jueves, 23 noviembre 2017
Biris

Luz verde al control de acceso biomecánico en el Gol Norte

Hará falta la huella dactilar para acceder a dicha zona del estadio del Sevilla

18 jun 2017 / 18:27 h - Actualizado: 19 jun 2017 / 17:22 h.
  • Algunos aficionados de la grada baja del Gol Norte del Sánchez-Pizjuán. / M. Gómez
    Algunos aficionados de la grada baja del Gol Norte del Sánchez-Pizjuán. / M. Gómez

El Sevilla tiene decidido instalar el control de acceso biomecánico en su estadio, el Ramón Sánchez-Pizjuán. Así lo apunta el Diario AS, que informa de que la decisión es definitiva y empezará por el Gol Norte, la zona del graderío más conflictiva y que tiene una sanción pendiente de clausura por un encuentro por los constantes insultos proferidos contra rivales. En febrero de este año, El Correo de Andalucía informaba de que la directiva del club nervionense estaba prácticamente decidida a instalar este sistema, ya implantado desde hace años en otros estadios y en el que es necesario utilizar la huella dactilar para entrar al recinto deportivo. Según el Diario AS, el Sevilla espera que la instalación del control de acceso biomecánico sirva para que el Tribunal Contencioso Administrativo sea clemente con el recurso que la entidad de Nervión ha interpuesto ante el mismo para tratar de anular el cierre de la grada baja del Gol Norte, donde residen los Biris Norte.

Los altercados en los estadios de España son prácticamente inexistentes desde hace años, incluido el Sánchez-Pizjuán, pero las continuas peleas fuera de los mismos han inducido a las autoridades a endurecer las medidas en los estadios de fútbol en lo que muchos expertos señalan como una actuación de cara a la galería y que en nada ayudará a combatir la violencia fuera de los campos de fútbol. La Liga de Fútbol Profesional (LFP), presidida por Javier Tebas, lleva tiempo intentando convencer al Sevilla de que establezca el control por huella digital, aunque el club hispalense se había negado hasta hace unos meses. Este sistema, eso sí, impedirá el acceso a quienes lo tengan prohibido por alguna sanción vigente y facilitará la identificación de los integrantes de esas zonas más problemáticas de los estadios en caso de que hubiera altercados.

Esta medida, aunque sabida desde hace tiempo, añadirá más tirantez a la relación de la actual directiva del Sevilla, encabezada por José Castro, el presidente, con los Biris Norte, que ya la temporada pasada estuvieron sin acudir ni animar en los partidos del equipo en casa durante varios meses, hasta que Castro levantó la prohibición de acceso a la bandera del grupo ultra al final del curso. El Sevilla, según fuentes del club, ha decidido invertir en este sistema de control biomecánico a pesar del alto coste del mismo, con tal de no verse obligado a crear una grada de animación más o menos artificial, como ha sucedido con otros clubes de España.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016