domingo, 18 agosto 2019

Un pasito más, una mentira menos

El Sevilla sigue sin brillar pero da muestras de recuperar el ritmo

16 abr 2017 / 19:22 h - Actualizado: 16 abr 2017 / 19:53 h.
  • Zaza y Lenglet disputan un balón aéreo. / LFP
    Zaza y Lenglet disputan un balón aéreo. / LFP

Con cuatro partidos en el resucitado Sánchez-Pizjuán de los seis que faltan por tachar del calendario, el Sevilla no debería ni temblar a la hora de mantener la cuarta plaza que ahora atesora en la clasificación. Hay sabor amargo porque durante dos tercios del campeonato ocupó el tercer lugar, pero el cuarto puesto es lógico a priori y en los últimos partidos ha mostrado que sus constantes vitales van a más. Quizás no llegue a recuperar un nivel que le haga molestar al Atlético, salvo que la Champions le afecte a los colchoneros de manera notable. Tener que disputar la primera ronda de la Liga de Campeones en agosto es molesto y peligroso, pero ahora mismo parece un final aceptable para un Sevilla que se cayó de manera estrepitosa durante un mes clave de la temporada y que ahora intenta levantarse entre lesiones y crisis, la última el descarado coqueteo de Sampaoli con la AFA (Asociación de Fútbol Argentino).

Parece dar el Sevilla un pasito hacia adelante en juego. Queda, pues, un partido menos para este incómodo final. Y una mentira menos. Las declaraciones de Sampaoli no son las adecuadas. A nadie se le escapa que si su abogado se reúne con la AFA es como si él mismo lo hiciera, por lo que debió escurrir la pregunta en su conferencia de prensa de manera más inteligente, sin tomar al personal por inepto. Mucho tendría que girar la situación para un final que no fuese con el Sevilla en cuarto lugar y Sampaoli haciendo las maletas para volver a cruzar el charco, dejando atrás varios. Y si esto termina así, el borrón y cuenta nueva en el club de Nervión tiene que saber hacerse, sin Monchi y con medio plantel fichado para la atrevida forma de jugar del todavía entrenador sevillista.

Para el primer paso, asegurar la Champions, necesita el Sevilla mantener, al menos, esta cierta estabilidad de juego. No hay brillo, pero poco a poco Sampaoli vuelve coser al equipo. Tiene claro el de Casilda que en estos momentos es difícil que N’Zonzi puede jugar de único pivote, por lo que Kranevitter o Iborra lo acompañarán en lo que queda. Atrás debe recuperar a Rami en breve, pero mientras debe hacer lo posible por minimizar los muchos defectos que presenta el sistema defensivo en casi todos los partidos, marque el rival dos (Dépor) o ninguno (Valencia). No obstante, sigue llamando la atención las continuas suplencias de Jovetic. La lesión de Vitolo y el ingreso del montenegrino en el partido de Mestalla volvió a dar la razón a quienes no entienden ese ostracismo al que también están condenados ahora Ben Yedder y Vietto, como antes Franco Vázquez –otro partido con el argentino que no pierde el Sevilla– y el casi olvidado Ganso, con sus más de nueve millones de euros de coste. Y curiosamente, pocos echan en falta a Nasri, también debilitando los argumentos de Sampaoli.

En estos momentos al Sevilla se le debe exigir otro paso adelante en juego frente al Granada y el Celta, los dos próximos compromisos, ambos en Nervión. Pese a todo lo vivido y lo que queda por vivir, la temporada merece un final más que digno, con el equipo terminando al alza y Sampaoli intentando endulzar su salida, con resultados, buen juego y declaraciones y actuaciones decentes.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016