martes, 21 noviembre 2017
08:38
, última actualización
Marcaje al empresario

«Hubo ofertas de inversores, pero preferimos crecer paso a paso»

Entrevista a Pedro Franco, fundador de D’Original. Su estilo de vida y la pasión por su empresa le han llevado a rechazar las ofertas de plataformas de moda ‘online’. Sus campañas a través de redes sociales son un triunfo: en su segundo aniversario llegaron a vender 1.500 pares en 24 horas.

29 oct 2017 / 06:39 h - Actualizado: 29 oct 2017 / 16:15 h.
  • El fundador y socio mayoritario de D’Original, Pedro Franco. / Fernando Marmolejo
    El fundador y socio mayoritario de D’Original, Pedro Franco. / Fernando Marmolejo

— D’Original surge por su pasión a las zapatillas?

—Todo surge a raíz de un viaje que hice a Brasil. Después de un año en el país y como consumidor de otro tipo de productos ‘online’, vi la oportunidad.

—Les robaron 5.000 pares de sneackers en su primer año de vida, ¿cómo consiguieron sobrevivir a ese varapalo?

—Supuso un momento de inflexión. Hicimos de un problema una oportunidad.

—Son expertos en hacer campañas a través de las redes sociales.

—Es nuestro único medio de comunicación con el cliente. Por ejemplo, el año pasado gastamos una inocentada en nuestras redes sociales y afirmamos que Mark Zuckerberg (el fundador Facebook) había comprado el 80 por ciento de la empresa. Esa broma nos permitió acabar con las existencias de zapatillas antes de Navidad. Hace unos días, ante la situación que vive España, decidimos enviar un mensaje de agradecimiento a la Guarda Civil porque si no nos llegan a recuperar la mercancía, no podríamos haber seguido. Se montó un gran revuelo, hubo miles de comentarios y se compartió mucho (más de 4.000 veces), incluso se formó una mesa de debate y salimos en las noticias? Pero nuestra marca está viva y no podemos obviar lo que pasa a nuestro alrededor.

—En pocos días celebran su tercer aniversario, ¿cómo ha evolucionado la empresa en este tiempo?

—Estamos empezando nuestra madurez. Nuestra adolescencia fue rebelde [comenta en alusión a las campañas de marketing online]. Ahora estamos analizando mucho el producto y a finales de este año cambiamos nuestra suela. También estamos trabajando en los diseños para llegar a un público más joven, porque casi el 90 por ciento es mayor de 30 años y queremos ocupar otro nicho de mercado.

—¿Y la gestión?

—La empresa ha evolucionado y hemos adaptado el negocio a nuestro estilo de vida. No sólo hemos aplicado las nuevas tecnologías para llegar al consumidor, también en la gestión. La idea es no es esclavo de la empresa. Además, es mucho más fácil crecer. Por ejemplo, este verano he estado viajando dos meses por el sudeste asiático pero he podido gestionar la empresa a través del ordenador.

—¿Cuánto ha crecido D’Original en estos años?

—El primer año crecimos un 400 por cien. El pasado cerramos con un 200 por ciento por arriba. Facturamos cerca de medio millón de euros. Para este año, nuestra pretensión es duplicar la cifra y cerrar rondando el millón.

—¿Con cuánto capital humano cuentan?

—Empleamos a mucha gente indirectamente. A los trabajadores de la fábrica en La Rioja, a diseñadores y fotógrafos freelance, a los empleados de las empresas de mantenimiento informático, de marketing online, de reparto o a los de las empresas audiovisuales con los que trabajamos.

—En su primer año de vida fabricaron 10.000 pares de zapatillas, ¿cuántas vendieron el último año?

—En torno a 15.000 pares.

—Son 100 por cien españolas?

—Toda la materia prima es española y se fabrican en La Rioja.

—¿Es competitivo fabricar en España y vender un producto a bajo precio?

—Nuestro precio está muy por debajo del umbral de cualquier producto de moda. Nuestra primera política fue que la inversión no iba destinada al marketing, sino a abaratar el producto y que siempre esté por debajo de los 50 euros. Es injusto que se valore más a las marcas que fabrican a la mitad de precio en países asiáticos y venden el doble. Esto en otros países no pasa y aquí, en España, solemos hacer bien las cosas.

—Intentaron lanzar también una línea de ropa casual. ¿Siguen con ese proyecto?

—De momento, no. Queremos ser reconocidos como marca producto. Hasta que el consumidor no nos reconozca como marca producto ampliaremos el negocio.

—¿Venden fuera de España?

—Solemos hacer algunos envíos en Europa, pero no nos promocionamos fuera. Nos gustaría impulsar estos mercados de cara al año que viene, pero tendríamos que duplicar el stock y vamos a pulmón, no contamos con financiación externa.

—¿Por dónde camina el futuro de la empresa?

—Por crecer más en España y en el mercado internacional. Pero siempre acorde a nuestro estilo de vida, porque por ahí pasa que seamos una marca de la gente, nos gusta y disfrutamos con lo que hacemos. Hace tres años no pensaba que íbamos a llegar donde estamos y de aquí a tres años pueden cambiar mucho las cosas.

¿Ha recibido ofertas de compra por la empresa?

—Hemos recibido ofertas de inversores, y de un grupo fuerte de venta de moda ‘online’. Pero no es nuestro estilo; preferimos crecer paso a paso y no perder el control.

—Desde primera hora tenía claro que quería vender «en la calle comercial más grande del mundo». ¿Cree que está suficiente desarrollado el mercado en Andalucía?

—El e-commerce crece conforme lo hace la confianza del consumidor. Me gustaría que estuviese más desarrollado y que el patriotismo se hiciese apostando más por la industria de este país, por los emprendedores españoles; pero se aprecia más a las marcas que fabrican fuera y venden a bajo precio.

—¿Cómo van a celebrar su tercer cumpleaños?

—El 2 de noviembre vamos a lanzar una promoción muy agresiva, y vamos a poner todas las zapatillas a 25 euros. El año pasado vendimos 1.500 pares.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016