lunes, 18 diciembre 2017
17:39
, última actualización
Marcaje al empresario

«Intentamos tener a los mejores profesionales y apoyarlos con la mejor tecnología que existe»

Clínicas Beiman es un referente en medicina deportiva en Andalucía gracias a un modelo en el que se conjuga un equipo interdisciplinar y una atención muy personalizada en la que el paciente también se responsabiliza de su propia curación

16 abr 2017 / 18:05 h - Actualizado: 17 abr 2017 / 16:56 h.
  • Benjamín Ruiz Carmona, ante la Clínica Beiman de Sevilla en la Glorieta de los Marineros. / El Correo
    Benjamín Ruiz Carmona, ante la Clínica Beiman de Sevilla en la Glorieta de los Marineros. / El Correo

sevilla

{¿Cuándo nació Clínica Beiman y cómo surgió?

—En 2009. Surgió porque yo en aquel momento estaba haciendo un proyecto de educación en valores a través del deporte y nos dimos cuenta de que había una carencia de centros especializados que abordaran toda la problemática de un deportista. No había centros especializados. Cuando niños o jóvenes tenían una lesión en una consulta le atendía el traumatólogo, en otro sitio le hacían la radiografía y no había comunicación, por ejemplo, con el fisioterapeuta. Nosotros somos un centro especializado e interdisciplinar que utilizamos mucho la herramienta de la comunicación. Por esa carencia nace Clínicas Beiman, Instituto Andaluz de Medicina del Deporte.

—De todas formas han aumentado las especialidades médicas, supongo que por la demanda de los clientes.

—Sí. Empezamos con una clínica que trataba la medicina deportiva y el aparato locomotor, pero de repente nuestros pacientes nos empiezan a preguntar, por ejemplo, por dermatólogos porque corren o juegan al fútbol muchas horas al sol y tienen manchas, o nos preguntan por urólogos o psicólogos.

—¿Cuántos trabajadores tienen?

—Ahora mismo, en el Grupo Beiman trabajan unas 200 personas.

—¿Cuántas clínicas tienen?

Tenemos sede en Sevilla, Las Cabezas, Jerez, Córdoba y Jaén, así como tenemos un sport clinic en el hotel Barceló Montecastillo de Jerez, donde vienen muchas personas de países sin una buena infraestructura. En este centro de medicina deportiva, por ejemplo, hemos atendido hace unas semanas a un príncipe de Arabia con un problema de la rodilla. Se hospedó con su pequeña familia, de veintitantas personas, y lo hemos recuperado.

—¿Tienen plan de expansión a la vista?

—Nuestra intención es tener un centro en cada una de las capitales o, por lo menos, en cada provincia andaluza. Tenemos mucha relación con las federaciones deportivas y eso nos facilitaría el trabajo. Ahora mismo somos el centro de referencia de la Real Federación Andaluza de Fútbol.

—¿Qué es lo que más se demanda en sus clínicas?

—Todo lo que gira alrededor del aparato locomotor. La traumatología, los estudios de la pisada, la fisioterapia por supuesto, la osteopatía, la rehabilitación en general y especialidades como la cardiología.

—También tienen unidad del dolor.

Sí, es un poco indecoroso decirlo, pero somos un centro que tiene éxito en todas las especialidades. Tenemos doce fisioterapeutas en Sevilla y yo tengo problemas para concertar una cita. En ginecología, por ejemplo, en Sevilla nos da el servicio el equipo del doctor Chacón y todos los días hay atención; la doctora Gámez, alergóloga, tiene infinidad de pacientes y son sólo algunos ejemplos.

—Además de las federaciones deportivas, ¿cuáles son sus principales clientes?

—Personas de entre tres y cuatro años hasta los 80. Lesiones, molestias o patologías en el aparato locomotor se tienen en todas las edades por el deporte o por accidentes. Si bien hay una franja muy importante de deportistas.

—¿La mitad de sus clientes son deportistas? ¿O más?

—Sí, más o menos. Además, cuando viene un deportista de elite o un torero famoso, la persona como usted o yo piensa: «pues si curan la rodilla del futbolista también curarán la mía». Juan José Padilla, el torero, vino la pasada semana a nuestra clínica de Jerez para acelerar la cicatrización de la última herida muscular tras una cogida de 20 centímetros.

—¿Qué famosos tratan?

—Sólo puedo citar a los que han salido ya en los medios de comunicación, como Marchena, Joaquín, Antoñito, Dani Güiza, futbolistas del Sparta de Praga, del fútbol inglés y alemán, el tenista Juan Pablo Cañas, el motociclista Alberto Moncayo o el jugador de baloncesto Triguero.

¿La última tendencia es la electroterapia o es una moda más?

—Nosotros intentamos tener a los mejores profesionales y apoyarlos con la mejor tecnología. Ambos, tanto el profesional como la tecnología, están en continua evolución, pero en medicina la robótica nunca va a generar demasiado paro porque la observación, el trato y la empatía son muy importantes. Hay que convencer y animar al paciente. Una de las características importantes de Beiman es que, además del trabajo interdisciplinar con tecnología punta, siempre hace que el paciente se haga responsable de su curación. Si una persona tiene una mala postura cuando se sienta en el sofá o si tiene debilidad muscular en el abdomen, por muy bien que trabajemos nosotros en fisioterapia va a volver a tener dolor de espalda. Por eso lo hacemos responsable, ellos tienen que hacer también su parte. Ni el mejor neumólogo puede hacer algo si el paciente se fuma dos paquetes diarios. Es lo mismo.

—El pasado enero Clínicas Beiman en Sevilla sufrió un importante incendio.

—El área donde tenemos el servidor y el cuadro de luces salió ardiendo por un cortocircuito, pero no hubo daños personales. Aunque sí supuso que las 500 personas a las que atendíamos por semana tuvieran que ser reubicadas durante varias semanas.

—¿Cuántos pacientes tiene el Grupo Beiman?

—Hemos alcanzado ya más de 100.000 pacientes en las cinco clínicas. En Sevilla, en el fichero de datos existen 29.000 pacientes.

—¿Cuántos médicos trabajan en Sevilla?

—En esta clínica trabajan aproximadamente unas 40 personas, 12 fisioterapeutas, seis enfermeras y el resto, médicos especializados en diferentes unidades. ~


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016