miércoles, 22 mayo 2019

Un Sevilla en busca de solvencia y menos épica

El conjunto nervionense recibe al Deportivo a cuatro días de disputar contra el Maribor en uno de los duelos más importantes de la temporada. Nzonzi vuelve a quedarse fuera

01 dic 2017 / 23:38 h - Actualizado: 01 dic 2017 / 23:40 h.
  • Marcucci se lanza al suelo disputando un balón durante los minutos abiertos a los medios, ayer. / Manuel Gómez
    Marcucci se lanza al suelo disputando un balón durante los minutos abiertos a los medios, ayer. / Manuel Gómez
  • Un Sevilla en busca de solvencia y menos épica

El mes de diciembre arranca con fuerza para el Sevilla. El próximo miércoles, el equipo de Eduardo Berizzo, circunstancialmente dirigido por Ernesto Marcucci, segundo de a bordo, afrontará ante el Maribor una de las citas clave de la temporada. En juego, la clasificación para los octavos de final de la Liga de Campeones, uno de los objetivos fijados por la entidad. Muchas miradas están puestas en ese esperado duelo, aunque antes, este sábado, hay otro, contra el Deportivo en el Ramón Sánchez-Pizjuán, en el que mal harían los nervionenses si no tienen puestos los cinco sentidos en este rival con ganas de lograr una victoria de peso. Y ni que hablar tiene que mirar aún más allá y pensar en la visita al Santiago Bernabéu del próximo sábado sería contraproducente a más no poder.

Toca, pues, centrarse en lo más inmediato y recordar que la lucha por conseguir una plaza en la próxima edición de la Liga de Campeones sigue esperando ver al mejor Sevilla. Un Sevilla que debe ajarse de ese equipo de las últimas fechas más aferrado a la épica que a un fútbol sólido. Los propios futbolistas han reconocido públicamente que jugando así, habrá días en los que empatar como se hizo ante el Liverpool, tras ir perdiendo por 0-3, o ganar al Villarreal, después de encajar un 0-2 en contra, no se repetirán. Por ello, urge encontrar ese equilibrio tan esperado y, a su vez, tan inusual en este Sevilla que no puede dejar pasar más tiempo sin mejorar defensivamente y hacer buenas sus ocasiones.

Esa mejoría deberá encontrarla sin Nzonzi. El francés vuelve a ser la gran ausencia de la lista de convocados. Marcucci dice que se debe a una decisión técnica, aunque lo cierto es que el asunto va más allá y sus consecuencias son imprevisibles. Habrá que ver si el jugador se pierde también la visita al Maribor y al Bernabéu. El caso es que este sábado no estará sobre el césped.

Sí figuran en la convocatoria algunos habituales que descansaron ante el Cartagena, como Escudero, Lenglet, Franco Vázquez o Sarabia. Se quedan fuera, en cambio, Carole y Borja Lasso, además de Kjaer, a quien se reserva. Con estos mimbres, y viendo lo que se avecina, el once estará marcado por las rotaciones. Eso sí: juegue quien juegue contará con el respaldo de la afición, que hace del Sánchez-Pizjuán un fortín.

UN DÉPOR NECESITADO.

El Deportivo llega con la obligación de puntuar para salir cuanto antes de la zona baja de la tabla. Su delicado inicio de campaña motivó la destitución de Pepe Mel y la llegada de Cristóbal, quien intenta reconducir la situación. El reciente triunfo en la Copa ante la UD Las Palmas (2-3) no le sirvió para seguir adelante, pero quizá refuerce a un Dépor cuyo técnico ha levantado el castigo al exsevillista Arribas y a Andone tras pelearse el pasado lunes. Pero, además de ellos, cuenta con hombres de peso como Fernando Navarro o Lucas Pérez.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016