jueves, 23 noviembre 2017
Crónica Sevilla

Sarabia levanta a Berizzo (2-1)

Una asistencia y un gol del madrileño desatasca al Sevilla ante un correoso Leganés

29 oct 2017 / 00:36 h - Actualizado: 29 oct 2017 / 16:45 h.
  • Sarabia celebra su golazo al Leganés, el tanto decisivo en el encuentro. / M. Gómez
    Sarabia celebra su golazo al Leganés, el tanto decisivo en el encuentro. / M. Gómez

El enfermo sigue sin curarse, pero estabiliza sus pulsaciones. Es la conclusión que deja el triunfo del Sevilla este sábado ante el Leganés. Ganaron los de Berizzo por la mínima y toman aire en la Liga, donde acumulaban dos derrotas seguidas fuera de casa. Tuvo que ser en el amparo del Sánchez-Pizjuán, cuya afición se marchó aliviada por los puntos pero preocupada por las sensaciones que transmite el equipo. La clase de Sarabia, que asistió en el 20’ a Ben Yedder y marcó el 2-1 por la escuadra nada más empatar el Leganés de penalti dudoso desatascó todo.

Acuciado por los malos resultados, Berizzo tocó su dibujo y dispuso algo parecido a un 1-4-2-3-1 para hacerse fuerte a la hora de defender las contras que tramaba el Leganés y que tanto daño le han hecho recientemente. En ese esquema no tuvo sitio Banega y sí Krohn-Dehli, encargado de ayudar a N’Zonzi en la organización, pues por detrás vigilaba Pizarro. Sí, de nuevo juntó el entrenador a dos hombres, el argentino y el francés, que no terminan de encajar. El que no sorprendió fue Garitano, que colocó muy juntas a sus líneas y a los dos hombres más adelantados, Amrabat y Beauvue, por detrás del círculo central en muchas ocasiones.

Así transcurrió la primera media hora del choque. Tanto cerraron el partido los dos técnicos que la primera mitad acabó con una sola ocasión, la que le valió a Ben Yedder para sacudirse su mala racha con una excelente definición con la zurda tras conducir con dicha pierna varios metros. Igual mérito merece el origen de la jugada: un gran pase entrelíneas de Sarabia. El madrileño pide de nuevo sitio habitualmente en el once a base de buenas actuaciones. No pudo pedirlo Correa, voluntarioso pero atascado hasta que cayó lesionado al filo del descanso y fue sustituido por Nolito.

No hubo más en el primer acto, aunque no era poco. El Sevilla tenía que recurrir a la velocidad y/o la calidad técnica para superar la muralla azul del Leganés y tiró de lo segundo para marcharse a los vestuarios con ventaja. Una gran ventaja ante un equipo al que no le quedaba otra que abrirse. Lo más difícil estaba conseguido, mientras David Soria, titular por rotación entre los palos, apenas tuvo que despejar un par de balones con los puños.

Sin embargo, en la primera jugada de la segunda parte, Corchia cometió el pecado de colocar sus manos en la espalda de Szymanowski, que estaba saltando por un balón, y el árbitro señaló la pena máxima. Quizás no hubo empujón alguno, pero como el centrocampista del Leganés no remató, el colegiado no lo dudó. Tampoco el capitán pepinero, que engañó a Soria a lo Panenka. Pintaba mal la cosa, aunque Garitano echó un cable sustituyendo a Amrabat por El Zhar. Salvo que mediase lesión, algo incomprensible ante el poderío físico del primero.

Cuando peor pintaban las cosas, apareció de nuevo Sarabia. El madrileño estuvo siempre bien colocado, ayudó en labores defensivas y fue decisivo en el ataque, acentuando el debate sobre la banda derecha. El caso es que un buen robo de Nolito (parece ir poco a poco a más el andaluz) le permitió agarrar el balón en la frontal y lanzar un trallazo a la misma escuadra, imparable para Cuéllar. Ventaja reconquistada. Quedaba más de media hora para ver qué hacía Berizzo y cómo respondía Garitano. El vasco adelantó sus líneas y el Sevilla se dejó dominar en muchas fases del tramo final.

No pasó apuros salvo un despiste de Kjaer ante el que Eraso casi marca sin querer y un cabezazo desde el punto de penalti de Naranjo que salió cerca del poste. Pese a las malas sensaciones generales, que invitan a pensar en muchas dudas de los jugadores respecto a lo que hacen sobre el césped, no hubiera sido justo el empate. Porque, además, el Sevilla no faltó a su cita con el derroche de ocasiones. Ben Yedder, desde el punto de penalti, disparó al muñeco (léase Cuéllar); Banega tras contragolpe y asistencia de Navas, acabó en el suelo y chutando sin fuerza; y N’Zonzi se disponía a celebrar un gol cuando el balón se encontró con un defensor en última instancia. Más oxígeno para el criticado Berizzo. Más dudas respecto al futuro inmediato de este Sevilla que ahora se la juega ante el Spartak en Europa.

FICHA TÉCNICA

Sevilla: David Soria; Corchia (Jesús Navas, m.78), Kjaer, Lenglet, Escudero; Pizarro, N’Zonzi, Krohn-Dehli (Éver Banega, m.62); Sarabia, Correa (Nolito, m.42); y Ben Yedder.

Leganés: Cuéllar; Zaldua, Siovas, Dos Santos, Raúl García; Gabriel (Naranjo, m.80), Rubén Pérez (Darko Brasanac, m.59); Amrabat (El Zhar, m.46), Szymanowski, Eraso; y Beauvue.

Goles: 1-0, M.20: Ben Yedder. 1-1, M.47: Szymanowski, de penalti. 2-1, M.54: Sarabia.

Árbitro: David Medié Jiménez (Comité Catalán). Amonestó a los visitantes Rubén Pérez (m.30), Gabriel (m.67) y Naranjo (m.84).

Incidencias: Partido de la décima jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante algo más de 32.092 espectadores.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016