jueves, 13 diciembre 2018

Una cita histórica y una sola cara válida

El Sevilla se juega protagonizar un hito bajo el actual formato de la Liga de Campeones: alcanzar los cuartos de final. Para ello, debe superar al Manchester United en el mítico Old Trafford

13 mar 2018 / 08:00 h - Actualizado: 13 mar 2018 / 16:38 h.
  • Montella y sus jugadores, durante su entrenamiento en el escenario del choque. / Efe
    Montella y sus jugadores, durante su entrenamiento en el escenario del choque. / Efe
  • Una cita histórica y una sola cara válida

Hay partidos y partidos y el de esta noche está marcado en rojo en el calendario. Inmerso en una temporada difícil, con cambio de entrenador y retoques de peso llegados al plantel en el mercado de invierno y muchas dudas sobre la solidez del proyecto, el Sevilla se juega el ser o no ser en la Liga de Campeones, la máxima competición continental a nivel de clubes, ésa en la que sólo avanzan los mejores y en la que la gloria abre sus puertas a quienes dan lo mejor de sí mismos. En el caso del Sevilla, superar esta ronda significaría protagonizar un hito histórico: alcanzar los cuartos de final bajo el actual formato de la competición.

Aquella fatídica tanda de penaltis ante el Fenerbahçe (2008); aquel duelo –también en Nervión– contra el CSKA de Moscú en el que el empate logrado en Rusia resultó inservible (2010); aquel partido para olvidar contra el Leicester en el Power King Stadium tras perdonar en el Sánchez-Pizjuán al entonces vigente campeón de la Premier... Los cuartos de final se resisten desde aquella temporada 1957/58. Eran otros tiempos, otro formato de competición, pero fue historia, en definitiva. Una gesta que ahora el Sevilla quiere reeditar.

Para ello, sólo hay un único camino válido: ofrecer la mejor cara, mostrar ese fútbol imprescindible a la hora de sostener el pulso y ganárselo al Manchester United, todo un nombre propio deseoso de reverdecer laureles de la mano de José Mourinho. A sus órdenes, un plantel de jugadores con mucha calidad y mucho potencial físico que seguramente saldrá mucho más decidido que en el Sánchez-Pizjuán. La gran duda de este United, crecido en las últimas semanas, se llama Pogba, con molestias.

En la ida, en cualquier caso, quedó claro que el Sevilla puede plantarle cara, aunque para ello necesitará jugar como bloque y aprovechar sus ocasiones de gol. No hay otra opción. El sevillismo espera ver a ese Sevilla de las grandes noches capaz de deleitar y superar adversidades, como por ejemplo buscar el pase a cuartos en un estadio mítico con una zaga de circunstancias en la que Escudero puede ocupar el lateral diestro. Mercado –dando entrada a Kjaer en el centro de la zaga– es la otra opción, sin descartar sorpresas.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016