miércoles, 18 julio 2018
23:48
, última actualización
El campo y su agroindustria

El girasol encara una buena campaña salvo en la variedad temprana

La recogida se iniciará en un mes, con Sevilla como la provincia con más hectáreas sembradas

09 jul 2018 / 07:30 h - Actualizado: 09 jul 2018 / 07:30 h.
  • Las variedades de girasol más tempranas se han secado antes de la recogida, que comenzará en cuestión de tres semanas. / F. C.
    Las variedades de girasol más tempranas se han secado antes de la recogida, que comenzará en cuestión de tres semanas. / F. C.

Aunque el paisaje de los campos andaluces pasa en estos días por grandes mantos amarillos, la campaña del girasol en Andalucía se ha visto afectada por la inestabilidad meteorológica vivida la pasada primavera, que ha hecho que algunas variedades tempranas se hayan secado antes de la recogida, mientras que se mantienen en buen estado las plantadas «en las fechas de siempre», el pasado abril.

Esto es, en esencia, que algunos agricultores plantaron las semillas pensando que el calor de la primavera-verano les podía afectar en demasía, pero al final son esas variedades, las tempranas, las que más han sufrido para llegar a la época «normal» de la recogida.

Así lo detalla el responsable de herbáceos de COAG en Andalucía, Ramón García, quien indica que la recogida comenzará en un mes aproximadamente, pero «la fecha exacta no se sabe, ya que está en función de las distintas variedades sembradas». A pesar de que algunos agricultores quisieron «huir» de los golpes de calor del año pasado sembrando antes, «pero se ha mostrado que el campo no es matemáticas».

García señala que «se ha sembrado en varias etapas, porque tuvimos un marzo lluvioso y algunos agricultores querían huir del posible calor del año pasado en junio y julio, con lo que ha habido agricultores que, basándose en la experiencia de la zona de Cádiz, sembraron pipas en enero y febrero, pero nadie se esperaba unos meses de tanta lluvia».

«Se ve en el campo que las variedades tempranas han tenido dificultades para nacer, han crecido de forma lenta, con problemas incluso de hierba que han hecho que haya habido que resembrar, incluso porque algunos herbicidas no han hecho efecto por culpa de la lluvia, de modo que, en algunos campos, aunque parezca que las plantaciones son espesas, hay tramos de varios metros sin plantas».

Con todo, señala que «las que mejor están respondiendo son las plantas sembradas como siempre, en su fecha, que coincidió con los días de tregua del mal tiempo en Semana Santa, y no tienen problemas de humedad en el suelo, además de que la raíz busca humedad incluso a dos metros de profundidad».

El liderazgo de Sevilla

Según los datos de la consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, la plantación del girasol andaluz se cerró con 255.413 hectáreas sembradas, 15.710 más que en 2017, con las provincias de Sevilla y Cádiz como las que cuentan con más superficie, 131.393 y 64.737 hectáreas, respectivamente. Tras las cantidades citadas en Sevilla y Cádiz, Córdoba les sigue con 40.000, Huelva con 15.773, Málaga con 1.800, Granada con 1.008, Jaén con 700 y Almería con sólo dos.

El año pasado, Sevilla ya fue líder de plantación en Andalucía, con 121.585, seguida de Cádiz (61.654), Córdoba (37.102), Huelva (15,773), Málaga (1.870), Granada (1.028), Jaén (671) y Almería (20).

Tres provincias, Málaga, Granada y Almería, han disminuido su número de hectáreas con respecto a 2017, mientras que en Huelva se ha plantado exactamente la misma cantidad que el año pasado.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016