sábado, 14 septiembre 2019
00:36
, última actualización

La exclusividad al volante vende

Motor. En los últimos años la venta de coches de alta gama creció un 14% tras la debacle sufrida en la crisis. Hasta agosto se vendieron en la provincia de Sevilla 71 vehículos de lujo o superdeportivos

03 oct 2016 / 08:20 h - Actualizado: 03 oct 2016 / 10:00 h.
  • La exclusividad al volante vende
  • La exclusividad al volante vende

Cara y cruz. Uno de cada tres vehículos que circulan por Andalucía tiene más de 15 años. El parque automovilístico español continúa envejeciéndose y se sitúa en 11,7 años de antigüedad (12,1 años en Andalucía). Sin embargo, hay un colectivo de empresarios, abogados, médicos, ingenieros y arquitectos, fundamentalmente, que pisan fuerte, cambian de coche cada tres o cuatro años y buscan la exclusividad.

Ahora bien, si su poder adquisitivo no da para tanto y quiere ser como Cristiano Ronaldo y presentar en sociedad su nuevo Bugatti Veyron, siempre queda otra opción: el alquiler, aunque sea por unas pocas horas. ¿Sueña con un Ferrari Fioramo 599 o con un Lamborghini Gallardo?

En los últimos tres años, el negocio de los automóviles de gama alta creció entre un 12 y un 14 por ciento. La recuperación, según los agentes del sector, marcha a medio gas, pero marcha, dado que con la crisis económica las ventas cayeron un 45 por ciento y, en algunos casos, hasta un 70 por ciento entre 2009 y 2010, los años más duros de la recesión económica. Esto es lo que aseguran los profesionales de un negocio que acelera.

Sólo en el mes de agosto, en Sevilla se vendieron cuatro vehículos Jaguar (por lo que ya van 48 este año), un Infinity (con 12 automóviles vendidos en lo que va de 2016) y seis Porsche, marca de la que se han comercializado 22 coches en los ocho primeros meses del año. Así, de enero a agosto se vendieron en Sevilla 71 coches de lujo o superdeportivos, según reflejan las cifras de matriculaciones de vehículos nuevos facilitadas por la patronal de los concesionarios, Faconauto, que certifica que las ventas suben de marcha.

Carmen del Pino es la responsable del único concesionario de Maserati en Sevilla. Gracias al lanzamiento del nuevo 4x4, este mes ya ha vendido cinco coches, aunque la media mensual suele ser dos. Desde que abrieron en la calle Álava, el pasado octubre, entre 25 y 30 conductores adquirieron ya uno de sus modelos exclusivos. ¿El precio? Desde los 75.000 euros del Ghibli más básico, hasta los 222.000 euros del buque insignia de Maserati, el GT de Quattroporte.

La marca, evidentemente, vende exclusividad, «tener relevancia». «Tanto, que uno de mis últimos clientes, de Cádiz, me preguntó cuántos coches como el suyo había vendido en la tacita de plata porque no quiere ver por allí ningún automóvil como el suyo. De otras marcas puede pasar, pero de Maserati, no», comenta Carmen del Pino.

¿Y quién puede comprarse un Maserati? La responsable del concesionario asegura que uno de los últimos compradores ha sido un ciudadano chino, si bien el perfil medio es el de empresarios o abogados de Sevilla y de otras provincias andaluzas. ¿Mujeres? Algunas, pero muy pocas. Sigue siendo un mercado con un fuerte sello masculino.

El 70 por ciento de las transacciones, además, se hace al contado. Un porcentaje que varía según las marcas porque se ha puesto de moda un sistema de financiación por el que se hacen descuentos adicionales y, antes de la última cuota, se ofrecen dos opciones: quedarse con el coche o cambiarlo. «Se entrega el vehículo comprado hace tres o cuatro años, se valora y se resta al precio del nuevo. Así le das al cliente lo que suele querer, tener un modelo actualizado y exclusivo», comenta uno de los trabajadores de Classic Cars, el único concesionario de Sevilla que vende Jaguar. Por esto mismo en algunas casas el porcentaje de ventas al contado bajó del 70 al 50 por ciento.

Desde el concesionario de Porsche, Miguel Ángel Márquez asegura a esta redacción que su modelo más vendido, el Cayenne, ronda los 79.000 euros. Al año salen del concesionario unas 30 unidades, la mitad de lo que vende Porsche en Sevilla anualmente.

El más caro de toda la gama es el modelo 18 Spyder que cuesta 712.000 euros, si bien otro de los más deseados es el 911 GT3, una serie especial con pocas unidades a la venta que cuesta 230.000 euros.

Para hombres de 50 años

El perfil de los amantes de estos deportivos son «hombres en general, de una media de 52 años y con profesiones liberales». «Muchos son directivos de empresas, médicos, abogados, arquitectos, ingenieros...», apostilla Márquez, responsable de una marca que, sobre todo, vende su carácter deportivo.

Deportivo o no, lo cierto es que este año el negocio sigue en alza. Responsables de Classic Cars afirman que en lo que va de año se están cumpliendo las expectativas de ventas.

Con la recesión económica del país el negocio cayó un 45 por ciento, pero en los últimos años repuntó entre un 12 y un 13 por ciento. «Quien viene aquí no quiere un coche de gama alta, sino un coche exclusivo. No quiere un BMW o un Mercedes. Nuestro cliente busca diferenciarse», explica uno de los trabajadores de este concesionario de Jaguar, marca de lujo de la que se venden entre 250 y 300 vehículos al año en Sevilla.

El secreto de este concesionario, apostilla, es ofrecer al cliente un trato personalizado, un servicio adaptado a cada necesidad y alejado del trato generalizado de otras marcas de media o alta gama.

Con todo, hay que recordar que en Andalucía hay censados un total de 4.451.974 vehículos, de los que 1.319.921 tienen más de 15 años, según la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), que precisa que esta elevada tasa de vehículos viejos, «supone un riesgo en materia de seguridad y un aumento de las emisiones contaminantes a la atmósfera».


Todos los vídeos de Semana Santa 2016