viernes, 19 abril 2019
01:26
, última actualización

Bebida de vikingos para ciudadanos del siglo XXI

La primera productora oficial de hidromiel es de dos sevillanos

28 dic 2015 / 08:42 h - Actualizado: 28 dic 2015 / 08:44 h.
  • Luis Martínez sirve en su tienda un copa de hidromiel. / Valhalla
    Luis Martínez sirve en su tienda un copa de hidromiel. / Valhalla

Julio César era fiel seguidor de la hidromiel, una bebida que surge de la fermentación del agua y la miel y que ha acompañado a todas las civilizaciones en sus orígenes. Los recién casados también estaban abonados a su consumo durante su primer mes de matrimonio ya que, según decían, era una garantía para tener un hijo varón. Pero fueron los vikingos los últimos que la mantuvieron. Sin embargo, la irrupción del vino hizo que esta bebida cayera casi en el olvido. En la actualidad, solo historias de fantasía como las que narran las sagas de El Señor de los Anillos o Juego de Tronos hacen referencia a este caldo.

Seguidores de estas historias, Luis Martínez y su socio, aprovecharon su hastío laboral para embarcarse en una aventura que de momento le ha traído más de una alegría. Hace dos años y medio empezaron a elaborar hidromiel para su consumo en petit comité, pero el interés que despertó la bebida en los amigos de sus amigos –que incluso preguntaban por su precio– les llevó a replantearse su afición como un negocio. Así nació hace doce meses Valhalla. Conocían que fuera de las fronteras españolas había productores, sobre todo en Alemania y Polonia, «e incluso en Estados Unidos hay una feria internacional dedicada al producto, hasta el punto que en la edición de 2014 se triplicaron las ventas de esta bebida», explica Martínez. Y aunque en España hay muchos artesanos de hidromiel, Valhalla se convirtió en la primera productora oficial.

Conseguirlo no fue tarea fácil. Cuando fueron a registrarse, el primer problema apareció con el etiquetado. «No sabían qué debían poner porque no conocían la hidromiel, para ellos era una bebida fantástica. Así que de la delegación provincial pasó a la autonómica y de ésta a la nacional hasta el punto de llegar a la Unión Europea donde comprobaron que existía y que había otros productores», cuenta el responsable de Valhalla.

Martínez dejó su trabajo para dedicarse al 100 por cien a la producción de hidromiel. Entre él y su socio invirtieron 40.000 euros, «casi todo en infraestructura», ya que incluso tuvieron que insonorizar el local –que se ubica entre la Cruz del Campo y Miraflores– «porque se considera industria alimentaria y está en zona urbana». Una inversión que salió de sus bolsillos y de la voluntad de sus familiares y amigos.

Valhalla nació con la intención de recuperar una bebida histórica «pero cumpliendo todos los controles de calidad». Para ello, además de todos los permisos, utilizan la mejor materia prima: miel de Castilblanco de los Arroyos y a veces también de Gelves.

Por el momento, Valhalla saca una producción mensual de mil litros de hidromiel, aunque en breve pretenden aumentarla hasta los 1.200 litros mensuales. También elaboran vino, al que le hace una segunda fermentación con miel y especias, «aunque son tiradas más pequeñas, de unos 100 litros».

Todavía no han tenido beneficios, pero su mayor logro es haber conseguido todos los permisos necesarios en tan solo cinco meses y posicionar su producto en las principales ciudades española, entre ellas, Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, Alicante, Valladolidad, Pamplona o Córdoba. Además, están a la espera de ver cómo van las ventas durante sus primera Navidad, en la que tienen buenas expectativas, aunque no saben hasta dónde pueden llegar.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016