miércoles, 17 octubre 2018
22:54
, última actualización
Análisis del mercado laboral

La temporada alta se salda con menos paro pero sin empleo estable

La tasa de paro retorna al nivel de 2009 (22,16%), después de que en el segundo trimestre se haya reducido en 22.100 personas. Además, se crearon 16.900 empleos en la provincia, que perdió 5.200 activos hasta junio

26 jul 2018 / 18:39 h - Actualizado: 26 jul 2018 / 22:54 h.
  • Un grupo de usuarios esperaba ayer para acceder a una oficina del Servicio Andaluz de Empleo (SAE). / Manuel Gómez
    Un grupo de usuarios esperaba ayer para acceder a una oficina del Servicio Andaluz de Empleo (SAE). / Manuel Gómez

Aunque este año la Semana Santa haya coincidido apurando el final de marzo, los meses de abril y mayo son los mejores en términos de afluencia turística y esa circunstancia determina el comportamiento del empleo y del paro en el segundo trimestre del año. La primavera sevillana mantuvo el guion y la Encuesta de Población Activa (EPA), que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE), subrayó esa tendencia positiva en la provincia, que se tradujo en el aumento de la cifra de ocupados en 16.900 personas, una mejora del 2,4 por ciento respecto al primer trimestre del año, y en el descenso del desempleo, con 22.100 personas menos entre abril y junio, lo que supone una significativa caída del 9,7 por ciento. La tasa de paro bajó así hasta el 22,16 por ciento de la población activa, acortándose en 2,25 puntos porcentuales respecto al primer trimestre de 2018. La misma tasa de paro, además, que registró Sevilla entre enero y marzo de 2009. Y una tasa que, sin embargo, se acentúa entre las mujeres (25,13 por ciento) frente a los hombres (19,59 por ciento).

A cierre de junio, Sevilla contaba con 722.900 ocupados y 205.800 parados, lo que deja la cifra de activos –personas que tienen edad de trabajar y que quieren hacerlo– en 928.700. La provincia se vio favorecida por el descenso de población activa, que se redujo en 5.200 personas respecto al trimestre anterior, que pasaron a engrosar el grupo de inactivos, en el que se incluyen los estudiantes, jubilados y pensionistas, amas de casa o personas con incapacidad permanente. Este último grupo registró un fuerte incremento del 21,5 por ciento en el segundo trimestre.

La tasa de actividad, por su parte, se situó en el 58,63 por ciento, idéntica a la de hace justo un año y algo inferior a la de enero-marzo de este año (59,03 por ciento). El saldo laboral se sitúa de esta manera en niveles similares a los que presentaba la provincia a comienzos de 2009, un trimestre que sirvió de punto de partida para constatar la crudeza de la crisis que se avecinaba aunque entonces no se vislumbrara el techo que podía alcanzar y en el que, por primera vez, se superó el listón de los 200.000 parados.

Todas las ramas de actividad contribuyeron a la generación de empleo, si bien se crearon más trabajos fundamentalmente en el sector servicios, con 9.100 nuevos ocupados, aunque también hubo dinamismo en la construcción, donde se contabilizaron 3.700 trabajadores más, así como en la industria –que sumó 3.300 cotizantes– y en la agricultura, con una mejora de la ocupación en 800 personas.

Por su parte, los mayores descensos del paro se produjeron en agricultura (con 9.400 desempleados menos), sector servicios (-5.900), el colectivo sin empleo anterior (-3.200), construcción (-2.200) e industria (-1.400). En el último ejercicio el balance es de 25.500 ocupados más y 23.600 parados menos.

Hogares con todos en paro

De los 722.100 hogares que se contabilizan en la provincia de Sevilla, un total de 67.700 declararon en la entrevista sobre la que se basa la EPA que tenían a todos sus miembros activos en situación de desempleo, circunstancia que afectaba a 308.600 núcleos familiares en el conjunto de Andalucía (el 13,3 por ciento).

La provincia redujo esta casuística en 2.000 hogares en el segundo trimestre y son 10.400 menos que los que sufrían esta situación hace un año, según los datos del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía.

Los sindicatos UGT y CCOO de Sevilla advirtieron de que los datos, aunque buenos, se sostienen en la precariedad y temporalidad (la tasa se sitúa en el 34 por ciento), y pidieron políticas económicas que reviertan esta situación.

Andalucía recupera el nivel de los tres millones de ocupados

No ocurría desde el cuarto trimestre de 2008. Andalucía logró retornar al nivel de los tres millones de trabajadores que perdió con el inicio de la crisis económica. La EPA del segundo trimestre de este año contabilizó una mejora en la ocupación, con 64.700 personas más trabajando –un alza del 2,2 por ciento–, lo que situó a Andalucía como la segunda comunidad autónoma donde más creció el empleo solo por detrás de Islas Baleares (85.400) y que deja la cifra de ocupados en 3.032.400.

Sin embargo, la andaluza sí se aupó hasta el primer lugar como comunidad que protagonizó el mayor descenso del paro, con 65.400 parados menos en el trimestre (un descenso del 6,7 por ciento) que se eleva hasta las 89.900 en los últimos doce meses. La tasa de paro –que mide la cifra de parados sobre la población activa– se colocó así en el 23,09 por ciento, lo que deja en 910.300 el volumen de desempleados en la comunidad.

Entre abril y junio el sector privado creó 59.600 puestos de trabajo, un 3,16 por ciento más, mientras que en el último año generó 68.900. Por su parte, el empleo público creció en Andalucía en 9.500 personas entre abril y junio, el 79 por ciento del total de puestos generados por las administraciones en el conjunto del país en ese periodo. En los últimos doce meses, el sector público andaluz ha crecido en 25.600 trabajadores, hasta sumar 579.900 puestos de trabajo, el 19,12 por ciento del total de la comunidad. En España, la tasa de empleo público es algo menor y equivale al 16,11 por ciento de todos los puestos de trabajo. En los últimos doce meses se han creado 114.000 empleos de este tipo a nivel nacional.

CSIF-A valoró que estos datos coinciden con la restitución de la jornada de 35 horas, que dejan el empleo público en Andalucía en niveles cercanos a los del tercer trimestre de 2011 (584.500), «aunque aún lejos de los mayores índices de empleo público que ha vivido Andalucía, justo en los meses previos a la crisis (tercer trimestre de 2010), donde había 597.100 empleos públicos, 17.200 más que ahora». A pesar de ello, alertó de que la temporalidad y la precariedad siguen siendo notas predominantes en el sector público andaluz.

Por otra parte, de esos tres millones de ocupados, la tasa de trabajo a tiempo parcial se situó en el 16,63 por ciento. Destaca aquí que es una opción con un claro sesgo de género, ya que de ese medio millón de trabajadores con este tipo de jornada, tres de cada cuatro eran mujeres.

La tasa de temporalidad, del 36,27 por ciento, se acentúa en agricultura (79,8 por ciento) y construcción (59,35), mientras que transporte y comunicaciones registra la más baja (22,59).

La secretaria general de UPTA Andalucía, Inés Mazuela, destacó «el descenso en el número de autónomos sin asalariados (se perdieron 13.900) y el aumento de autónomos empleadores» en este trimestre y señaló que «el incremento de empleadores –con 7.400 más– demuestra que los autónomos siguen siendo los principales generadores de empleo y riqueza».


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016