miércoles, 21 agosto 2019

La venda se cae (5-0)

El Sevilla cae con estrépito en el Bernabéu vapuleado en una primera parte bochornosa

09 dic 2017 / 18:05 h - Actualizado: 10 dic 2017 / 21:08 h.
  • Kroos celebra su gol ante la desolación de Pizarro y Kjaer. / Efe
    Kroos celebra su gol ante la desolación de Pizarro y Kjaer. / Efe

El Sevilla ya no protagonizará ningún bochorno más en los campos de los grandes en esta Liga. Tras perder lastimosamente en San Mamés, patinar en Mestalla, suicidarse en el Wanda y disimular en el Camp Nou, este sábado el escenario fue el Santiago Bernabéu. Y no fue una derrota cualquiera, sino un bochorno histórico, una mancha dolorosa en la historia de un equipo como el Sevilla Fútbol Club. Uno a cero a los tres minutos. Tres a cero a la media hora. Y una manita sonrojante al descanso. De tal manera se dispuso el Sevilla en su visita al Real Madrid que el conjunto de Zidane, que había pasado apuros con casi todos los rivales en casa y que llegaba con serias bajas en la defensa, se dio un festín obsceno, apalizando al conjunto de Marcucci ante los ojos del mundo. El Sevilla atacó y defendió de mentira en uno de los peores escenarios posibles, demostrando que si al hándicap físico (de velocidad) que presenta ante cualquiera y de competitividad fuera de casa (complejo de inferioridad) le unes desidia ante todo un Madrid, el resultado no puede ser otro que el fin del mundo.

La derrota sevillista era esperada, por muchas bajas del Real y por mucha racha positiva del cuadro de Nervión. Así obligaban a pensar los precedentes del Sevilla en Concha Espina. Pero el bochornoso rendimiento con el que se marcharon los once jugadores sevillistas a los vestuarios dejó ojipláticos a todos. Cristiano Ronaldo, tal y como preveían muchos, acabó con su sequía de goles en un periquete. Nacho, uno de los sustitutos en la defensa, abrió la lata en una nueva acción ridícula en defensa, protagonizada por Kjaer y Muriel (el danés saltó y no le dio y el colombiano se agachó y le dio hacia atrás) a los tres minutos de partido. Kroos resucitó en la enésima acción de ‘coge el dinero y corre’ e incluso Achraf, un joven lateral derecho promocionado desde el Castilla, se unió a la fiesta batiendo a un Sergio Rico que, para colmo, en el segundo tanto de Ronaldo, de penalti por manos de Navas, casi para el que hubiera sido su primer penalti: el tiro del portugués fue horrible y se le coló por debajo del las manos y del cuerpo. No le salía al Sevilla absolutamente nada. Tampoco buscaba el Sevilla absolutamente nada, plagado de brazos bajados, pérdidas sin intento de remiendo.

En lo puramente táctico, poca historia ante la diferencia de intensidad de uno y otro (¡hizo más faltas el Madrid que el Sevilla en el primer tiempo!). El centro del campo madridista, formado por los alicaídos Kroos y Modric, se comió al trío formado por un desdibujado Pizarro, Banega y el más mudo que nunca Franco Vázquez. A partir de ahí, todo era imposible, pues Muriel era un niño contra hombres arriba, Carole y Mercado rezaban en cada acelerón del Real y los centrales pedían clemencia en cada jugada. Un auténtico pelele en manos de un rival poderoso y que tuvo piedad en la segunda mitad, que ni merece ser analizada por falta de todo.

Bajo este panorama, una conclusión hacía coincidir a la mayoría de sevillistas, tanto a los que venían alertando de los graves problemas de este Sevilla como a los que no querían verlos tapados por los resultados: hay graves problemas estructurales incompatibles con las alturas. La venda se ha caído de los ojos de un plumazo, aunque ya se habían sucedido zarandeos importantes. De ahí que muchos vean que quizás esta goleada (y no la clásica derrota disimulada) empuje a los dirigentes a tomar cartas en el asunto. Porque la goleada en el Bernabéu no es algo aislado, sino que de repente recordó el triste desempeño del Sevilla en Maribor hace unos días o las dolorosas primeras partes ante Liverpool y Villarreal, también hace muy poco, solventadas de milagro. Sin necesidad de mirar más atrás. Y claro, hay muchos señalados. La actitud de algunos sobre el césped, como Franco Vázquez esta vez. Las decisiones del entrenador, como las de volver a prescindir del goleador en racha (o meter a Sarabia con 5-0 en la segunda parte, infringiendo un castigo público a uno de los mejores y con más orgullo aparente). Y las cabezas visibles en la directiva, desde el presidente José Castro al director deportivo Óscar Arias, obligados ambos a ser reprendidos el lunes en la junta de accionistas y a tomar medidas urgentes. Ayer mejor que mañana, que enero empieza el día 1 y no el 31. El evidente cambio de modelo de negocio, con el mayor presupuesto de la historia desparramado en no pocos jugadores sin revalorización posible, exige reaccionar ya.

FICHA TÉCNICA

Real Madrid: Keylor Navas; Achraf, Nacho, Vallejo, Marcelo; Modric (Ceballos, m.71), Kroos (Marcos Llorente, m.63), Lucas Vázquez, Marco Asensio; Cristiano Ronaldo (Isco, m.75) y Benzema.

Sevilla: Sergio Rico; Mercado, Kjaer, Lenglet, Carole; Pizarro, Banega (Krohn Dehli, m.81), Franco Vázquez (Geis, m.71); Navas, Nolito (Sarabia, m.57) y Muriel.

Goles: 1-0, m.3: Nacho. 2-0, m.23: Cristiano Ronaldo. 3-0, m.31: Cristiano Ronaldo de penalti. 4-0, m.38: Kroos. 5-0, m.42: Achraf.

Árbitro: Martínez Munuera (Comité Valenciano). Amonestó a Jesús Navas (31) y Banega (37) por el Sevilla.

Incidencias: encuentro correspondiente a la 15a jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 76.924 espectadores. Cristiano Ronaldo dedicó al madridismo su quinto Balón de Oro y posó en los prolegómenos con todos sus galardones sobre el césped.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016