domingo, 22 abril 2018
Crónica Sevilla

No hay quien lo entienda (2-2)

El Sevilla, zarandeado por la falta de chispa y por un arbitraje calamitoso, empató un 0-2 y falló un penalti que le hubiera dado un triunfo apoteósico

14 abr 2018 / 15:21 h - Actualizado: 14 abr 2018 / 20:15 h.
  • El árbitro, protagonista del partido entre el Sevilla FC y el Villarreal. / Manuel Gómez
    El árbitro, protagonista del partido entre el Sevilla FC y el Villarreal. / Manuel Gómez

Nuevo varapalo en la Liga para un Sevilla que está sufriendo una tortura en el campeonato de la regularidad. No obstante, fue una decepción endulzada por el final del partido, cuando los pupilos de Vincenzo Montella empataron un 0-2 que parecía inamovible jugando con un hombre menos. El duelo directo por Europa quedó en tablas en Nervión merced a un fallo de Nolito en un penalti y un arbitraje calamitoso que privó al Sevilla de otro penalti claro en la primera mitad y mandó a la caseta a Ben Yedder de forma increíble cuando protestó la evidente segunda amarilla a un rival. Muchos análisis se pueden hacer de este partido, aunque al menos el Sevilla salvó la derrota y se mantiene séptimo, aunque más alejado del Betis, quinto.

El Sánchez-Pizjuán asistió atónito a un partido muy flojo de su equipo, plagado de titulares en Múnich y que de nuevo tuvo que remar contra viento (sus propios fallos) y marea (un arbitraje de González Fuertes que rayó la indecencia y que fue culminado con sólo tres minutos de prolongación). La Liga está siendo una tortura para el Sevilla en todos los sentidos. Tiene a rebosar el vaso de la paciencia con los colegiados y el del cansacio, físico y mental. Esto último es responsabilidad de un Montella que sólo introdujo como novedades a Muriel y a Sandro.

Se sabía que el Sevilla necesitaría chispa para doblegar a un Villarreal muy ordenado y saliendo al ataque con verticalidad y muchos movimientos. Pero ni siquiera hubo que esperar a la segunda mitad para ver la falta de fuelle sevillista, que se lo ponía muy fácil a un Villarreal con el plan perfectamente trazado. Era fundamental, bajo esos parámetros, que el equipo nervionense se adelantara en el marcador y que el partido no fuera largo y a contracorriente. Pero sucedió todo lo contrario. Tras un aviso de Cheryshev, al que David Soria sacó magistralmente un mano a mano, Raba cabeceó en el segundo palo un pase de Castillejo tras una larga jugada de toque frenético del Villarreal que descompuso a la zaga del Sevilla. Quizás pudo hacer algo más Soria, aunque el remate iba picado y botó antes de que llegara.

El Sevilla había llegado al área de Asenjo, pero con su habitual falta de puntería. Franco Vázquez tuvo dos de cabeza que casi sorprenden a Asenjo, pero le salieron demasiado centrados. Además, sucedió lo que este año parece una constante y que demuestra que el viento tampoco sopla a favor del cuadro nervionense: Banega se internó en el área y fue derribado claramente por Rodri en las narices del colegiado, que no sólo no señaló la infracción sino que amonestó al sevillista. Increíble.

Bacca, muy activo, tuvo un cabezazo que se le marchó alto por poco. Su compatriota Muriel apenas olió el balón, mientras que Sandro quería estar en todos lados ante la falta de fuelle de sus compañeros (rozó el gol tras un pase envenenado del Mudo), pues Nzonzi llegaba muchas veces tarde, Escudero y Navas no tenían fuerzas para profundizar y Franco Vázquez era intermitente. Algo tenía que inventar Montella para tratar de hacer lo que casi nunca hace el Sevilla: remontar y en sólo 45 minutos. Montella esta vez reaccionó pronto y sustituyó a Muriel, abroncado, por Ben Yedder en el 53’. Pero todo se torció en el 62’, cuando una falta merecedora de segunda amarilla de Cheryshev fue protestada tenuemente por el francotunecino. Su indiganción creció cuando el árbitro le enseño a él la amarilla, a todas luces exagerada, y el sevillista acabó autoexpulsándose por aplaudir irónicamente.

El Sánchez-Pizjuán iba a estallar ante una nueva tropelía arbitral en este 2018 sin suerte en este sentido. Pero su arrebato fue convertido en desolación cuando el para muchos añorado Carlos Bacca se aprovechaba de un error de Banega y una asistencia de Raba para dar una lección en el lugar idóneo de cómo se remata a puerta ante el portero. Gol y partido casi sentenciado. El Sevilla había salido lanzado, con un Sandro estelar hasta que no pudo más y fue sustituido, mientras que Rukavina casi se mete un autogol abortando un pase. Pero el 0-2 cayó como una losa que sólo fue capaz de levantar el Sevilla a raíz de un estímulo que ni siquiera acabó bien. Un remate de cabeza de Banega lo interceptó Costa con la mano y el colegiado, por indicaciones de su asistente, tuvo que señalar penalti. Y mostró la segunda amarilla al jugador del Villarreal. El partido resucitaba, pero Nolito tiró horrible y Asenjo detuvo el balón. Otro golpe moral.

Sin embargo, el equipo de Calleja se asustó, perdió completamente la posesión y Nzonzi y Banega resucitaron en el centro del campo. Diez contra diez era mejor el Sevilla y Nolito tardó un minuto en resarcirse cazando una dejada de cabeza de Lenglet. El 2-1 ya produjo pánico en el Submarino amarillo, que vio cómo un misil de Nzonzi desde 40 metros reventaba su victoria. Quedana diez minutos y Calleja buscó con Unal aprovechar los espacios que dejaba un Sevilla lanzado, mientras que Montella introdujo a Roque Mesa para equilibrar a un equipo roto por la ambición. Fue clave ese cambio y, aunque Sarabia no tuvo fuerzas para el 3-2 tras un magnífico control en el área, el punto rescatado se quedó en Nervión. El Sevilla salvó el goal average con el Villarreal y, aunque vea alejarse al Betis en la quinta plaza, tiene un punto más y una jornada menos para quedar en puestos europeos. Esta vez no fue derribado por los elementos.

FICHA TÉCNICA

Sevilla: Soria; Navas, Mercado, Lenglet, Escudero; Nzonzi, Banega; Sarabia, Mudo Vázquez (Nolito, min. 67), Sandro (Roque Mesa, min. 85); y Muriel (Ben Yedder, min. 54).

Villarreal: Asenjo; Rukavina, Mario, Víctor Ruiz, Jaume Costa; Castillejo, Rodri, Trigueros, Cheryshev (Soriano, min. 65); Raba (Javi Fuego, min. 78) y Bacca (Enes Ünal, min. 85).

Goles: 0-1, M.36: Raba. 0-2, M.68: Bacca. 1-2, M.78: Nolito. 2-2, M.82: Nzonzi.

Árbitro: Pablo González Fuertes (Comité Asturiano). Expulsó al local Ben Yedder por dos amarillas, ambas en el minuto 61, y al visitante Jaume Costa (min. 55 y 75). Además, amonestó a Banega (m.37), Sarabia (m.51) y Escudero (m.87), por el Sevilla; y a Cheryshev (m.22), por el Villarreal.

Incidencias: Partido de la trigésima segunda jornada de LaLiga Santander, disputado en el Ramón Sánchez Pizjuán ante 32.192 espectadores.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016