martes, 20 noviembre 2018
02:25
, última actualización

Ikea invierte 450.000 euros para ‘reconquistar’ al cliente sevillano

La tienda de la multinacional sueca, que acumula 42 millones de visitantes desde su apertura en 2004, busca modernizarse y adaptarse a los nuevos gustos

04 may 2018 / 07:27 h - Actualizado: 04 may 2018 / 07:27 h.
  • La alcaldesa de Castilleja Carmen Herrera, el director de Ikea Sevilla Fernando Pozuelo y el gerente de Airesur Modesto García-Polo. / Jesús Marroquí
    La alcaldesa de Castilleja Carmen Herrera, el director de Ikea Sevilla Fernando Pozuelo y el gerente de Airesur Modesto García-Polo. / Jesús Marroquí

La tienda de Ikea en Castilleja de la Cuesta se ha consolidado ya como un vecino más del Aljarafe desde que abriera sus puertas hace catorce años, puertas que han cruzado 42 millones de visitantes desde enero de 2004. Como las relaciones estables de pareja, en las que los novios «se siguen queriendo pero han perdido la pasión», la firma de muebles y decoración sueca ha considerado que era el momento de imprimir un nuevo aire a su tienda sevillana con el fin de «reconectar emocionalmente» con el cliente sevillano y también de aclimatarse a los nuevos tiempos.

Para conseguir ese objetivo, la compañía ha invertido en los últimos cuatro meses más de 450.000 euros, que ha destinado a acometer una profunda remodelación del 40 por ciento del espacio expositivo y a crear estancias «más habitables» y más adaptadas a la realidad de los sevillanos. Tan fiel, que la compañía ha diseñado algunos de sus espacios sentándose con ciudadanos que les han contado en primera persona cuáles son sus necesidades, en qué condiciones viven y qué tipo de soluciones requieren en su día a día sin olvidar el presupuesto del que disponen.

Así lo explicó ayer el responsable de la tienda, Fernando Pozuelo, en una convocatoria que congregó a la alcaldesa de Castilleja de la Cuesta, Carmen Herrera, y a numerosos representantes de los distritos sevillanos, de los que Pozuelo pudo escuchar directamente sus propuestas para ampliar la colaboración que ya mantiene en algunos casos con ayudas a las cabalgatas o el préstamo de mobiliario para eventos.

En este sentido, Raquel Álvarez, responsable de interiorismo de la firma, abundó en que una de las principales novedades reside en la «forma de representar los ambientes, con salones con cuatro paredes para que el cliente perciba la escala real de las estancias».

Además, se ha ganado en amplitud para facilitar la tarea de compra en un primer vistazo, se han ganado áreas para ayudar a diseñar y se ha incorporado música ambiente en los distintas estancias como la detallada por Miguel, que vive solo en la Alameda y no quería ni mesa de comedor ni sillas ni tele pero sí un espacio con espejo para ensayar ejercicios para su trabajo como entrenador. «Le llamamos el salón de los millenials». «A veces, incide, creemos saber lo que quiere la gente, pero no es así. Por ejemplo, teníamos un salón por 699 euros pero ese no era el presupuesto mínimo barajado, sino algo superior», ejemplifica Álvarez.

«Queremos mejorar la experiencia de compra para atraer a más visitantes y clientes». Eso, tras un 2017 que se puede considerar, según el responsable de la tienda de Ikea Sevilla, como el año de inicio de la recuperación del consumo.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016