viernes, 16 noviembre 2018

Los buenos salen a tiempo (0-1)

Mal partido del Sevilla, que se llevó la victoria de Olomouc gracias a un gol de Sarabia

23 ago 2018 / 21:03 h - Actualizado: 23 ago 2018 / 22:45 h.
  • Sarabia celebra con André Silva su gol al Sigma Olomouc. / Efe
    Sarabia celebra con André Silva su gol al Sigma Olomouc. / Efe

El Sevilla se creyó que el Sigma Olomouc tenía el mismo nivel que el Zalgiris Vilnius o que el Újpest, sus dos rivales en la fase previa de la Europa League. Pecado capital que casi pagan los pupilos de Pablo Machín en tierras checas este jueves. Vencieron los sevillistas, pero sólo una falta de puntería extraordinaria por parte del Sigma y un gran gol de Sarabia en la recta final evitaron una catástrofe. Muy malas sensaciones de principio a fin y casi en la totalidad de protagonistas, empezando por un Pablo Machín que hizo un mejunje extraño en el once inicial.

Las pasó canutas el Sevilla en defensa. La zaga, con Carriço y Pareja haciendo las maletas y Mercado y Kjaer en sus casas, además de la suplencia de Sergi Gómez, hizo aguas. Amadou no podía apagar todos los fuegos que a Berrocal le creaban por la derecha (sin demasiada ayuda de Aleix Vidal), mientras Gnagnon fue de menos a más. El Sevilla estaba mal colocado, el centro del campo aislado y el ataque descoordinado, empezando por un Muriel que huía del puesto de referencia y que no hizo absolutamente nada bien. Ni siquiera cuando fue recolocado en la banda al final del choque. Su falta de instinto para jugar arriba es desesperante.

El guion esta vez fue diferente. Si en Vallecas y en las dos rondas previas de la Europa League salió decidido a por el rival, fue el Sigma Olomouc el que impuso un ritmo desde el principio que incomodó a un Sevilla mal diseñado desde el inicio y descosido, sobre todo atrás. Llegó más el Sigma que un Sevilla prácticamente sin delantero, pues Muriel no lo es y el técnico lo colocó en la punta del ataque con tal de no usar a Ben Yedder. Un claro mensaje al gran goleador del equipo en las dos últimas temporadas: «No te quiero». Antes de los cinco minutos Falta ya había avisado de cabeza. Antes de los diez, Plsek no llegó por milímetros a un pase fuerte de Nespor, que recogió una absurda pelota dejada por Muriel al delantero del Sigma. Y antes del cuarto de hora, Gnagnon estuvo rápido y atento al cruce para evitar un mano a mano de Zahradnícek.

Apareció el Sevilla al filo del minuto 20 con un córner ensayado en el que el bloqueo de Gnagnon permitió tocar de cabeza a Amadou. Le faltó a la jugada un mínimo instinto de gol de Muriel para cazar esa pelota tocada por el compañero y que acabó saliendo mansamente por la línea de fondo. Jugaba el Sevilla sin delantero centro. No atacaba bien el Sevilla, limitado a dos duros disparos de Sarabia desde la frontal que le salieron muy centrados, pero es que defendía aún peor. Antes del descanso hubo colección de llegadas del Sigma: balón colgado al área y hasta tres toques de cabeza sin oposición para que Sterba la enviara por encima del larguero; en la jugada siguiente, tras un saque con la mano del portero, Zahradnícek llegó hasta el área y Vaclik impidió atento su pase a Nespor; en un córner sacado raso, Plsek la tiró fuera casi sin oposición; y faltaban las dos mejores, cuando Houska se marchó de Berrocal con un giro en el área y remató alto ante Vaclik, y cuando un pase desde la izquierda de Zahradnícek lo tiró fuera Nespor ante el despiste de Gnagnon en la marca. El 0-0 era un milagro.

No tocó nada Machín tras el descanso y la tónica fue similar. Vaclik se tuvo que emplear a fondo tras un durísimo disparo de Falta tras pérdida de Gonalons, que no estuvo mal en líneas generales en su debut, jugando todo el partido. Le siguió otro aviso de Plsek, cuyo remate a gol tras pase de Falta (otra vez por la derecha sevillista) fue bloqueado por Gnagnon in extremis. Al filo de la hora de partido, esta vez por la banda derecha según el ataque del Sigma, varias paredes consecutivas las tiró a la basura Nespor al intentar rematar en el área sin ver a un compañero solo a su lado. Poco después Plsek calcó la que tuvo en la primera parte, no llegando por milímetros (llegó a tocarla) a un pase de Houska.

Ahí fue cuando se hartó Machín, que dio entrada a André Silva, desplazando a Muriel a la izquierda, y poco después a Navas en lugar de Aleix Vidal. Lo notó el equipo ipso facto. El portugués es delantero centro: sabe jugar de espaldas, leer bien las jugadas e incluso asistir con maestría. Muriel se empequeñece a su lado hasta límites insospechados. El Sevilla se hizo con el mando. Banega ya sabía que tenía mejores socios a los que buscar y Gonalons se creció, incluso rozando el gol con un gran disparo que envió a córner Buchta. Pero el protagonismo estaba reservado para Silva, que primero vio desolado cómo un excepcional pase dejaba solo a Muriel pero fallaba calamitosamente ante el portero, pero que después asistió con calidad a Sarabia. El madrileño dejó aún más en evidencia al colombiano, rematando a la primera y por alto. Gol. 0-1. Y para casa. Quedaban cinco minutos más el alargue en los que el equipo nervionense tiró de oficio para salvaguardar el sufridísimo triunfo.

FICHA TÉCNICA

Sigma Olomuc: Buchta; Sladky, Jemelka, Sterba, Veprek; Kalvach; Zahradnícek (Hala, m.87), Plsek (Dvorak, m.85), Houska, Falta; Nespor (Texl, m.78).

Sevilla: Vaclik; Berrocal, Amadou (Sergi Gómez, m.71), Gnagnon; Aleix Vidal (Jesús Navas, m.70), Gonalons, Banega, Arana; Sarabia, Muriel, Nolito (André Silva, m.66).

Gol: 0-1, M.84: Sarabia.

Árbitro: Bobby Madden (Escocia). Amonestó al local Sladky (m.73) y a los visitantes Arana (m.66) y Muriel (m.91).

Incidencias: Partido de ida del ‘play-off’ de la Liga Europa, disputado en el Ander Stadium ante unos 10.000 espectadores. Césped en buen estado. EFE


Todos los vídeos de Semana Santa 2016