martes, 23 julio 2019
10:43
, última actualización

¿El plan privado es la opción?

Debate. El sector pide incentivos y afirma que en Andalucía el mercado es «inmaduro»

26 ene 2017 / 19:23 h - Actualizado: 26 ene 2017 / 21:35 h.
  • Un grupo de personas mayores, en un banco de una zona verde. / Julio Carbo (Efe)
    Un grupo de personas mayores, en un banco de una zona verde. / Julio Carbo (Efe)

La crisis parece diluirse, así que el sector privado empieza a atacar. En Andalucía hay 1.120.725 personas con un plan de jubilación privado. El patrimonio medio invertido en 2015 fue de 6.835 euros (un 6,3 por ciento más que el año anterior). Por provincias, Sevilla (1.805 millones) y Málaga (1.585) se sitúan en el top ten de toda España en cuanto a patrimonio invertido. Pero, comparado con las cifras de otras regiones europeas, esta cifra es muy baja. Por ese motivo el sector avisa: los planes de pensión privados son «una opción» ante las incertidumbres que acechan al sistema público. De hecho, proponen que la pensión pública se complemente con ahorro privado. Eso sí, se requiere capacidad financiera para ello o un sueldo que lo permita.

Los expertos aseguran que el mercado de los planes de pensiones privados en España y en Andalucía es muy «inmaduro» porque la inversión no llega ni al 10 por ciento del PIB en el caso nacional, incluyendo los de empresas, y se sitúa sólo en el 5,3 por ciento del PIB andaluz. Mientras, en países como Holanda alcanza el 170 por ciento del PIB, en el Reino Unido se cifra en el cien por ciento y en Australia, en el 90 por ciento. «Nos queda un largo recorrido en España y, ante el debate abierto sobre el sistema público, es el momento de abordar la cuestión y de que las administraciones incentiven estos productos para el ahorro que garantiza la jubilación de los trabajadores», comenta José Luis Manrique, director de Estudios del Observatorio Inverco, la asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones.

Estos, productos de ahorro para la jubilación por excelencia, tienen en la fiscalidad su mayor baza. «Desde la desaparición de la reducción por la compra de una vivienda, es el único producto que desgrava en la base imponible», recuerda Manrique, quien apostilla que si el tipo máximo es del 30 por ciento se deduce directamente.

«Fiscalmente es muy óptimo porque la pensión es menor que el sueldo que se cobra mientras se trabaja, así que se tributa menos», incide. Y no sólo eso. Los expertos también destacan que invertir en planes de pensiones privados es ventajoso porque se trata de productos «de gestión colectiva», es decir, que están «regulados y supervisados, aportan seguridad y una gestión profesional». No hay tantos riesgos como con otras figuras financieras, defienden.

Además, hay otro estímulo para apostar por los planes de pensiones: en 2014 –aunque la norma no se desarrolló aún– se aprobó la liquidez a los diez años. Un acicate más para invertir para los jóvenes que, en una década, quieran rescatar su dinero. Los ahorros ya no están prisioneros tantos años gracias a las medidas que se aprobaron para contrarrestar los efectos de la crisis económica.

Otra visión en Andalucía

Para esto mismo también se dio luz verde en 2014 a la reducción de comisiones por ley de un 25 por ciento. Medidas que, con todo, no han incentivado en exceso la opción del plan de jubilación privado.

«Cuando Bruselas achuchaba al país no era el momento para incentivar los planes de pensiones privados, pero ahora sí lo es», defiende Manrique, quien subraya las circunstancias especiales de Andalucía.

«La comunidad andaluza adolece –explica– de una mentalidad de previsión para el ahorro. El patrimonio por partícipe está por debajo de la media nacional».

De hecho, en España la media está en 8.600 euros por partícipe, mientras que la inversión andaluza se queda en los 6.800 euros de media, según los datos de Inverco.

A las pocas posibilidades de ahorrar de muchos andaluces se unen dos factores. Uno, que en Andalucía el ciudadano siempre ha sido muy propenso a elegir depósitos a plazo, aunque ahora estos productos están a la baja por el estado de los tipos. Y, en segundo lugar, el ahorro inmobiliario es el rey. «Se piensa más en comprar un piso que en la jubilación y con el batacazo dato por el sector inmobiliario parece que no aprendemos. En España nos gusta invertir en vivienda y eso repercute en los planes de pensiones, de ahí la necesidad de que se incentive por parte de las administraciones públicas», opina Manrique.

Lo cierto es que Inverco quiere que las empresas reciban dinero público para aportar a planes de pensiones que cubran las jubilaciones de su plantilla.

Las gestoras de pensiones piden un «subsidio del Estado a las empresas por aportaciones a planes» destinados a acumular una jubilación privada para sus empleados. Ésta es una de las propuestas lanzadas para fomentar el ahorro previsión pero no la única.

Las entidades reivindican también que se mejore la fiscalidad de las prestaciones que pagan los planes a quienes se jubilan.

Las gestoras, a través de su asociación Inverco, están engrasando su maquinaria de lobby para, ya con el nuevo Gobierno central constituido, reivindicar sus objetivos.

Para ello, estarán presentes, por ejemplo, en la Comisión de Seguimiento del Pacto de Toledo, que acaba de echar a andar en el Congreso, y en la que se dará voz al sector privado en el apartado de análisis de la previsión social complementaria.

7.660 millones andaluces

Según el último Informe Observatorio Inverco, La inversión en Planes de Pensiones Individuales por Comunidad autónomas, el ahorro acumulado por los andaluces en planes de Pensiones Individuales se situó en 2015 en 7.660 millones de euros, un 1,9 por ciento más que el año anterior.

El patrimonio invertido con exposición a mercados de Renta Variable en Andalucía alcanzó el 53 por ciento del total en 2015.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016