –y coger la forma–, no lo es, mientras que Ben Yedder ha ofrecido las mismas virtudes –movilidad– y defectos –baja estatura para pelear ante centrales fuertes– que la temporada pasada, en la que acabó con 18 goles en 42 partidos. El Sevilla, aunque no antes de enfrentarse al Basaksehir en la Champions, irá a por Carlos Bacca. Otra repatriación en busca del área perdida...


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016